publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Diputados avalan abrir discusión de mariguana

LEGALIZACIÓN DE LA MARIGUANA

Culiacán, Sin.- Si bien el tema es de carácter federal, por lo que legislar a favor sobre una posible legalización de la mariguana se estaría haciendo en el vacío, coincidieron legisladores sinaloenses.

También coinciden en la necesidad de que el tema sea ampliamente discutido, en particular tomando en cuenta la opinión de especialistas de la salud y la conducta humana, al menos para generar la información que le permita demandar posicionamientos claros de sus representantes populares.

Factor de análisis cultural. La diputada Imelda Castro considera que se requiere una profunda discusión y análisis donde participen todos los sectores sociales para poder conocer los diferentes puntos de vista, que se analicen los diferentes posicionamientos y por supuesto, valorar las condiciones en que se pudiera presentar una posible propuesta que tarde o temprano tendrá que ser discutida a nivel legislativo si se aprueba o despenaliza el uso de la mariguana con fines medicinales y recreativos.

"Creo que estamos destinados a que se legisle en esa materia, creo que en el mediano y largo plazo es lo mejor para despenalizar el consumo y principalmente, como se comenta, para usos recreativos y medicinales".

Previamente, consideró la legisladora, "se necesita hacer una consulta muy amplia, no sólo entre la población y los jóvenes, sino también entre los médicos".

Similar opinión tiene el presidente de la Comisión de Salud, Víctor Díaz Simental, quien considera que una de las opiniones más importantes que debe ser tomada en cuenta es precisamente la del sector salud.

Y explicó que "el abuso en el consumo de la mariguana es muy peligroso, y el cultivo de ese tipo de enervantes no sabemos qué tipo de sustancias se le pueden agregar, pues es peor todavía".

Lo que la hizo atractiva. En los primeros años del narcotráfico, la producción de la goma de opio fue lo que potencializó la siembra de amapola, principalmente en la sierra sinaloense ante la imposibilidad del Ejército de Estados Unidos para acceder a los fértiles campos de cultivo de la "adormidera" durante la década de los años 40 y los 50.

Pasada la guerra de Corea, la droga preferida fue la cannabis sativa o mariguana, creando un amplio mercado, principalmente en los Estados Unidos, y generando una oportunidad económica para las comunidades de la sierra, principalmente de Sinaloa, en México, que brindó importantes ganancias económicas durante los años 60 y 70.

Pero, según agentes federales consultados, es a partir de los años 80 que, con la introducción de la cocaína desde Colombia, el mercado de la mariguana ha venido teniendo una paulatina reducción.

Las explicaciones. Los agentes investigadores y especialistas en el tema presumen al respecto porque la información que se ha generado, aseguran, se mantiene de manera confidencial a nivel de oficinas centrales en la ciudad de México.

El agente Acuario, adscrito a la Unidad de Evaluación e Inteligencia de la Subprocuraduría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada, quien presume sus 30 años de experiencia y el oficio de trámite prejubilatorio, aseguró que durante los 80, la mariguana fue la principal fuente de ingresos económicos de la delincuencia organizada, pero, poco a poco, la cocaína ganó mercado.

Hasta mediados de los 90, la mariguana empezó a perder interés con el surgimiento, desde Asia, de las drogas sintéticas. La facilidad para adquirir seudoefedrina, que incluso se utilizaba para la fabricación de medicamentos, generó el boom de las anfetaminas, ya que su rápida adicción y rápido proceso de fabricación la convierte paulatinamente en la droga favorita de los narcotraficantes; sin embargo, un amplio sector del 'mercado' sigue demandando la mariguana y empieza a demandar la cocaína.

El proceso, explicó el agente Acuario, es fácil detectarlo, simplemente con un análisis de los decomisos realizados por efectivos militares durante acciones realizadas en la sierra de Sinaloa en diferentes años.

"Por ejemplo —explicó—, de 2001 a 2005, la destrucción de plantíos de mariguana fue paulatinamente disminuyendo al pasar de 22 mil 356 en 2001 a 18 mil 159 plantíos en 2005; pero el volumen de aseguramiento de la hierba se incrementó, aunque esto es relativo, porque pudiera tratarse de droga cuyo origen no necesariamente eran los campos sinaloenses".

El agente federal estimó que la reducción de siembra de mariguana, en buena medida se debe a los tiempos para la producción, ya que para producir una tonelada de mariguana se requieren casi dos hectáreas y se tarda de 90 a 100 días y, para la producción de metanfetaminas, se lleva un máximo de una semana, por lo que el costo de producción es hasta 100 veces mayor y más alto el riesgo.