Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Diputados dejan las sillas vacías

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Fueron cinco minutos, transcurrían las 12:30 horas. Fueron sólo cinco minutos, pero suficientes para un llamado de atención. Marthita fue la primera que se dio cuenta e hizo su trabajo para evitar las consecuencias. Le hizo ver al presidente de la Mesa Directiva, Robespierre Lizárraga, la situación de ilegalidad, ya que sólo estaban presentes 19 diputados.

Marthita es la asistente del Congreso del Estado desde hace más de 40 años y a la que todo legislador respeta, más que por su antigüedad en el Poder Legislativo, por su sapienza en la materia.

Siete mujeres lucen con su presencia, son las cuatro legisladoras panistas, la perredista Imelda Castro, Sandra Lara y Silvia Míriam Chávez, y en ese marco de olvidos es notoria la ausencia de la mayoría de los panistas, particularmente que Francisco Solano Urías sonríe cuando Yudit del Rincón dice que "somos las mujeres de Solano".

También es notoria la ausencia de algunos diputados del Partido Revolucionario Institucional que tuvieron, según palabras del presidente de la Junta de Coordinación Política, Jesús Enrique Hernández Chávez, que realizar labores de gestión; ¡ah!, pero ya se les hizo un llamado de atención para que se abstengan de hacer sus gestiones, que si bien necesarias para sus electores, estas no pueden seguir haciéndose en horas de asamblea porque su presencia durante las sesiones debería ser su prioridad.

Robespierre Lizárraga, siendo vicepresidente de la Mesa Directiva, tuvo que asumir la presidencia de la sesión de este miércoles, ya que el titular, Adolfo Rojo Montoya, estaba muy urgido de salir del recinto legislativo, pero no para atender una "apremiante necesidad", sino porque por la tarde estaría en Mazatlán su " líder moral y partidista" Gustavo Madero y, ya que fue uno de los promotores de su candidatura para la reelección en la dirigencia, debía estar presente

Ya en funciones de presidente de la asamblea, Robespierre Lizárraga "sacó la casta" y, a juicio de legisladores y periodistas, realizó una buena conducción, aunque lo hizo con la conducción y supervisión del presidente de la Junta de Coordinación Política y el secretario general.