Culiacán

Disparidad en cifras de Covid-19 genera desconfianza y confusión en Sinaloa

La diferencia de casi 300 contagios reportados en Sinaloa por la Federación y el Gobierno del Estado evidencia falta de coordinación; estos contrastes, además de alimentar la incertidumbre, confunden a la población, de acuerdo con especialista en transparencia

Por  Francisco Castro

El Gobierno de Sinaloa muestra disparidad en cuanto a los números de contagio(Foto: El Debate)

El Gobierno de Sinaloa muestra disparidad en cuanto a los números de contagio | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- En la última semana se ha hecho más evidente la divergencia entre las cifras oficiales que sobre contagios y fallecimientos por COVID-19 reportan la federación y el Gobierno del Estado cada quien por su lado, lo que, además de generar confusión, arroja diferencias considerables en indicadores como la letalidad, tasa de contagio y mortalidad para Sinaloa.

Una revisión realizada por EL DEBATE a los registros de la Dirección General de Epidemiología del Gobierno federal y a los reportes diarios del secretario de Salud en Sinaloa, Efrén Encinas Torres, confirma que al día 4 de junio la federación le atribuyó a esta entidad un acumulado de 4 mil 36 contagios; esto es, 284 casos más que los 3 mil 752 reportados hasta ese momento por el estado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Al mismo tiempo, la Secretaría de Salud federal contabilizó 646 decesos por el nuevo coronavirus en Sinaloa, sin embargo, se trataba de tres casos menos que los reconocidos por el titular de Salud en la entidad, toda vez que en su reporte nocturno confirmó 649 muertos el 4 de junio.

La noche de ese jueves, el doctor Efrén Encinas reconoció el desfase en las cifras como un problema y lo atribuyó a rezagos técnicos, a la carga de trabajo operativo y a los protocolos que instituciones como IMSS y el Issste deben seguir sobre el reporte de sus pacientes (https://bit.ly/2UhjOlv).

Incluso afirmó que las dos instituciones citadas cuentan con plataformas exclusivas para el reporte de los casos y fallecimientos que ellos atienden. «No todo está bajo control nuestro de nuestras plataformas, es decir, el Seguro Social tiene su plataforma, el Issste tiene su plataforma, que capturan y se van datos directos a la federación», añadió el funcionario estatal.

Más discrepancias en las cifras que da el Gobierno

Los contrastes en los registros de casos activos, de pacientes sospechosos y, por consecuencia, de las tasas de letalidad, de mortalidad y de contagio también son considerables entre los reportes diarios de los Gobiernos federal y estatal.

Al día especificado de corte, el titular de Salud en Sinaloa divulgó  la existecia de 815 casos activos con el virus SARS-CoV-2, es decir, 220 más que los 595 reportados por la federación; además de mil 375 pacientes sospechosos de COVID-19, esto es 75 más que los que el Gobierno federal le atribuyó.

La discrepancia en los reportes de uno y otro Gobierno para el caso de Sinaloa generó también contrastes en la tasa de letalidad, pues, según los números del Gobierno local, el estado tiene una letalidad del 17.3 por ciento; mientras, que basado en los números de la federación, esta se reduce al 16 por ciento.

No obstante, en cualquiera de los casos la letalidad en Sinaloa supera la media nacional, que es de 11.6 por ciento.

De acuerdo con el Gobierno federal, Sinaloa tiene además una tasa de mortalidad de 21.78 casos por cada 100 mil habitantes, lo que significa .47 más que la que arrojan los números del estado; mientras que la tasa de contagio también es mayor si nos atenemos a los datos de Salud federal, que arroja 136.16 contagios por cada 100 mil habitantes, 19 casos más que con las cifras del doctor Encinas Torres.

Falta mayor coordinación sobre el manejo de las cifras

Para Sílber Meza Camacho, director de Iniciativa Sinaloa, organización especializado en transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana y combate a la corrupción, hace falta coordinación en torno al manejo de cifras sobre COVID-19 por parte de los Gobiernos federal y estatal.

«No hay coordinación entre el estado y la federación para que coincidan en sus cifras. Es verdad que hay una plataforma que se va llenando en diferentes formas y puede ser que no se tenga un control absoluto de la información de parte de un Gobierno, ya sea el federal o local, pero eso no tiene que ser un impedimento para que haya coordinación entre ellos», señaló.

Meza Camacho considera que los dos Gobiernos deberían tener las mismas cifras y el mismo timing (sincronía) en la actualización, porque esa divergencia lo único que hace es aumentar la incertidumbre que tenemos los mexicanos ante un problema que, si bien es global, también es cierto que cada estado y cada Gobierno atienden de manera diferente.

Lo que la ciudadanía necesita es certidumbre, certeza para poder estar menos intranquila ante una situación que a todos nos tienen estresados. Entre menos certeza hay, es mayor la desconfianza

Subrayó.

Recordó que al Gobierno federal se le han hecho bastantes críticas, muchas —consideró— justificadas, sobre todo en la forma de medir el número de casos, el número de pruebas que se realizan y, lo más reciente, por la forma de contar los decesos.

Hemos visto una afectación muy grande en eso, hemos visto que no tienen la suma completa y eso hace que se retrasen mucho las cifras oficiales en lo federal

Un Gobierno mexicano confiado en cuanto a las cifras

Entre los problemas de manejo a esta crisis sanitaria, Sílber Meza se refirió al hecho de que el Gobierno federal ha querido hacernos creer que tiene domada a la pandemia, cuando no es cierto.

«Hay un discurso repetido donde dicen que tienen el control sobre la pandemia, pero no lo tienen, porque muy pocos países en el mundo han podido tenerlo, tal vez Alemania y seguramente nos sobrarán dedos de las manos. Ni siquiera ser un país desarrollado es garantía para eso; ahí están Francia, España, Estados Unidos, con serios problemas».

Afirma que el Gobierno mexicano ha pecado de optimista, se han adelantado a creer que vamos bien, cuando la mejor postura debió haber sido un tanto ariscos y no adelantar vísperas:

Aquí en México se adelantaron vísperas, y eso tiene un impacto social, porque la gente también piensa que vamos muy bien en todo y se empieza a confiar

También cuestionó el manejo que el Gobierno del Estado ha dado a la pandemia, pues considera que Sinaloa copió la estrategia federal y cometió el error de no tropicalizarla, de no haber hecho los ajustes necesarios.

«La estrategia federal no es mala per se, no es mala en general. Lo que sí hemos visto es que ellos hicieron una estrategia general, y cada estado debió hacer un estudio profundo, analizar su estructura social, su geografía y su forma de ser».

Incluso refirió que en el caso de Sinaloa, el gran problema fue Culiacán, al no comprender que tiene una conexión muy grande con Tijuana, donde había muchos casos, y el no comprender que hay una población muy rebelde a las decisiones de la autoridad, una población muy fiestera.

Hasta 2 semanas tardan en clasificar defunción

Las divergencias en las cifras de los estados con las de la federación sobre coronavirus no son nuevas, tampoco se atribuyen solo a las horas de corte de información, pues, de acuerdo con El Universal, la desarmonía en las cifras ha permanecido en el tiempo.

En algunos estados los funcionarios afirman que las instituciones de salud federales llevan un retraso en la notificación de los casos o que la federación cuenta con mecanismos adicionales para validar la información. Javier Tello, analista de políticas de la salud, declaró para El Universal que cuando una persona fallece, por cuestiones burocráticas y las cargas de trabajo, el sistema puede tardar hasta dos semanas en clasificar la defunción.

También puedes leer:

Cifra mundial de muertes por Covid-19 llega a 400 mil

Coronavirus México: Últimas noticias de hoy 7 de junio sobre el Covid 19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo