Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El gobierno estatal juega con la necesidad y el dolor: viuda

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Ayer se cumplieron tres años de la masacre en donde fueron asesinados siete policías ministeriales del grupo de reacción inmediata. Los agentes fueron víctimas de una emboscada realizada por un grupo de sicarios, ocurrida a la altura de Guayparime, a cuatro kilómetros al norte de la ciudad de Guasave.

Y pese a que los agentes dieron la vida en cumplimiento de su deber, algunas de las familias además del dolor de la pérdida, tienen tres años padeciendo la indiferencia y el olvido de la actual administración estatal, comentó, Nancy Nevárez, viuda del expolicía ministerial Carlos Humberto Villegas Burgos. Este agente estaba por cumplir 15 años en la corporación, por eso su familia considera que sus hijos no merecen estar sufriendo carencias y hasta el riesgo de tener que abandonar la escuela por falta de recursos.

Esta madre de tres menores de edad, aseguró que ha dado, sin éxito, un sinfín de vueltas al Palacio de Gobierno con el fin de que le den una beca digna a sus tres hijos, quienes acuden a la secundaria, primaria y kínder. Refirió que la pensión que recibe no le alcanza para cubrir todas las necesidades de su hogar, y eso pese a que ella está trabajando.

Sus dos hijos mayores sólo reciben una beca, la cual consta de 7 pesos diarios, el menor, le han dicho las autoridades que no entra en el programa.

Promesas incumplidas. Nancy comentó que tras el asesinato de su esposo, Guillermo Prieto y Saúl Rubio de Desarrollo Económico, le dijeron a los familiares de los agentes caídos que los apoyarían con un proyecto productivo. Luego dijo, que estuvieron haciendo un curso de tres meses y medio, pero cuando lo concluyeron y después de haberles aceptado un proyecto en el cual se asociarían tres familias, ya no volvieron a saber nada del proyecto.

El 14 de julio de 2011, Nancy asegura que recibió una carta, en la cual el gobierno estatal le anunciaba que había decidido comprar cinco hectáreas de riego localizadas en el ejido San Diego, sindicatura de Eldorado, como apoyo a las familias de los ministeriales asesinados. Estas tierras, señaló, se comprarían con el apoyo de un millón de pesos que, según la administración de Mario López Valdez, le daría a cada una de las familias.

Como pasaron los meses y no se comunicaron con ella, dijo que fue con el procurador Marco Antonio Higuera Gómez, pero le dijo que el gobernador nunca les había prometido esto. Luego, asegura, fue con Gustavo Zavala, secretario particular del gobernador, quien se rió de ella y más cuando le mostró la carta en donde se decía lo de las tierras. "El gobierno sólo ha jugado con nuestra necesidad, ni siquiera nos permitió vivir el duelo, haciéndolos ir a un curso con la promesa de darnos un proyecto productivo, el cual nunca nos ha llegado, estoy muy decepcionada", resaltó.