Culiacán

El primer reto: Cambiar la percepción sobre educación

El neurólogo pediatra, quien en coordinación con Sepyc implementa el programa Primero de Primaria es muy Tarde, destaca la importancia de educar a los niños menores de cinco años con un enfoque de derechos, basado en juegos y convivencia con los demás

Por  Francisco Castro

70 % de niños menores de cinco años de edad llegan con deficiencias a  primero de primaria.(Foto: El Debate)

70 % de niños menores de cinco años de edad llegan con deficiencias a primero de primaria. | Foto: El Debate

Con la idea de visibilizar a los niños menores de cinco años de edad y evitar que lleguen con los menores problemas posibles de desarrollo cognitivo al primer grado de primaria, el doctor Antonio Rizzoli Carbajal habló del trabajo que han emprendido en Sinaloa para convertir a los maestros y a los padres de familia en factores de cambio, y enfatizó en la importancia de educar a los infantes con un enfoque basado en derechos y en el juego. 

Parte clave en el impulso de Primero de Primaria es muy Tarde, programa puesto en marcha este miércoles, el especialista en neurología pediátrica explicó parte de la estrategia en entrevista con EL DEBATE.

¿En qué consiste este programa que están trabajando en Sinaloa, llamado ‘Primero de Primaria es muy Tarde’?

Surge por la identificación del secretario de Educación, Juan Alfonso Mejía, de estar hablando con maestras, que de repente los menores de cinco años son invisibles. Y son invisibles, uno, porque no hablan; dos, porque no necesariamente se tienen accesos para ellos.

Esta semana se impartió un diplomado a supervisores y directivos de educación inicial y preescolar. El objetivo es abarcar a los 4600 maestros de este nivel. Foto: El Debate

De hecho, uno de los grandes retos que tiene Sinaloa como estado es que, en la legislación, a pesar de que en la federación el preescolar es obligatorio, en Sinaloa es a partir del segundo año de preescolar; es decir, en Sinaloa primero de preescolar. Y la otra es que en los cambios a la reforma educativa ya se habla y se plantea en el artículo tercero constitucional la educación inicial entendida como menores de tres años.

¿Por qué primero de primaria es muy tarde?

Porque uno de cada dos adolescentes en la prueba Pisa reprueba en matemáticas, y una proporción similar es para español. Y luego decimos que la primaria es la que no funciona y le echamos la culpa, pero al estar en la primaria nos damos cuenta que hay niños que llegan a primero a aprender a hablar, no a aprender gramática; a aprender el concepto de número, no aritmética.

Estudios que a mí me tocó hacer en la parte de salud han evaluado a 2.5 millones de niños, y lo que hemos encontrado es que, comparado con los niños de un año, a los cuatro años se duplican los problemas. El niño nace, hace las cosas que debería de hacer como recién nacido, pero de repente empieza a ir más lento y se empieza a separar.

¿Y cómo impacta en un niño?

Un niño que tiene un retraso significativo, que hace el 30 por ciento menos de lo que le toca, al mes de vida eso representa una semana, y una semana se podría recuperar rápido, pero para el año ya es mes y medio.

Para los cinco años ya son seis meses, y si ese niño sigue con esa misma diferencia, para los 10 años ya son tres años de diferencia, es un niño que está en cuarto de primaria y que sabe hacer lo de primero.

Mientras más chiquito, esas diferencias se pueden recuperar más rápido, y si las dejamos, se van haciendo más profundas, por eso primero de primaria es muy tarde.

¿Qué problemas se han identificado?

Que las personas no necesariamente saben que es importante ir a preescolar. El jardín de niños era un lugar donde los niños iban y a través del juego en espacios se les enseñaban valores en la conceptualización original del siglo XIX.

Las palabras siguen estando igual, pero significan algo diferente. Siguen las personas diciendo «y para qué llevo yo a un hijo allá, ¿qué no tiene madre?». Y el primer elemento de Primero de Primaria es muy Tarde tiene que ver con cambiar la percepción de los padres y las madres sobre la educación.

¿Y qué retos plantea esta estrategia?

Primero, que los papás se quiten esa idea de «¿para qué lo llevas a la escuela?, ¿qué no tiene madre?». Hay una culpa sentida en las personas porque originalmente a esos lugares iban los niños a los que no podían cuidar sus papás. Hoy es fundamental que vayan, porque hoy en día hay familias pequeñas, con pocos hijos, donde mamá y papá trabajan, y el niño está con la tableta y pasa muchas horas con tecnología.

Queremos combatir la corrupción, pero la corrupción no se combate en la adolescencia, se combate desde el origen.

Cuando un niño tiene tres años y le dice a mamá: «Me acabo de encontrar este teléfono», y la mamá le dice: «Qué afortunado eres», ahí lo que le estamos enseñando a nuestro hijo es que, si ve algo, aunque no sea suyo, lo puede agarrar.

Tenemos que cambiar, para cuando un niño haga eso, decirle: «Qué afortunado eres porque lo encontraste, pero considera que hay alguien que está triste porque lo perdió. Vamos a devolverlo». Ahí es donde se generan los valores, la anticorrupción. Pero para que esos valores se den, necesitamos el contacto con otros, y esos otros es el espacio educativo, por eso hoy es fundamental el espacio educativo, no es para que el niño vaya a aprender, a leer a los tres años, esa es una aberración.

No es para que el niño vaya a aprender conceptos académicos, es para que el niño tenga la oportunidad de tener a otros adultos para aprender a expresar, para entender qué es lo que quieren decir, entender que tengo que esperar mi turno y que debo de crecer en conjunto.

¿Y por qué la importancia de reforzar esto antes de los cinco años?

En el siglo pasado, por lo que te contrataban era porque supieras mucho, porque fueras el mejor en algo, porque tuvieras mucho conocimiento. Hoy, los valores que busca una empresa son liderazgo, trabajo en equipo, comunicación, y eso solamente se aprende con el otro, no se puede aprender en casa nada más, se requiere de la interacción con pares, con otros niños de su edad. El reto entonces es cambiar la percepción en los papás.

¿Y cómo hacerle para que en este modelo educativo centrado en la persona los maestros se centren en el alumno?

Un reto que tenemos, y es otro de los componentes de Primero de Primaria es muy Tarde, es generar una consciencia en los docentes y formarlos como agentes promotores del desarrollo. Ir más allá de solamente ver lo mejor de los niños en el aula, porque un docente aparte de los niños a los que tiene cuidados, tiene hijos, tiene sobrinos, tiene nietos o convive con niños en la comunidad, fuera de su horario laboral.

Es cambiar una visión de estar centrado en lo que hago en el aula por generar un ambiente promotor del desarrollo en todos los ambientes en que me desarrollo. Y para eso se está desarrollando un diplomado, y se planeará uno que incluye formación de docentes en un enfoque de derechos que viene desde el idioma, desde cómo me presento. No es: chaparro, mi vida, princesa, mi amor. Son personas, y debemos hablarles por su nombre.

Desafortunadamente hay niños que, si no los vemos a tiempo y no identificamos áreas de oportunidad, eso va a impactar después.

¿Y cómo detectar deficiencias a tiempo?

Es importante la monitorización y la evaluación. Se pueden identificar cosas que puede ser que mejoren después. Pero desde educación no es identificar problemas, es: yo asumo mi responsabilidad como agente educativo de lo que a mí me toca, pero te voy a invitar a ti, mamá; a ti, papá, a que vayas a la unidad de salud para que veas que todo esté bien.

Eso es una diferencia. Pero ¿qué pasa en el país? La gente no va a control de niño sano. Y un gran problema que estamos viviendo en el país y en Sinaloa es que, desde que se quitó la corresponsabilidad en salud del programa Prospera, las personas están dejando de ir a la unidad de salud. Y en la unidad de salud se hace de forma gratuita la evaluación del desarrollo infantil; pero si la gente no va, y dice verlo bien... Hay que incluir a los papás y romper esa idea de «lo estoy llevando a la escuela, y ellos que lo eduquen».

Es: «Lo estoy llevando a la escuela porque ellos los están formando con un enfoque de derechos, basado en juego y en la convivencia con los demás, pero el líder de la educación inicial soy yo como papá, como mamá, como abuela o cuidador primario».

¿Cuáles son esos problemas neurológicos más comunes en niños?

Hay niños de dos años que en vez de decir «mamá, quiero leche», dicen «mamá, um» o hacen sonidos o dicen «leche». Ese niño tiene retraso de lenguaje, pero decimos que es flojito, que algún día lo va a hacer: «Yo era así». Pero el primer punto es que le quede claro a papás y mamás que ya debería decir a los dos años «mamá, quiero leche», frases con sujeto, verbo y predicado. Pero cerca de uno de cada cuatro a cinco niños a los dos años no lo hace.

Si a los padres de ese niño se les dice «háblale a tu hijo», al mes mejora mucho. Si a ese niño lo llevamos a educación inicial a partir del año a que esté en contacto con otros niños, se va a triplicar la posibilidad de un desarrollo normal, contrario con lo que pasaría si no va a educación inicial, que se duplica la magnitud del lenguaje.

Otro problema muy común en los niños de tres y cuatro años que no fueron a educación inicial o entraron hasta segundo de preescolar es en conocimientos o motricidad fina. Llega un niño que nunca en su vida ha agarrado un lápiz, y tiene que estar aprendiendo a cómo agarrarlo.

Un niño que siempre le han dado todo, que es hijo único y que lo hemos consentido mucho, llega y se enfrenta a que la maestra no es exclusiva para él o ella, que hay otras personas y que tiene que esperar, y eso puede hacer que se frustre, y entonces pegue y tenga comportamientos agresivos, pero no está agrediendo por lastimar, es porque no sabe manejar la frustración, que es parte de la vida.

Datos:

La clave: Primero de primaria es muy tarde si no se tiene una educación de calidad, si no hay docentes centrados en el niño y si no se toma en cuenta el papel como papá y mamá.

Problema de todos: En alfabetización y conocimientos alfanuméricos, el quinquenio más rico de la población está igual de mal que quienes están en pobreza extrema y pobreza moderada, de acuerdo con Rizzoli.

Niños aislados: Una de las consecuencias por el excesivo uso de tabletas o celular es que hoy los niños al hablar no miran a los ojos y no saben expresar lo que quieren.

Perfil

Nombre: Antonio Rizzoli Córdoba

Profesión: Neurólogo Pediatra

Perfil: Jefe de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo en el Hospital Infantil de de México “Federico Gómez”. Integrante del Consejo Consultivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA); e iniciador y profesor titular de una nueva especialidad: Pediatría del Desarrollo.