Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El túnel por donde escapó "El Chapo"

CULIACÁN

En esta vivienda se presume estaba el narcotraficante.

Por esta escotilla salió "El Chapo" Guzmán.

Culiacán, Sin.- Recorrer las oscuras, sofocantes y húmedas entrañas del drenaje pluvial, por donde de acuerdo a la Marina, se escapó Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, el pasado mes de febrero, suele ser una experiencia difícil y hasta peligrosa si no se tiene buena condición física y de salud.

Se está a escasos centímetros bajo el ardiente pavimento, pero se siente como si se estuviera en un pozo sin salida.

Sólo basta estar cinco minutos inmerso en el túnel para estar bañado en sudor y respirando de forma agitada por falta de oxígeno.

Para caminar el primer kilómetro, partiendo desde la casa ubicada por la calle Río Humaya, entre Rubí y Manuel Bonilla, en la colonia Guadalupe, de donde se presume salió el capo por una pequeña escotilla, hay que hacerlo agachado. De no llevar casco se corre el riesgo de sufrir una lesión en la cabeza. También no debe faltar una lámpara, ya que hay largos trechos de total oscuridad.

Sin zapatos adecuados están garantizadas las caídas, debido a la lama que deja el agua que siempre corre por el sitio.

Este drenaje luego conecta al colector pluvial Centro Sinaloa, en donde se puede caminar erguido y sin dificultad.

Por lo difícil del acceso, no sería recomendable hacer los "narcotours", como el gobierno municipal lo contempló en su momento. En esta temporada de lluvias caminar por estos laberintos es jugarse la vida.

<br></br><img src="http://www.debate.com.mx/eldebate/imagenes/noticias/tuneles/01.jpg"/> <br></br>

Experiencia. A cuatro meses de que el ahora conocido como "chapotunel" diera la vuelta al mundo, reporteros de EL DEBATE han recorrido cada centímetro de los pasos del narcotraficante en su huida. Y ha servido para constatar que el drenaje subterráneo se encuentra en total abandono en lo que respecta al resguardo o seguridad por parte de los gobiernos municipal y estatal.

Incluso, es desairado hasta por el propio Ejército. Marinos que antes resguardaban la casa del narco, sólo acuden ahora cuando fungen de guías a reporteros nacionales e internacionales.

La falta de vigilancia o supervisión propicia que cualquier narcotraficante pueda planear con toda libertad su ruta de escape por estos túneles, relativamente limpios, aunque con olores nauseabundos.

Testigos inertes. Las húmedas y sofocantes paredes del sistema subterráneo son las únicas que podrían "contar" la nada fácil fuga de uno de los hombres más poderosos y, hasta hace poco, buscados del mundo.

El cemento de los muros sería el que se atrevió a rasgar la piel del capo cuando, a tientas, logró escapar.

En un inicio se habló de las manos y huellas de Guzmán Loera plasmadas en las paredes. Con el tiempo, el polvo, el agua de las lluvias y las intromisiones de reporteros borraron toda esta evidencia.

Como recuerdo de la noticia que acaparó la atención del mundo, sólo hay una plasta de cemento de 73 centímetros de alto por 57 centímetros de ancho. Ahí, de acuerdo a autoridades federales, está la escotilla que daba hacia un túnel que conectaba con la tina del baño de la casa. Esta ruta de escape fue sellada por el Ejército durante los primeros días, a decir de vecinos del lugar. La casa sigue asegurada, aunque los sellos han sido violados en varias ocasiones.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/Uv4gZvKMqPA?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En el abandono. En la actualidad, sólo un vagabundo ha hecho de la ruta de escape su hogar.

Pese a que el gobernador, Mario López Valdez, indicó que la Conagua debería revisar todos los colectores pluviales, con la finalidad de descartar que estuvieran conectados a viviendas, la dependencia federal hizo caso omiso al llamado y no inspeccionó en ninguna ocasión. Los túneles están a merced y cualquier curioso puede recorrerlos, pero sin un guía experto se corre el riesgo de perder el rumbo, toda vez que hay conexiones con otros drenajes y curvaturas.

Sin hacer nada. En este tema, el secretario de Seguridad Pública Estatal, Genaro García Castro, reconoció que, como autoridad, no se hacen recorridos por el sistema subterráneo, con el fin de evitar la construcción de más narcotúneles que conecten con el drenaje pluvial. Indicó que lo que pueden hacer es brindar apoyo al departamento de Obras Públicas para recorridos, pero que al momento no lo han solicitado.

Así, bajo tierra, existe un mundo desconocido fuera de la ley, en donde quienes tienen pendientes con la justicia pueden desplazarse con toda impunidad. Por una extraña razón, en estos túneles los teléfonos celulares funcionan a la perfección.