Culiacán

Empresarios de Culiacán atestiguan en Italia avance del coronavirus

Hace alrededor de cuatro días regresaron a Culiacán, y señalan no haber recibido chequeos médicos ni en Estados Unidos ni a su entrada a México o Sinaloa

Por  El Debate

Debido a los contagios de coronavirus en varias ciudades de Italia, se ha resentido la llegada de turistas y la socialización en sitios públicos.(Foto: Cortesía)

Debido a los contagios de coronavirus en varias ciudades de Italia, se ha resentido la llegada de turistas y la socialización en sitios públicos. | Foto: Cortesía

Sinaloa.- Una pareja de empresarios culiacanenses estuvo hace unos días en Italia por negocios. Logró regresar desde Grecia a Estados Unidos antes de la cancelación de vuelos, y viajar posteriormente a México y Sinaloa.

Extremando medidas sanitarias, fueron testigos de cómo cambió la vida en sitios turísticos italianos mientras se dispersaba el contagio. Estuvieron en Verona, y posteriormente viajaron en carro a otras ciudades, como Milán. 

La mujer compartió con EL DEBATE su experiencia.

Apenas arribó hace aproximadamente cuatro días a esta capital, sin haber recibido ningún tipo de revisión médica en los aeropuertos de Estados Unidos ni en su entrada a tierras mexicanas y sinaloenses: «Cuando llegamos a Milán, yo estaba muy poco enterada que Italia era uno de los países que había afectados de coronavirus y que habían muerto en ese entonces siete personas. Nos recibió el chofer que nos iba a llevar a Verona.

El aeropuerto estaba muy solo, muy poca gente. Había unas personas tomando la temperatura de los que íbamos llegando, pero no vi en ningún lado botellas de antibacterial para la gente que estábamos en el aeropuerto. La carretera a Milán-Verona estaba prácticamente vacía. El chofer nos comentó que era por el coronavirus, que estaban asustadas las personas y se habían quedado en casa, y habían empezado a cerrar escuelas.

Los restaurantes lucían solos en Italia, aunque se encontraban aún abiertos. Foto: Cortesía

Al llegar a Verona, hacía frío. Eran como las siete de la noche cuando salimos a la plaza, y había muy poca gente. Yo nunca había estado ahí, y no sabía la diferencia. Mi esposo, que había estado el año anterior ahí, me dijo: “Aquí, la gente normalmente no cabe en esta plaza”, y no había casi personas. Los restaurantes estaban vacíos, pero sin gente.

Al día siguiente nos fuimos a nuestra primer cita. Las personas que nos recogieron, muy amables, y otra vez el mismo sentir de tristeza. Ellos me comentaban: “Este restaurant a donde vamos a comer, normalmente no cabe la gente”, y no había nadie. Todos están asustados. Era un restaurant a las afueras de Verona, un restaurant donde al parecer se juntan todos los empresarios, y no había nadie, solamente nosotros. La comida, ¡espectacular! [sic]». 

Sitios turísticos de Italia han lucido desolados, así como las calles y las plazas. Foto: Cortesía

Sin vida pública 

«Ahí fue cuando pensé: “Bueno, voy a ir a comprar un antibacterial a la farmacia”, ¡y pues no había, ni mascarillas! Como parte de nuestro recorrido, revisando fruta y verdura visitábamos supermercados, ahí tampoco había antibacterial para venta ni para uso de los clientes. La misma historia en otro y otro más. Al parecer, en todo Italia no había antibacterial para las personas que pudiéramos comprar ni para los que entrábamos en establecimientos. Decidí hacer el mío propio: compré alcohol, y en bolsas de Ziploc puse algodón y alcohol. Para mi sorpresa, el alcohol en Italia es rosa y huele muy feo. 

»Mi esposo nos comentaba que en México, cuando estuvo el H1N1, tomaron acciones muy rápidas y se pudo contener en pocos meses, que hasta un reconocimiento había recibido el Gobierno de México en aquel entonces por su pronta, rápida y exitosa acción. Yo veía miedo, tristeza, y sí vi que cerraron escuelas y estudios de yoga, cancelaron carnaval. En la estación del tren rápido tampoco vi ningún tipo de medidas de antibacterial ni gente usando las mascarillas. El hotel en Florencia, bellísimo, y vacío, sin gente. La plaza en Florencia, un poco más concurrida, pero poca para ese lugar.

»Terminamos de hacer nuestro recorrido en Italia una semana visitando clientes, bodegas, supermercados. Volamos de Roma a Atenas, y el panorama ahí cambió. La gente, sin miedo. Ahí sí vi en los aeropuertos gel antibacterial grande, bien puestas en las paredes para el uso de pasajeros [sic]».

Italia, el más afectado de Europa 

Los fallecidos en Italia por el coronavirus alcanzaron hoy los 1266, lo que supone un incremento de 250 en las últimas veinticuatro horas, informó el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli.

El número de enfermos actualmente es de 14 955, 2116 más en comparación con los datos del jueves, y las personas curadas ascienden a 1439, 181 más en veinticuatro horas.

La cifra de contagios totales desde la detección del brote a finales de febrero es de 17 660, contando los enfermos, los fallecidos y los curados en Italia, el país europeo más afectado.

La región más castigada es Lombardía (norte), con 9820 contagios totales y 890 fallecidos, 146 más que el jueves.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Busaferro, explicó en una rueda de prensa en Roma que, de los fallecidos, alrededor del 25 por ciento son mujeres. 

La mayoría de los muertos son hombres, de edades superiores a los 80 años, con patologías crónicas.

El 46 por ciento tiene tres o más patologías, apuntó, al tiempo que indicó que los síntomas que presentaban eran disnea y fiebre. Fuente: Agencia EFE

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo