Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"En el IMSS no me interno"

CULIACÁN

"En el IMSS no me interno"

Culiacán, Sin.- Si bien el nivel de satisfacción con los servicios de salud recibidos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en los últimos años ha ido mejorando poco a poco, siguen las inconformidades por los tiempos de atención de parte de especialistas médicos y para recibir una operación.

Situación actual. En Sinaloa existen dos millones 100 mil derechohabientes del IMSS y un aproximado de mil 200 médicos, de los cuales 890 son especialistas.

El doctor Cecilio Oest Dávila, jefe delegacional de Prestaciones Médicas, señaló que actualmente existen 78 vacantes de especialistas y es por ello que existe un retraso en las cirugías, así como en las consultas de especialidades.

Estadística. De acuerdo a la información del funcionario del IMSS, el 90 por ciento de los pacientes que recibirán cirugía son programados antes de 20 días hábiles después de que se anuncia su intervención y el 10 restante supera ese lapso de tiempo.

El problema también se repite en el área de consultas con especialistas.

"Esta falla se acentúa cuando se presenta un periodo vacacional, debido a que si no hay un suplente las fechas se difieren", apuntó.

Vacantes. Las especialidades que siguen siendo materia de déficit de médicos son: oncología quirúrgica, oftalmología, urología y nefrología.

«En el seguro no me interno»

Eran pasadas las 0:55 horas de la madrugada del viernes 17 de mayo; Eladio González consideró que estaba haciendo mucho calor, su cuerpo así se lo demostraba, por lo que decidió salir de la habitación para dormir en la sala con la puerta abierta. Sin embargo, media hora después, el frío era insoportable, por lo que se levantó para buscar una cobija, tapado, entró en contradicciones porque empezó a sudar.

Temprano, a las 6:30 horas salió su familia al IMSS, ya que tenían cita en la clínica 36 del Infonavit Humaya.

Entonces empezaron los problemas. Dado que su actividad laboral empezaba a las 10 de la mañana, Eladio decidió recostarse un rato y a las 9:30 de la mañana fue interrumpido por su pareja quien se dio cuenta estaba "hirviendo" en calentura. Acudieron a urgencias de la clínica, donde habían niños deshidratados por el calor. En la ventanilla, una joven jugaba con el cable del teléfono y pedía datos, al parecer, de un trabajo escolar. Así pasaron 15 minutos y ya que la mujer no daba visos de pensar atender a los pacientes, se le interrumpió y, aunque no parecía molesta, recogió la tarjeta de citas médica de Eladio.

Pasaron dos horas. Al decirle al médico los malestares, este al confirmar que presentaba alta temperatura, el termómetro marcó 39.6, sólo atinó a recetar un medicamento para bajarla. Pasó una hora más de espera en la parte posterior "enchufado a un suero". Su esposa hizo fila en el consultorio y se le diagnosticó infección en las vías urinarias, le recetaron antibiótico y un desparasitante. Regresó a casa esperando que el medicamento hiciera efecto pero empeoró todo, pues la temperatura no cedía "señor regrese a casa para que haga efecto el medicamento", fue lo dicho por el personal del IMSS. A la temperatura se le sumó un dolor en el vientre y dificultad para orinar, ya siendo sábado. El domingo, Eladio amanece en el IMSS. Luego de casi dos horas esperando ser atendido, el médico responsable se limita a extender una constancia de incapacidad, sin hacer la valoración o auscultación correspondiente y solicita a una enfermera le aplique una inyección. Al llegar a casa hizo una llamada a un funcionario de gobierno quien lo contactó con un urólogo que lo atendió "me quedo en la clínica pero en el seguro no me interno".