Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Entre cámaras y 'flashazos', Claudia Ochoa se defiende

CULIACÁN

La reflexión antes de la conferencia.

Claudia Ochoa Félix durante la conferencia de prensa. Foto: Carlos Sicairos.

Ochoa Félix informó que denunciaría a quienes la difamaron.

Ochoa Félix acompañada de su abogado.

La llegada de Ochoa Félix al sitio donde daría la conferencia en el Hotel Ejecutivo.

Claudia se limitó a leer un documento que llevaba preparado.

La conferencia no duró ni 10 minutos.

Culiacán, Sinaloa.- Llegó antes a la cita. Claudia Berenice Ochoa Félix se acomodó en la sala gris a esperar. Quizás a prepararse para el momento de aclarar el asunto que hace meses la ha venido atormentando.

La mujer señalada por medios informativos como "La Emperatriz de Los Ántrax", "la mujer más poderosa del narcotráfico", ahí estaba. Rodeada por sus familiares, dos de sus hijos y su abogado.

Elegante. Enfundada en una falda negra, entallada, combinada con una blusa del mismo color, y un saco blanco con grabados en los hombros, cual si fuera una "generala", para que quedara bien claro lo que iba a decir. Sus zapatillas también negras completaban el atuendo.

Estuvo ahí más de media hora. A ratos se perdía, porque los reporteros también habían llegado antes a la cita y no quería fotos antes de la entrevista.

Dijo que a las cinco de la tarde y justo a esa hora se levantó del sillón y se dirigió hacia las decenas de reporteros que la esperaban.

Cruzó el loby, pasó por entre ellos, bajó las escaleras. Todos se le hicieron bola. Querían la noticia ya. Asediada llegó a la sala privada Los Sauces. Hotel Ejecutivo.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/_h4XXxvgDTU?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Ajustará cuentas. Los micrófonos, las grabadoras, las cámaras de video, los fotógrafos, los reporteros, la mesa, todo estaba puesto.

La presentación la hizo el abogado y ella, sin preámbulos. Fue 'directo al grano'.

"Buenas tardes, mi nombre es Claudia Berenice Ochoa Félix y no 'La Emperatriz del Virus'".

Los 'flashazos' le llovieron. Fueron menos de siete minutos que tardó en leer el documento que llevaba preparado.

Primero agradeció a los presentes.

Después se refirió a los medios que la difamaron. Señaló que los demandaría, al igual que a las personas que abrieron y administraron las cuentas de Twitter y Facebook, donde aparece supuestamente rodeada de lujos y armas.

También reconoció a los medios que informan "de una manera responsable y con veracidad, y que en todas y cada una de las notas forman criterios".

Señaló que no tiene casas, ni carros, ni usa armas, ni se hace acompañar por hombres armados.

"Vivo orgullosamente en la casa donde me crie, que es la de mis padres y mi hermano, al que también han lastimado en sus infundadas notas".

Subrayó que nunca ha sido consignada por ninguna autoridad, en ninguna de las modalidades de infracción de la ley, y se puso a disposición de las autoridades que así lo requieran.

Finalmente, hizo un llamado a las madres de familia y a la juventud en general para que supervisen el uso de las redes sociales en internet.

"Utilicen mi ejemplo y mi espejo, y la dimensión del problema que me crearon al no haber actuado y parado de manera inmediata estas calumnias y difamaciones".

Fue el fin. El abogado despidió la conferencia.

"Claudia, ¿temes por tu vida? Claudia, ¿te sientes más tranquila? ¿Tienes miedo? Las preguntas quedaron en el aire.

Rodeada de más de 50 reporteros, entre 'flashazos', Ochoa Félix salió con su abogado y su familia. Sin dar más detalles. Ya había dicho lo que tenía que decir.

En el estacionamiento abordó un auto Sentra gris... nada ostentoso.

Las cámaras la siguieron hasta la salida. Hasta la esquina. Hasta que se perdió en el centro de la ciudad.