Selecciona tu región
Culiacán

Este 2021 amplía Morena el control en el Congreso de Sinaloa

Analistas creen que la mayoría en los curules obtenida por Morena era un presagio anunciado ya en anteriores gestiones, y está basada en la popularidad de AMLO.

Por María Sánchez

-

México.- Antes de 2016, Sinaloa se identificaba claramente como un estado priista, pues el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tenía alta representación en las distintas esferas de poder, incluyendo la Cámara de Diputados.

Sin embargo, el mapa político ha ido cambiando en la localidad y ahora en el 2021: 23 diputaciones de las 24 locales fueron obtenidas por mayoría de votos por el Movimiento para la Regeneración Nacional (Morena) y su coalición con el Partido Sinaloense (PAS), el PRI obtuvo una en el distrito seis, correspondiente al municipio de Sinaloa. En 2018, la alianza morenista había logrado 19 curules mediante el voto directo de la gente.

Haciendo el cálculo del resto de diputaciones por la vía de la representación proporcional, Morena es también el gran ganador puesto que suma cinco diputados más y con su aliado, el PAS,alcanza la mayoría calificada de 28 curules, (poco más de dos terceras partes de los 40 diputados) lo cual le permitirá realizar cambios en la Constitución estatal, así como nombramientos sin necesidad de negociar o discutirlo con la oposición. 

Leer más: La ley Zaldívar afecta el orden constitucional en México, señalan 

El resto de la cuadrilla antagónica a Morena-PAS obtuvieron por la vía plurinominal un total de once espacios: Partido Acción Nacional (PAN) obtuvo dos, continúa con los mismos puestos que en la anterior legislatura, el PT esta vez ganó un legislador por representación proporcional (RP) perdiendo los espacios ganados en 2018, ya que fueron solos en la elección y en la anterior fueron aliados de Morena, habían logrado en la legislatura pasada ganar tres diputaciones con el voto directo para la coalición y dos por representación proporcional.

Esta vez, Movimiento Ciudadano tendrá un diputado gracias al principio plurinominal, estos últimos no lo obtuvieron en 2018. En el caso del PRI, obtuvo un total de siete espacios pluris, mientras que en la legislación pasada había obtenido cinco por la misma vía. Si contamos al PRI con sus coaliciones, este año no obtuvo ningún puesto por mayoría relativa y en la anterior había logrado dos junto con el Verde y Nueva Alianza. 

En general, el PRI en el Congreso de Sinaloa mantiene esta vez a ocho diputados por el voto directo y electos por la vía plurinominal, el mismo número total que en 2018.

Sin duda se observa que el PRI ha ido perdiendo poder, puesto que en la legislatura de 2016, cuando ganó el gobernador Quirino Ordaz Coppel, también se había obtenido la mayoría en el Congreso, logrando por el voto directo de la gente 22 diputaciones entre el PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, pero ninguno por representación proporcional, por lo cual no tuvo el privilegio como ahora lo tendrá el gobernador electo Rubén Rocha Moya de tener una mayoría calificada para cambios constitucionales. Para el 2018, la ciudadanía le dio la espalda al priismo con la ola lopezobradorista y mantuvieron solo el distrito 19 ganado por la elección de la mayoría. 

Los analistas políticos Fernando Zepeda y Juan Burgos Franco comentaron que este panorama no fue precisamente una sorpresa, pero que sin duda representa una oportunidad para que esta nueva gestión partidaria le muestre al pueblo sus formas de gobernanza. En un análisis histórico de Debate sobre los diputados electos mediante el voto directo se observa que Morena ya había ganado terreno desde 2018 en Sinaloa, los analistas piensan que aunque ya había un cambio de perspectiva política en los votantes, la popularidad de Andrés Manuel López Obrador fue determinante para los resultados electorales actuales.

La semejanza con el 2018

Bajo el análisis de Juan Burgos, esta elección en lo general es una reedición de la elección del 2018, cuando en Sinaloa se manifestó la influencia de Andrés Manuel López Obrador, que entonces participaba por la Presidencia de la República.

Él considera que la popularidad de AMLO influyó en las votaciones, obteniendo también una mayoría de votos para ganar las diputaciones locales con el partido Morena en la terna que configuró con el PT y el Partido Encuentro Social; sin embargo, no alcanzó una mayoría calificada, pero sí una mayoría absoluta que le dio libertad al partido de inferir en las leyes y los presupuestos públicos ese año.

Burgos advierte que en caso de las actuales elecciones, ya en Sinaloa se tiene una aceptación ciudadana del presidente de alrededor del 70 por ciento, según algunas encuestas, lo que indica que estos años se ha convencido a la ciudadanía y por lo tanto se refleja ese acuerdo con el presidente en la actual votación de los sinaloenses.

Burgos recaba en que el actual gobernador al poder, Quirino Ordaz Coppel, también jugó un rol importante en los resultados electorales, pues además de estar bien evaluado, ha manifestado tener muy buena relación con el mandatario del país ,“políticamente el mensaje que esto manda es un mensaje de colaboración de partidos, donde la actitud del gobernador junto con la actitud positiva del presidente hacia Sinaloa, convierte a Sinaloa desde el 2018 en un estado morenista”, aclaró, empujando aún más la aceptación del partido Morena en el estado.

El respaldo obradorista

De acuerdo con Burgos Franco, hay que tener en cuenta que el 2018 López Obrador en Sinaloa sacó poco más de 800 mil votos, un récord para la votación presidencial en el estado, que se tuvieran tantos votos en porcentaje y en número, siendo Sinaloa la segunda entidad, después de Tabasco, el estado natal de AMLO, con mayor votación porcentual hacia el presidente. 

En la opinión de Fernando Zepeda, analista de Debate, en tono con el comentario de Burgos, subrayó que la gente votó por Morena y sus aliados, porque la imagen de López Obrador ha estado presente en los procesos electorales, tanto en el del 2018 donde obtenían un total de 27 curules de los cuarenta con 18 espacios tenidos con las coalición Morena-PT-PES y uno más el partido solo, por voto mayoritario, y sumándose ocho espacios más plurinominales en esa administración. 

Zepeda comentó que si bien, a casi tres años de gobierno de Morena, ya hay muchos que se han desilusionado, no fueron suficientes para ser una oposición numerosa que ganara ventaja en la elección actual sinaloense. 

“La geografía política de Sinaloa ha venido cambiando con los años”, reflexionó Fernando Zepeda, añadiendo que lo que sucedió este 2021 fue la confirmación de un cambio paulatino, del nuevo concepto político que ha llegado también a muchas localidades del país y que ahora toca vivir de cerca en Sinaloa.

Por su parte, el analista Juan Burgos Franco destacó que, si bien Morena-PAS es mayoría, hubo más de un 40 por ciento de ciudadanos que votó por proyectos contrarios en las urnas y no por la dupla Morena-PAS, y eso tendrá que conciliarse de manera inteligente durante la gestión que se avecina desde este octubre de 2021 hasta septiembre de 2024. 

Así será la gobernanza

En cuanto a la ejecución de gobierno, como la gubernatura la obtuvo Rubén Rocha de la facción morenista, ambos analistas piensan que podría ser una ejecución gubernamental cómoda, sencilla y sin oposición, con libertad de ejecutar acciones a todos niveles.

En palabras de Fernando Zepeda “hay un mayoría (de Morena) este 2021 de 28 diputados con la alianza que tiene con el PAS, entonces no necesitan para nada a los diputados de la oposición, para hacer las reformas a la ley, cambios a la ley, para hacer toda clase de cambios a la Constitución de Sinaloa”, dijo poniendo sobre la mesa que los sinaloenses serían testigos de una nueva forma de hacer política.

Burgos señaló que el papel de la oposición en esta legislatura y en la que viene es “irrelevante”, que Rocha como gobernador no va a necesitar de la oposición para gobernar y eso hasta cierto punto es cómodo, “la oposición tiene que generar una narrativa interesante, donde le tiene que cumplir a aquellos que votaron por el proyecto que representaban, y hacer que Rocha los voltee a ver en un ánimo de conciliación”, comenta que no deberían de usar el mayoritarismo ni el desdén político, sino negociar. 

Recapitulación al 2016 y expectativas

Fernando Zepeda observando la contienda electoral que ocurrió el 2016, cuando triunfa en el estado el actual gobernador, Quirino Ordaz Coppel, el analista dejó en claro que hay algunas semejanzas de aquel proceso con lo que sucedió en este 2021.

“En 2016 las diputaciones las gana por mayoría el PRI, y las coaliciones tuvieron que entrar con las diputaciones plurinominales, a tal grado hay similitud entre Rocha y Quirino, que Quirino no pudo ni siquiera tener el primer lugar de la lista de plurinominales”, dijo.

De hecho en 2016 él tenía 22 lugares en los curules elegidos por la ciudadanía y ninguno en la representación plurinominal. Recordó que en ese entonces, Quirino pretendía poner a José Joel Bouciéguez Lizárraga como el coordinador de su bancada del PRI, cuando arrancó su administración, pero no pudo hacerlo por el triunfo tan contundente que se dio hacia el partido y su coalición, tal y como ocurrió ahora con Rubén Rocha y los diputados electos morenistas.

Leer más: Prevén apagones eléctricos ante incapacidad de la CFE de atender demanda

“Lo que paradójicamente evitó que los dos primeros lugares de plurinominales entraran y esas dos posiciones eran la esposa de Melesio Cuen y Melesio Cuen”, dijo. 

El Dato

Las opciones

El segundo lugar de la preferencia para las diputaciones en Sinaloa lo tuvo la alianza PRI-PAN-PRD, con un 31.52 por ciento de votos, mientras que el resto de opciones políticas representaron un porcentaje de casi el 18 por ciento de votos populares (IEES, 2021). 

¿Cree que el Congreso de Sinaloa ha hecho una buena labor?

Si 0%
No 0%
Pelea campal Metro CDMX
Síguenos en