Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Exigen salida de directora, la acusan de desvío de fondos

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Madres de familia de la Escuela Primaria Ricardo Flores Magón, ubicada en La Palma, sindicatura de El Salado, exigen a la Secretaría de Educación Pública y Cultura (Sepyc) que cambie a la directora Olga Lidia Santos Burgueño. Las madres aseguran que hizo mal uso de los recursos que estaban destinados al pago de la cocinera de la escuela. Las inconformes se dicen dolidas por el actuar de la directora, quien ha estado 25 años en la escuela.

Limpia de nombre. Por su parte, Ramona Félix López exige a la directora que diga en la comunidad que a ella no le dio ni un peso como pago por el cargo de cocinera. Esta mujer comentó que todo empezó el mes de septiembre de 2013, cuando las madres de familia la eligieron como cocinera; aunque ella recibiría este pago, no se quedaría con el dinero, pues lo donaría para que fuera empleado en las mejoras de la escuela, la cual tiene muchas necesidades.

De acuerdo con Ramona, los meses fueron pasando y, por más que le preguntaba a la directora por su sueldo, ella le decía que no había salido. Al saber que a las cocineras de otras comunidades cercanas sí les pagaban, se juntó un grupo de madres y decidieron ir a la Sepyc, donde les dijeron que los cheques ya habían salido a nombre de una vecina de la comunidad: Yesenia Hernández. Al verse descubierta, aseguran, la directora dijo que Yesenia era la cocinera; pero para entonces ya se habían cobrado más de 15 mil pesos. En total, dicen, Yesenia cobró 6 mensualidades por la cantidad de 3 mil 800 pesos cada una, pese a que nunca desempeñó el puesto.

Las inconformes piden que les devuelvan este dinero, además de que se investigue en dónde quedó un recurso de 90 mil pesos que se dieron para el comedor, ya que la directora sólo pintó un salón que estaba edificado, mandó a hacer un pequeño lavamanos, arregló ventanas y puertas, y apenas hace ocho días compró una estufa y un refrigerador.

Guadalupe Urrea, al igual que otras de las madres, indicó que mientras la directora manejaba la tarjeta el dinero no les alcanzaba para dar la comida a los niños el mes completo y que las comidas eran suspendidas una semana antes de que se cumpliera. Así, los menores no cumplían con el programa de escuela de tiempo completo.

Las inconformes exigen la pronta intervención de las autoridades de la Sepyc y aseguran que de no solucionarse este problema harán diversas acciones.

Pese a que la escuela es de tiempo completo, la barda no sirve y se está cayendo, a los baños no les sirven las puertas y las tazas representan una fuente de infección debido al mal estado que en que se encuentran. Además, las canastas de basquetbol no sirven.