Culiacán

Falleció el reconocido empresario gastronómico José Luis Oñate Medina

Falleció este día José Luis Oñate Medina a la edad de 95 años. Con él se va una parte importante de la historia gastronómica y política de Sinaloa.

Por  El Debate

José Luis Oñate Medina(Cortesía)

José Luis Oñate Medina | Cortesía

Culiacán, Sinaloa .- José Luis Oñate Medina llegó al mundo en Tepezalá el 25 de agosto de 1926, un pequeño pueblo minero de Aguascalientes escondido entre las montañas.

Nació en la cuna de Agustín Oñate Manzanarez y Juana Medina Luevano. Sus padres tenían 46 y 28 años de edad respectivamente cuando le dieron la bienvenida a la vida.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Dejó atrás los minerales de cobre para buscar fortuna lejos de esos horizontes. Fue así como llegó a Culiacán en 1949, cuando tenía apenas 23 años.

Leer más: Quirino Ordaz solicitó apoyo de la Conagua ante escasez de agua en Sinaloa

Era un joven guapo, dueño de un rostro amable, patriarcal, de hablar suave, cadencioso y con un bigote frondoso.

En esta ciudad encontraría el amor con María Delia Guadalupe Verduzco López. Su adorada Lupita. Una muchacha bonita, alegre y cariñosa con elegancia en el vestir.

Ambos encontraron en la industria restaurantera el camino para desarrollarse y fundaron juntos el Restaurante El Chaparral en 1972. Un restaurante de mucha tradición que tenía entre sus comensales gobernadores, presidentes, artistas y periodistas.

De hecho, José Luis Oñate Medina fue compadre del prestigiado periodista Antonio Pineda Gutiérrez “Toñico”, quien fuera director de El Sol de Sinaloa y forjador de varias generaciones de reporteros.

Desde su nacimiento El Chaparral fue como un imán para la clase política sinaloense. Los gobernadores Alfredo Valdés Montoya, Alfonso G. Calderón, Antonio Toledo Corro y Francisco Labastida fueron clientes asiduos.

Eran sus clientes personajes sobresalientes que en sus mesas escribieron las mejores historias.

Era un restaurante especializado en cortes finos de carne y mariscos de la más alta calidad que funcionó por décadas en la esquina de Juan José Ríos y avenida Álvaro Obregón.

Cerró por algunos años para reaparecer nuevamente por la 27 de septiembre y Leyva Solano.

Luego volvió a abrir sus puertas por el boulevard Lola Beltrán donde algunos comensales tenían el privilegio de conversar con José Luis Oñate Medina, ya que era un gran anfitrión.

La tradición de El Chaparral se mantiene ahora por el boulevard Paseo Niños Héroes, esquina con Guadalupe Victoria, local 1, en la plaza Malecón.

“Don Licho” –así le decían cariñosamente a José Luis Oñate Medina- inició esta tradición gastronómica que ahora seguirá con su esposa María Delia Guadalupe Verduzco de Oñate y sus hijos María Edelmira, José Luis, Agustín Eduardo, Plubio Ernesto, María Guadalupe y Francisco Javier.

Su despedida fue familiar y sus restos cremados. Descanse en paz.

 
Captan a un hombre volando sobre un dron gigante

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo