Culiacán

Falta mayor precisión en atlas nacional de riesgos: Paco Vega

Especialista en temas hidráulicos lamenta la falta de voluntad de Gobiernos municipales para resolver el serio problema pluvial en la ciudad, pues afirma que siguen desairando opiniones y proyectos de expertos

Por  Francisco Castro

Con cada lluvia intensa en la ciudad, así luce la Riva Palacio en su cruce con el bulevar  Francisco I. Madero, un peligro para peatones y automovilistas.(Foto: El Debate)

Con cada lluvia intensa en la ciudad, así luce la Riva Palacio en su cruce con el bulevar Francisco I. Madero, un peligro para peatones y automovilistas. | Foto: El Debate

Sinaloa.- Aunque es muy positiva la información disponible en el Atlas Nacional de Riesgos que ofrece de forma gratuita y para todos el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), se requiere mayor profundidad y alcance en los estudios que ofrece para mejorar la planeación en las ciudades, así lo aseguró el director estatal de Protección Civil, Francisco Vega Meza.

En torno a los dicho por el director nacional de Protección Civil, Óscar Zepeda Ramos, quien afirmó que los municipios que no tienen sus propios estudios pueden utilizar el mapa de susceptibilidad para el desplazamiento de laderas y el Atlas Nacional de Riesgos por inundación, con escalas, mapeos y resolución que solo el Cenapred tiene, Vega Meza reconoció las bondades de estas herramientas, pero subrayó que, por ejemplo, los datos sobre flujos de agua en el estudio nacional no son suficientes para establecer medidas de fondo.

Explicó que, en cuanto a la susceptibilidad de laderas, el estado sí cuenta con esa parte, información importante para la zona serrana, que es donde se tiene mayor presencia de esos peligros, sobre todo en municipios como Badiraguato, Concordia, San Ignacio y Rosario: «Los flujos de agua que se plantean ahí en ese Atlas Nacional nosotros también los tenemos. Aquí lo que se requiere es que sean más profundos los estudios que requiere un Atlas».

Francisco Vega admitió que sí es una herramienta que ayuda a ubicar los riesgos, pero no en todos los municipios, pues la información disponible es principalmente de Mazatlán, Culiacán, Ahome y Escuinapa, pero del resto no.

Recordó que el Atlas Nacional también plantea otro tipo de riesgos, como los de tipo químico-tecnológicos, que permiten ubicar al sector hidrocarburos, gasolineras, gaseras, gasoductos, ductos de Pemex, para saber en dónde están, por dónde pasan y qué poblaciones están expuestas; incluso ubica a Sinaloa dentro de los 18 estados con mayor actividad sísmica, agregó.

Rezago en atlas de riesgos

El director estatal de Protección Civil aseguró que en Sinaloa solo entre doce y trece municipios cuentan con su atlas de riesgos, pero algunos no están actualizados. Insistió en que este tipo de estudios deben estar construyéndose de manera constante, pues sostiene que cada fenómeno natural puede ir alterando los riesgos. Y se refirió como ejemplo a los socavones que se han detectado en varios puntos de la capital sinaloense luego de las últimas lluvias, los cuales plantean una serie de nuevos riesgos de tipo geológico que obligan a revisar el suelo y estructuras.

Vega Meza confirmó que, en el caso particular de Culiacán, ellos tienen registros de que se han hecho al menos tres atlas de riesgos, tal como lo afirmó el urbanista Ignacio Kunz en entrevista publicada ayer [http://cort.as/-RLIE], herramientas que debería tener el Ayuntamiento, las áreas de desarrollo urbano, áreas de planeación, el propio Implan y Protección Civil del municipio.

No obstante, mencionó que, para solventar el tema de los atlas, los municipios deben hacer las adecuaciones pertinentes de sus riesgos para efectos de planeación urbana y mejorar los planes de contingencia en razón de observar zonas de riesgo y poblaciones expuestas.

También sugirió a los ayuntamientos no permitir construcciones sin estudios de vulnerabilidad de riesgos en casos de como fraccionamientos o instalaciones estratégicas que podrían generar en su momento un riesgo.

Falta de voluntad

El ingeniero Mario Tostado, especialista en tema hidráulicos, lamentó que el principal obstáculo para resolver los serios problemas pluviales en la ciudad siga siendo la falta de voluntad más que de recursos por parte de autoridades municipales, pues afirma que Administraciones van y vienen, y ellos como especialistas han hecho propuestas y generado proyectos, pero no han sido tomados en cuenta.

Como ejemplo, el ingeniero Tostado recordó que él hizo los proyectos pluviales de las calles Aquiles Serdán y Francisco Sepúlveda, pero refirió que en esta última calle quedó a la mitad la obra, y aunque para culminarla se requieren alrededor de ocho millones de pesos, nadie ha retomado el proyecto, a pesar de que está disponible con ello se resolvería un problema de inundaciones en el centro, pues las corrientes de la Sepúlveda se cruzan hacia la Aquiles Serdán, saturan el colector y por ello se inunda la subida del puente, explicó: «Ese problema es añejo, hay casos documentados de accidentes, ahogados, arrastre de carros, pero no lo quieren resolver, y ya existe el proyecto».

El especialista en hidráulica se refirió al dren Bacurimí, fuente de inundación para el sector Valle Alto, y aseguró que el riesgo sigue igual que hace un año, pues a pesar de que hay un proyecto integral para incrementar el gasto de esta obra, sobre todo desde la zona del fraccionamiento Álamos hasta el río Culiacán, no se ha concretado.

Se refirió a unos pozos de absorción que hizo Fincamex en Valle Alto, pero afirma que «fueron solo para dorar la píldora, a mí me pidieron que hiciera esos proyectos, pero me negué, les dije que no iban a funcionar. En la zona del Queso hicieron uno, y por el bulevar de la entrada principal hicieron otros dos».