Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Familia lo pierde todo en incendio

CULIACÁN

Uno de los vecinos no da crédito a lo sucedido.

Culiacán, Sin.- Desde hace doce años, Blanca Érika Urías Lara y su esposo, quienes lograron ver cómo el fraccionamiento Villa Bonita crecía e iniciaban a habitarse las primeras viviendas; de la misma manera ellos iniciaban a formar su patrimonio, sus sueños y sus esperanzas que, en tan sólo unos minutos, vieron volar por la ventana y perderse en enormes columnas de humo producto de las llamas que consumieron su hogar la mañana del jueves.

Caos. La señora Teresita de Jesús Cervantes Velázquez, cuñada de Blanca y testigo del incendio que la mañana de ayer, consumió su hogar en tan sólo cuestión de segundos, narra cómo es que la impotencia, la frustración y hasta el coraje la invade después de ver tantos años que simplemente se van y se pierden en la nada, cómo es que durante la tragedia y el ver en peligro a los suyos (su familia) simplemente queda a merced de la suerte y del tiempo que en esos momentos parece detenerse.

"Me dio tanta impotencia, tanto coraje, ¿por qué una contestación así? viendo a mis sobrinas en shock, pues no vino nadie a valorarlas, llamamos a Protección Civil y nos dijeron que a menos de que haya alguien muerto podían venir a atendernos, es una falta de sensibilidad de esta gente de contestar algo así, lo poco que se recuperó fue gracias a los vecinos", dijo con cierto sentimiento y coraje por lo vivido.

Salvan la vida. Al entrar al hogar, el olor a humo y cenizas húmedas es fácilmente perceptible, las paredes marcadas por el humo y donde antes era un espacio familiar ahora sólo se observan cenizas, escombros y un enorme vacío que, dice Blanca, tratarán de iniciar de cero.

"Aquí mi niña se salvó de milagro, una pequeña de 12 años brincó del segundo piso por la escalera, con riesgo de fracturarse y se me salvó, el fuego los vecinos me ayudaron y fueron quienes lograron detenerlo para cuando los bomberos llegaron".

Blanca menciona que de lo malo lo bueno, al tener a salvo a su familia, su esposo, quien se encuentra fuera y se desempeña como operador de un transporte de la UAS, dice es la única entrada de dinero y quien provee el único sustento para su familia, sus niñas, una de 12 y otra de 8 años, quienes estudian primero de secundaria y la otra tercero de primaria, respectivamente, fueron enviadas con un familiar, pues dice se encuentran muy afectadas por lo sucedido.

Blanca dice que la ayuda nunca esta demás y menos en esta situación, ya que hasta el momento ninguna autoridad ni organismo se ha acercado a ofrecerles ayuda. Con la mirada cristalizada por la emoción de verlo todo perdido, dice que agradecería cualquier tipo de ayuda que alguien quisiera ofrecerles, pues hasta el momento están a la espera de que su esposo llegue a casa.

Quien desee ayudar puede hacerlo comunicándose a los teléfonos: 6677-74-00-01 y 717-22-22.