Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Ford Mustang. De nuevo listo para su primer plano.

PRESENTACIÓN

Aaron Paul al volante en "Need for Speed".

El Mustang supercargado en una de las escenas de la cinta.

El pasado mes de Marzo se estrenó en las pantallas de cine de Estados Unidos y casi todo el mundo la primera película basada en la popular serie de videojuegos "Need For Speed".

La película, como la serie de videojuegos en la que se inspira, es una aventura llena de persecuciones a alta velocidad entre los mejores autos del mundo. Un mundo en el que superar 300kms/h es cosa de todos los días.

El protagonista es Aaron Paul, actor conocido por su papel como Jesse Pinkman en la popular serie Breaking Bad… pero el verdadero héroe de la cinta es un Ford Mustang hecho especialmente para llevar al cine la emoción e intensidad que los fans esperan de "Need for Speed".

Basado en el Mustang Shelby GT500 2014, Ford Racing aprovechó la oportunidad de celebrar el 50 aniversario de Mustang con un auto excepcional. Impulsado por un V8 supercargado totalmente de aluminio, carrocería personalizada, suspensión baja y un juego de ruedas únicas de aleación de 22 pulgadas, el auto representa un hito para la familia Mustang.

El auto luce como una estrella de cine, pero para ser el héroe en "Need for Speed" la apariencia no lo es todo, así que Ford Racing llevó su ingeniería al límite para dotar al Mustang de nada menos que 900 caballos de fuerza.

Esa potencia es sorprendente, y nuestro héroe va a necesitar cada caballo de fuerza conforme compite por la atención del público contra rivales como el McLaren P1, Lamborghini Sesto Elemento, Saleen S-7, Koenigsegg Agera, o hasta el Bugatti Veyron.

Para mejorar su presencia en el cine, Ford invitó al equipo de Magnaflow a que les ayudaran con el sistema de escape, afinando la máquina para darle un rugido imponente, el sonido de un Muscle Car moderno más potente y agresivo que nunca.

No es la primera vez que la familia Mustang desempeña un papel crucial en la gran pantalla. Su aparición más icónica sin duda es la del Mustang 1967 Fastback de Steve McQueen en "Bullit", que por los serpenteantes caminos de San Francisco marcó la pauta para las persecuciones en el cine en una escena que hasta el día de hoy es referencia. Sean Connery como James Bond hizo alarde de sus habilidades al volante en un Mustang Mach 1 1971 en "Los Diamantes son para Siempre". Las audiencias más jóvenes sin duda pueden recordar el Mustang Shelby GT500 1967 de la película "60 Segundos" en la que se le puso el nombre "Eleanor".

Ya sea en videojuegos, la gran pantalla, o en el asfalto de la vida real; Mustang siempre se define por una promesa simple. Velocidad y emoción.

Si quieres más información de este súper auto, por favor da click aquí!!

https://www.facebook.com/FORDCULIACAN?fref=ts