Culiacán

Habría riesgo de intoxicación masiva por medicina ilegal

Especialistas advierten a la población que los medicamentos ofertados ilegalmente podrían ser vendidos en cajas nuevas para despistar de su caducidad o en envases que no corresponden

Por  Gerardo Jimenez

La venta ilegal de medicinas fue detectada por EL DEBATE en el hospital general y en tianguis de Culiacán y Mazatlán.(Foto: El Debate)

La venta ilegal de medicinas fue detectada por EL DEBATE en el hospital general y en tianguis de Culiacán y Mazatlán. | Foto: El Debate

Ni las autoridades ni la población han comprendido el riesgo que representa comprar medicamento en lugares no establecidos, indicaron especialistas a periódico EL DEBATE. 
Víctor Díaz Simental, quien fue secretario de Salud en el sexenio de Juan S. Millán, puntualizó que «no es conveniente comprar nada en el mercado negro, las intoxicaciones son más propensas; en otras partes de la República ha habido intoxicaciones por alcohol adulterado, cuanto más podría haber al consumir medicinas no reguladas, incluso pueden llevar hasta la muerte. Si una persona está enferma, con el medicamento se puede vulnerar más su organismo. Uno no debe arriesgar comprando en el mercado negro», indicó Díaz Simental.

Puntualizó que la población se pone doblemente en riesgo porque (los comerciantes) pueden utilizar el envase con otro tipo de producto, dándoles algo que no es, para que le den gato por liebre.

Además, muchos de los medicamentos casi siempre requieren tener un almacenamiento con ciertas condiciones, algunos hasta es necesario que estén refrigerados —indicó—, entonces, al comprar en lugares no establecidos, hay riesgo de que no hagan efecto; al contrario, afecten la salud.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

Abundó que más que el sector de la salud, son la Fiscalía y las policías los encargados de perseguir este tipo de prácticas: «El secretario de Salud estatal y sus servidores públicos están para otros menesteres. Para combatirla es necesario que se denuncie a las autoridades correspondientes, a la Fiscalía o a las policías».

Doble daño

Quien fuera también coordinador de asesores de la Secretaría de Salud en Sinaloa señaló que la escasez de medicamentos es uno de los factores que motivan la compraventa en lugares no establecidos: «Lo que sucede es que ha habido escasez de insumos, desde por incumplimiento de laboratorio, hasta por modificación en el esquema de las compras, según se ha leído en la prensa nacional», destacó el exsecretario de Salud. 

Diego Castro, presidente de Canaco en Culiacán, señaló que, a raíz de la venta de fármacos en tianguis y hospitales de Culiacán que ha documentado periódico EL DEBATE, han sostenido reuniones con el titular de Salud, Efrén Encinas, quien se han comprometido a darle seguimiento.

El presidente de Canaco puntualizó que hasta el momento los socios farmacéuticos que tiene la Cámara no han reportado el robo de medicamentos en sus bodegas o sucursales.

Diego Castro puntualizó que al riesgo en la salud habrá que añadirle el daño económico que los vendedores ambulantes le ocasionan a los empresarios farmacéuticos: «Afecta fuertemente a nuestros socios que comercian de forma lícita, en apego a la normatividad, los fármacos», aseguró.

El director de Servicios de Salud de Mazatlán, Alfonso Sandoval, llamó a la población a no comprar medicinas en tianguis o vía pública, pues dijo que nadie va a responder si sufren alguna complicación. Añadió que no hay garantía de que no estén caducos, ya que pueden cambiarlos de caja. Además, existen fármacos sensibles a los rayos solares y podrían ocasionar problemas a la salud de quienes los consumen. 

Hizo un llamado a la autoridad de Coepriss para que intensifique las acciones de verificación y retire de las calles estos fármacos que expenden en la vía pública sin ningún control.

Añadió que el municipio está atento a este tema y pidió a la población que denuncie a quienes vendan medicinas en tianguis.

El director médico de Cruz Roja Mazatlán, Jorge Pagola, señaló que la compra de medicinas en la vía pública, sea en tianguis, crucero o cualquier calles, sin las medidas sanitarias y sin tener la certeza de que los fármacos de las cajas no están caducos, es un alto riesgo a la salud.

Además, ingerir medicinas que no estén certificadas puede generar daños a la salud que pueden ser desde un dolor estomacal, hasta irritación, incluso una intoxicación que ponga en peligro su vida.

De ahí la importante de recomendar a la población que no compre medicinas sin ningún control sanitario. Pero también es importante que la autoridad sanitaria frene esta vena ilegal en la vía pública. 

Fernando Zepeda, columnista de EL DEBATE, lamentó que cada vez es más fácil encontrar medicamento en los tianguis y afuera de las clínicas sin tener certificaciones, «como si se tratara de venta de chicles o cigarros; es más, ahorita es más penado vender cigarros afuera de los hospitales que medicamentos, y este problema se ha generado por la falta de acciones concretas por parte de las autoridades», opinó.