Culiacán

Hija de Javier Valdez no dejará de exigir justicia

Tania Valdez Triana lamenta que el asesinato de su padre siga en la impunidad y que la violencia hacia las y los periodistas no se detenga

Por  América Armenta

Tania Valdez Triana, en la exposición gráfica inaugurada en el marco de la segunda jornada de actividades Malayerba, organizada en honor a su padre: Javier Valdez.(Foto: El Debate)

Tania Valdez Triana, en la exposición gráfica inaugurada en el marco de la segunda jornada de actividades Malayerba, organizada en honor a su padre: Javier Valdez. | Foto: El Debate

Sinaloa.- Tania Valdez Triana, hija de Javier Valdez Cárdenas, escritor y periodista asesinado el 15 de mayo del 2017 en la ciudad de Culiacán después de dejar el semanario Ríodoce, en el que laboraba, ha vivido dos años sin su padre, años que —señala— no han sido normales: «Hay días buenos y hay días malos. A veces ganan los días tristes y melancólicos», comentó.

A dos años de la ausencia del autor de Malayerba, Tania Valdez lo que más extraña de su papá es su cariño y sus abrazos: «Extraño sentir su calor, como una persona alta, robusta y muy cariñosa; extraño más que nada sus abrazos», resaltó. 

La joven se ha unido a la segunda jornada de actividades Malayerba, en la capital sinaloense, en memoria de su papá y de la labor que realizaba.

Exigencia de justicia

Tania Valdez no ha dejado de exigir justicia para su padre asesinado, y pide a las autoridades que esclarezcan el crimen, que sigue impune después de dos años, mientras sigue adelante con el apoyo de su familia.

El respaldo de la sociedad ha sido fundamental para Valdez Triana: «El cobijo de la sociedad lo sigo sintiendo muy fuerte. En Culiacán, en la Ciudad de México, hay mucha gente que está preocupada, que nos apoya y no nos sueltan», destacó.

«Cada vez se suma más gente, no solo al caso de mi papá, sino a más casos. La gente se está sensibilizando más y se está enojando más», añadió, lo cual considera fundamental para que la sociedad no permita que se sigan cometiendo estos crímenes contra comunicadores y hacer presión hacia las autoridades para encontrar a los responsables materiales e intelectuales de las agresiones cometidas.

Violencia no se detiene

La joven lamenta que, a un año de que dos de los presuntos autores materiales del crimen de Javier Valdez fueron localizados y quedaron a disposición de las autoridades, el proceso esté detenido: «Hay mucho camino por recorrer todavía. Nos faltan los autores intelectuales, pero no vamos a dejar de insistir», manifestando que, si bien es un avance que haya detenidos, no sirve de mucho si no se sigue un proceso que pueda comprobar si son culpables o inocentes o saber quién dio la orden de asesinar a quien fuera corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa: «Mi papá lo decía, cada vez que matan a un periodista, la sociedad pierde una parte realmente importante. Sin ustedes, ¿cómo nos vamos a enterar de las cosas?», afirmó Tania Valdez, que resaltó la labor que hacen las y los trabajadores de los medios de comunicación de llevar información a la sociedad: «Están arriesgando su vida por mantenernos informados, y las familias perdemos un papá, un esposo, un hijo… Los demás piensan que no pierden nada, pero no se dan cuenta que pierden demasiado», enfatizó.

Después del asesinato de Rubén Espinoza, Miroslava Breach y Javier Valdez, Valdez Triana recuerda que la violencia a las y los periodistas no ha cesado, no solamente con asesinatos, como la forma más grave de agresión, sino con amenazas, intimidaciones y otros intentos por frenar la labor de informar: «Es increíble e imperdonable que todavía las autoridades no sean capaces de poder dar seguridad a periodistas, porque es su trabajo, lo que tienen que hacer, es muy triste y frustrante», aseveró la joven.