Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Jubilación de maestros, entre la mística y los intereses creados

EDUCACIÓN

Culiacán, Sin.- Al cierre del presente ciclo escolar, serán más de 600 los maestros que se habrán jubilado, y la mayoría de ellos con no más de 30 años de servicio.

Emilio Ibarra, director de Prestaciones Sociales del Issstesin, dio a conocer que actualmente la nómina de jubilados alcanza los poco más de 86 millones de pesos al mes, y se destina al pago de poco más de 6 mil 600 pensionados del sistema educativo estatal.

Las jubilaciones. El secretario de Educación Pública y Cultura, Francisco Frías Castro, dijo que al concluir el presente ciclo escolar, alrededor de 600 maestros habrán dejado las aulas.

"Claro que sí sé, aproximadamente entre 500 y 600 ya no están en las aulas ahorita".

Y para suplirlos, dijo, "nosotros aplicamos el orden de prelación que se aprobó en el último concurso y tenemos, por ejemplo en primaria, más de 260 nuevos maestros y más de 200 en preescolar; ahí nomás tenemos 460, y el resto en los otros niveles".

Precisó el secretario que con las plazas vacantes de los docentes jubilados y que se están jubilando, se procedió a llamar a quienes obtuvieron los más altos niveles y calificaciones en los procesos de selección para ocuparlas.

Pero los números no cuadran porque Salomé Rodríguez, secretario general de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, dio a conocer que, desde el mes de octubre, suman entre mil y mil 200 los docentes que iniciaron su proceso de prejubilación, "y a partir de enero esto se convierte en jubilación".

El líder magisterial precisó que se espera que, al cerrar el mes de junio, es decir el actual ciclo escolar, "tengamos el triple (de jubilados) de los que hemos tenido de manera tradicional, y ¿cuál es el número que hemos tenido de manera tradicional? Pues de 800 a 900 maestros".

Consideró que la principal causa es el tema de la reforma educativa, "lo que ha motivado que los compañeros se retiren" porque, precisó, "los maestros piensan que el examen que tradicionalmente presentan en el mes de mayo o junio es el que va a determinar si se quedan", lo cual es falso.

Silvino Zavala, dirigente del SNTE 53, coincidió con su homólogo, al señalar que la reforma educativa está generando desconfianza.

El dirigente sindical señaló que este año han iniciado alrededor de 800 el proceso de jubilación, lo que representa entre un 70 y 80 por ciento de lo que se tenía proyectado. Producto de ello se tuvo un déficit de más de 200 millones de pesos que fueron saldados por el Gobierno del Estado.

"Se tenían proyectadas, por parte de la junta directiva de Issstesin, 500 jubilaciones nada más, pero hay alrededor de 800 jubilaciones, que fue lo que ocasionó el déficit".

El líder de la sección 53 consideró que el temor de qué pudiera pasar con la reforma educativa, pudo haber alentado a los docentes a iniciar los trámites para su retiro, luego de cumplir con su periodo laboral de 28 a 30 años de servicio en las aulas.

El volumen de docentes jubilados. Emilio Ibarra, director de Prestaciones Sociales del Issstesin, dijo que al 15 de mayo se tienen 511 profesores que ya cumplieron con sus trámites de jubilación.

Además, actualmente tiene 74 expedientes listos y se encuentra esperando que Sepyc y Cobaes le envíen los expedientes de entre 150 a 200 más, con lo cual la suma pudiera superar los 800 docentes jubilados en 2014.

Actualmente, en total, dijo el también profesor jubilado, el Issstesin tiene una nómina de 6 mil 679 pensionados que le cuestan al estado 43 millones 6 mil 719 pesos cada quincena.

El profesor Ibarra, con 10 años jubilado, cuestionó que actualmente los docentes se estén jubilando al momento de cumplir con el tiempo que la ley de educación les marca para iniciar el trámite, que es 28 años de servicio en el caso de las mujeres, y 30 para los varones.

Dijo que esto se debe porque el docente ha perdido la mística de servicio, a las nuevas generaciones no les interesa servir a la comunidad como lo hacían los viejos maestros, y prueba de ello es que buscan ser asignados a las escuelas urbanas o de comunidades cercanas a las ciudades, no como antaño, cuando el profesor se quedaba en la comunidad, se involucraba en sus problemas y era parte de la solución.

Esto, dijo, definitivamente ha impactado en la calidad de la educación que actualmente se imparte, porque antaño el docente lo era por el amor que le tenía a sus alumnos, y ahora trabaja porque recibe una paga por ello.