Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La autoridad admite que policías despedidos se irán con el crimen

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Frente al despido masivo de policías no aptos que se prevé inminentemente para octubre en Sinaloa, por primera vez el secretario de Seguridad Pública Estatal reconoció que habrá elementos que se irán al crimen organizado.

"Es probable, existe esa posibilidad, de que algunos se puedan cambiar de bando", advirtió Genaro García Castro.

Insistió en que el despido de 3 mil 698 policías de las corporaciones estatales y municipales que se hará, no traerá una crisis de seguridad a la entidad.

"Sí vamos a tener problema de número de elementos, pero nosotros esperamos seguir produciendo más elementos para sacar adelante la tarea", dijo.

La estimación económica global para este despido es de casi 300 millones de pesos, que se tendrán que pagar a los cesados por concepto de liquidaciones.

El funcionario confirmó que para revertir estos números, ayudará la formación de nuevos elementos policiales que se realiza en las academias.

"Nosotros no creemos que vaya haber una crisis de seguridad, claro que vamos a tener una necesidad inmensa de elementos, pero eso no nos va a permitir descuidarnos", advirtió el titular del área preventiva en Sinaloa.

¿Cuál estrategia? Señaló que mediante las pláticas en el seno del gabinete de Seguridad Pública, se ha establecido una estrategia para cubrir a los despedidos, la cual negó precisarla.

"De que lo vamos a resolver, lo vamos a resolver. Te doy el ejemplo: Nuevo León dio de baja a todos sus elementos, y no cayó en una crisis", sostuvo García Castro.

Las liquidaciones. Reveló que, por la última disposición del gobierno federal, el pago de las liquidaciones tendrá que correr por parte del estado y los municipios de Sinaloa. "(Nosotros) ya estamos trabajando en lo que le va a costar al estado los policías, lo que no sabemos es cómo le vamos a hacer los municipios".

Previó que serán los municipios pequeños y de la sierra los que tendrán problemas financieros para liquidar a sus policías conforme lo marca la ley, concretamente Cosalá, Sinaloa, El Fuerte, San Ignacio, Escuinapa y Concordia.