Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La procuraduría ignora pistas de Sandra Luz Hernández

CULIACÁN

La fotografía de Édgar que era utilizada por Sandra Luz para exigir la localización de su hijo.

En una parte de este predio particular estaba el cuerpo de su hijo, denunció en repetidas ocasiones Sandra Luz Hernández.

Culiacán, Sin.- La última sospecha que tenía Sandra Luz Hernández era que el cuerpo de su amado hijo, Édgar Guadalupe García Hernández, privado de la libertad el 12 de febrero de 2012, podría estar en un predio ubicado entre el rancho San Rafael y la brecha que conduce a la comunidad de Las Milpas, sindicatura de El Salado.

En su dolor, ella se aferraba a esta corazonada y por eso pidió, sin éxito una y otra vez en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), que fueran a realizar excavaciones en el sitio indicado.

Información proporcionada por personas cercanas a esta mujer, asesinada el pasado lunes 12 de mayo en la colonia Benito Juárez, reveló que el informante secreto que tenía Sandra Luz, y de quien jamás reveló su identidad, le confirmó que tras el 'levantón' de Édgar Guadalupe, en este sitio se escucharon gritos y detonaciones de arma de fuego, por lo cual pensaban que ahí habían asesinado y sepultado a varias personas. También le dijeron que el 12 de febrero de 2012 fueron 'levantadas' 12 personas, entre ellas Édgar.

Además le informaron que presuntamente en el sitio, por una extraña razón, habían dejado abandonada la máquina con la que hicieron la fosa clandestina.

Las fuentes informaron que en la PGJE a Sandra Luz le daban pretexto tras pretexto, sin fundamento, para no iniciar con las excavaciones, y por eso dijeron creer que estaban dando tiempo para que sacaran los cuerpos, pero ignoraban los motivos.

"Primero decían que tenían que sacar permiso del propietario, luego que iban a esperar el aparato detector de moléculas, pero pasaron los meses y no se hizo nada", indicó a EL DEBATE la fuente, de quien, por razones de seguridad, se omite su nombre.

Pura soledad. Durante un recorrido por el sitio donde Sandra Luz creía que estaba el cuerpo de su hijo, se pudo constatar que ahí está una máquina y el predio parece estar abandonado. Sin embargo, el acceso está arreglado con el mismo material con el que se reconstruye un tramo de la carretera México 15.

Pese a que el lugar está alejado y no hay casas cerca, Sandra Luz acudió sola al sitio para verificar la información, misma que no pudo constatar porque la procuraduría "le dio largas" para iniciar la investigación, por lo cual ella murió esperando a que fueran a buscar donde presentía se encontraban los restos mortales de su hijo.

Amistades de la activista social dijeron que ella buscó a su hijo de manera incesante, hasta el último momento de su vida, y revelaron que mediante un sueño Édgar le dijo que lo buscara en el predio en mención.

>Denuncia. Personas que conocieron a Sandra Luz aseguran que la asesinaron porque ella había llegado muy lejos en las investigaciones que realizó con sus propios recursos y riesgos. Señalan que estaba muy cerca de descubrir quiénes 'levantaron' a Édgar y tenía como meta dar con su paradero.

Recordaron que esta mujer no se dio por vencida y que, un mes después de la desaparición de su hijo, se dio a la tarea de iniciar con sus propias averiguaciones, luego de que el procurador mostrara resistencia por llevar su caso.

De acuerdo a los testigos, el propio procurador, Marco Antonio Higuera Gómez, acusó a Édgar de delincuente delante de Sandra debido a que vendía dólares, por lo cual no podía llevar el caso al igual que el de otras madres con hijos desaparecidos.

"Hubo unos pequeños enfrentamientos, donde el procurador le decía que el caso de ella no era igual que el de nosotras, el procurador le dijo ¿si sabía que tenía un hijo delincuente, un hijo que se dedicaba a vender y comprar dólares?", comentó.

De acuerdo al testigo, esto provocó una fuerte reacción de Sandra Luz, quien entonces encaró a Higuera Gómez y le contestó que si sabía que su hijo era delincuente, ¿por qué lo tenía trabajando con él? El día de su muerte, Sandra Luz acudió con el subprocurador general de Justicia, Martín Robles, pero le dijo lo mismo de siempre, que estaban trabajando en el caso y que se buscaría ir al predio donde señalaba que estaba la fosa clandestina.

El día de mañana, las madres con hijos desaparecidos tienen cita en la PGJE, misma que ya tenía agendada Sandra Luz y a la cual ya no podrá asistir. Amigas de la activista desean que las autoridades les den un avance de los casos de Édgar y Sandra, y no sólo que les digan que lamentan el asesinato.

También piden la intervención de autoridades federales en este caso, ya que desconfían de las investigaciones de la fiscalía estatal.