Culiacán

Liberan a cocodrilos, tlacuaches y un coatí rescatados en Culiacán

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente rescató a los ocho animales y los liberó en la Laguna de Chiricahuieto 

Por  Carmen Villegas

Liberan a cocodrilos, tlacuaches y un coatí rescatados en Culiacán. | Cortesía

Liberan a cocodrilos, tlacuaches y un coatí rescatados en Culiacán. | Cortesía

Sinaloa.-La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente liberó  ocho ejemplares de vida silvestre en la Laguna de Chiricahuieto en Culiacán, después de que fueron rescatados en malas condiciones de salud y que en algunos casos eran usados como mascotas.

Los animales que fueron liberados por personal de la dependencia en coordinación con especialistas del Zoológico de Culiacán son: cinco cocodrilos de río (Crocodylus acutus), tres crías y dos sub juveniles, un macho joven de coatí (Nasua narica), así como un macho y una hembra adultos de tlacuaches o zarigüeyas (Didelphis virginiana).

Los ejemplares habían sido rescatados en la zona urbana del Municipio de Culiacán por el Grupo de Rescate Animal y entregados en depositaría temporal a la clínica del Zoológico con el propósito de rehabilitarlos.

Al momento de su rescate presentaban algún tipo de impedimento físico o de salud para ser liberados inmediatamente.

Personal de Profepa libera a los ocho animales rescatados en la zona urbana de Culiacán. | Cortesía

Después de brindarles atención veterinaria y realizar valoraciones de los ejemplares, los especialistas recomendaron su liberación pues se encontraban en condiciones óptimas para ser reintroducidos a su hábitat.

Cabe señalar que el cocodrilo de río está listado en la norma oficial mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de  Sujeta a Protección Especial (Pr) y en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES por sus siglas en inglés).

La especie de coatí que se distribuye en la zona y la de tlacuache o zarigüeya están reguladas por la Ley General de Vida Silvestre.

La Profepa exhorta a la ciudadanía a evitar la captura y usar como mascotas estos ejemplares debido a los riesgos  y a las responsabilidades administrativas y penales a las que se pueden hacer acreedores.