Culiacán

Llaman a prevenir salida masiva el próximo 10 de mayo en Sinaloa

La emoción dominó a la gente, que se desbocó este Día del Niño a las calles de Culiacán por encima de la razón, asegura la psicóloga Beatriz Arita

Por  Francisco Castro

Varios establecimientos comerciales lucieron abarrotados este jueves en Culiacán.(Foto: El Debate)

Varios establecimientos comerciales lucieron abarrotados este jueves en Culiacán. | Foto: El Debate

Sinaloa.- El comportamiento de la gente que salió a las calles de Culiacán este jueves en busca de lo necesario para celebrar el Día del Niño, exponiéndose a contraer coronavirus y contagiar a su familia, obedece a sentimientos de emoción provocados por el encierro, que terminan dominando la razón, pero también a la falta de entendimiento de políticas sociales mal construidas que resultan intangibles y a la fuerte cultura de consumo, de acuerdo con una explicación psicosocial.

En lo anterior coincidieron Beatriz Yasuko Arita, psicóloga social especializada en calidad de vida, y el también sociólogo Abel Leyva Castellanos, estudioso de territorios y poblaciones vulnerables, quienes advierten la necesidad de que la autoridad estructure mejor el mensaje y adopte estrategias previendo un comportamiento similar para el 10 de mayo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Lo de este jueves, Arita lo explica dentro de la teoría del equilibrio cognitivo emocional, que hace que cuando la persona enfrenta equis problema busque mentalmente equilibrarlo y decir que quizá no le va a pasar nada con el virus o que ya vamos saliendo de la emergencia: «Como muchas de esas gentes no han tenido el susto o el gran dolor de perder a alguien o de tener a alguien enfermo, no lo ven tan cerca, probablemente. Muchos de ellos probablemente tampoco están muy guardados en casa, y viene este asunto del festejo (del Día del Niño) después de un mes de estar medio encerrados, pues quieren pachanga».

Para Beatriz Arita, la gente debió optar por hacer un pastel o una pizza en casa y evitar un desbocamiento, pero se impuso lo que interpretó como una cultura muy arraigada en Culiacán, en donde la población siente que no le pasará nada, se siente poderosa, lo que es considerado como falta de empatía.

Sin entender el mensaje

Para Abel Leyva Castellanos, el desbocamiento de este jueves encaja en tres elementos sociológicos: 

El primero tiene que ver con que dentro de una política pública siempre hay una cuestión social atrás, «que no hemos sido educados para construir una política social de abajo hacia arriba, y por lo tanto los procesos de comunicación cuestan mucho para que la gente entienda».

El segundo elemento tiene que ver con que lo intangible sigue siendo un elemento vital. Y a pesar de que Culiacán es prácticamente un epicentro de contagio, la gente no logra capturar que la capital es protagonista en la forma de resolverlo, y en ese sentido la participación de la gente está en un imaginario de una vieja visión de la enfermedad. «No hemos sido educados para atender una política social de emergencia ante un fenómeno que se antoja intangible, que no se puede ver, solamente se ven las víctimas, se ven los que tienen la transmisión, pero no se nota prácticamente para mucha gente», añadió.

El profesor e investigador de UAS recuerda que, en los videos sobre la afluencia de gente en Culiacán, predominan personas de clase media: «Hay que focalizar quiénes son los que salieron. Los que salieron son los clasemedieros, los que pueden comprar pizza, pasteles y festejarle al niño, más allá de la despensa básica que se necesita en una casa habitación».

Incluso, afirma que ese comportamiento en Culiacán es lamentable, porque se supone que la clase media es la que tiene mayor nivel de educación, de escolaridad, pero eso contradice o es distinto a Chalco, Nezahualcóyotl, a Ecatepec, en donde el comportamiento de gente que se volcó a los mercados era de gente que tenía menos escolaridad.

«Los mensajes tienen que ir en un sentido transmedia (diseminados a través de múltiples plataformas), pues hay muchas clases y grupos a quienes les llega de forma distinta».

Y, finalmente, como tercer elemento, Abel Leyva se refiere a la fuerza que tiene el mercado, que ha construido una sociedad de consumo que responde de manera casi automática a procesos que implican el hedonismo; es decir, cualquier factor que implique placer, procesos de laxitud y confort, los cuales no se quieren perder.

¿Confinamiento? Californianos abarrotan las playas

El gobernador de California, Gavin Newsom, ordenó este jueves el cierre a la fuerza de las playas en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles, donde la gente se volcó y abarrotó el fin de semana pasado los balnearios, sin importarles los riesgos de contraer coronavirus.

Las fotos con playas abarrotadas que circularon por todo el mundo por ser Estados Unidos el epicentro mundial del COVID-19 correspondía a las playas de los condados de Orange y Ventura, que fueron abiertas, y que contrastaban con las del condado de Los Ángeles o el sur de San Francisco, que estaban vacías [AP/AFP].

Pico máximo

De acuerdo con el epidemiólogo clínico Juan Carlos Navarro, se espera que el pico máximo de contagios por COVID-19 podría registrarse entre el 15 y el 20 de mayo, si la gente respeta el #QuédateEnCasa, y podrían reanudar actividades el 1 junio; de lo contrario, podría extenderse hasta julio o septiembre.

18 de mayo podrían levantar la cuarentena en municipios donde hayan logrado contener los contagios.

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo