Culiacán

Lluvias dejan dos muertos y 300 familias afectadas

Sobre la situación irregular de la zona ecoturística en San Antonio, el alcalde asevera que puede haber sanciones a los propietarios del terreno.

Por  David Ortega

Autoridades rescatando el cuerpo del joven fallecido en el cerro de San Antonio el pasado miercoles. Foto: EL DEBATE.(EL DEBATE)

Autoridades rescatando el cuerpo del joven fallecido en el cerro de San Antonio el pasado miercoles. Foto: EL DEBATE. | EL DEBATE

Culiacán, Sinaloa.- Los 85 milímetros de lluvia que cayeron el pasado miércoles en la ciudad de Culiacán dejaron un saldo de dos jóvenes de 21 años de edad muertos, el primero en la zona ecoturística de San Antonio, zona que podrá ser restringida en los próximos días, a la que acudió con sus amigos a la cascada; el segundo, el jueves, resbaló en las aguas del río Humaya.

Las sindicaturas como Aguaruto, de Culiacán, y Mario Almada, de Navolato, sufrieron pérdidas materiales a causa de las inundaciones y las calles de la ciudad recién reencarpetadas ahora están llenas de baches.

Estragos de la lluvia en las calles. Foto: EL DEBATE.

RESPONSABLES

El presidente municipal, Jesús Valdés Palazuelos, informó sobre fincar responsabilidad al particular que se ha dado a conocer que administra las cascadas de San Antonio, siempre y cuando se pueda comprobar que la entrada de los afectados fue por medio de ellos:

"Siempre y cuando se justifique y se detecte que por ahí fue la entrada. Claro que si hay una denuncia también de ciudadanos, en este caso la familia de la persona que falleció, se hace un procedimiento legal que la Fiscalía tendrá que entrar a revisar y, sobre todo, a investigar", señaló.

El primer edil comentó que se tiene toda la ciudad llena de arroyos, ríos, drenes y canales en donde pueden ocurrir accidentes, como ya ha pasado, por lo que hizo un llamado a los padres de familia y a los jóvenes para que sean prudentes y tengan cuidado para prevenir estos incidentes.

 

Valdés Palazuelos declaró que ellos, como tal, no pueden clausurar ningún lugar que no le pertenezca al Ayuntamiento, que son los que se regulan con horarios y se clausuran temporalmente cuando se pudiera registrar algún tipo de riesgo por la temporada de lluvias:

"Es propiedad privada. Ahorita está la gente de Protección Civil haciendo la indagación y claro que estará la gente de la Policía haciendo el sondeo del porqué y por dónde accesaron [sic] estos muchachos. Si ellos denuncian y hacen la demanda, vamos a entrar junto con ellos", puntualizó.

VIABILIDAD

Yazmín Nava Inda, directora de Turismo de Culiacán, indicó que hasta el momento no ha existido acercamiento entre el dueño del lugar y el Ayuntamiento. Sin embargo, por parte de la Dirección de Turismo y su área de infraestructura política ya hubo una reunión:

"Ellos son los que ya tuvieron un acercamiento con esas personas, pues, obviamente, buscar la manera de que sea un lugar seguro: hacerle unas escalinatas, tener de dónde sujetarse, armar bien el producto, que puedas escalar y hacer rapel con el equipo necesario que te dé la seguridad", comentó.

Esta seguridad se brindaría a través de la empresa privada Non Limits Culiacán Adventures, del ramo del ecoturismo, con la cual se tuvo un acercamiento desde hace tres años para habilitar el lugar como atracción turística, pues ellos podrían brindar el equipo profesional para realizar actividades deportivas con todas las medidas de seguridad, proyecto que no se consolidó y el cual ya se contempla retomar.

 

Ahora bien, respecto al cobro por acceder al lugar, a pesar de no ser debidamente nombrado parque, la directora aseguró desconocer quién otorgó el permiso para hacerlo.

Respecto a las posibilidades de aprovechar el lugar como atracción turística, señaló que es viable el proyecto:

"Creo que es un producto turístico que realmente puede ser vendible y exitoso, que te genera una experiencia única y memorable, pero, obviamente, tomando en cuenta todas las medidas de seguridad que conlleva".

Antes de ello, lo primero que realizarían es un estudio de viabilidad. Recomendó a toda la ciudadanía tomar precauciones extremas si pretende visitar el lugar, hacerlo a consciencia de no ponerse en riesgo.

Javier Llausás, miembro del Consejo Ciudadano de Seguridad, expuso que el terreno donde se encuentran las cascadas de San Antonio no es actualmente un parque natural propiamente, sino una atracción que, por medio de la difusión en redes sociales, se ha hecho famoso, aun cuando es propiedad de particulares, lo que ha provocado que hasta ahora no haya una debida señalización e infraestructura segura para sus visitantes.

Cientos de personas visitan la cascada de San Antonio. Foto: Archivo EL DEBATE.

El también empresario considera problemático, derivado de la complejidad de las leyes en nuestro estado, que en otros países los parques nacionales se hacen para el disfrute y el uso de todos los habitantes:

"En México, por la ley de ejidos y otras leyes tan rígidas que tenemos, es muy difícil. No es culpa de nadie, es culpa de un enredaje [sic] legal que no te permite hacer. Hay la voluntad de muchas personas de hacer algo, pero tienes que esperar meses para recibir información", indicó.

Destacó también que el lugar no pertenece a un solo dueño, sino a varios: "En Estados Unidos, lugares como cerros, montañas, cañadas, cascadas, ésas no pueden tener dueños allá, no están en venta los lugares estratégicos o lugares naturales", señaló.

Indicó que existen recursos para dirigir a la transformación de este lugar en un parque ecoturístico por parte del gobierno federal: "Lo que separa de realizar un proyecto como los que conocemos en otros países, donde hay peligros, pero hay forma de ir ahí, lo quisimos llevar aquí a Siete Gotas y tenemos más de año y medio; eso no puede ser", refirió.

Foto: Archivo EL DEBATE.

Al ser un lugar que hasta ahora no ha sido suspendido por ningún tipo de autoridad en su funcionamiento como atracción turística, Llausás enfatizó que toda persona que quiera visitar el lugar debe hacerlo en compañía de un guía turístico o un lugareño que conozca perfectamente el terreno, así como la flora y la fauna del lugar, pues hasta eso puede ser un peligro para quienes desconocen cómo actuar ante una eventualidad. 

"Es muy peligroso, hay muchos animales como serpientes. Ahorita es cuando hay mucho animal que se reproduce mucho con el calor, entonces no sólo son estas tragedias de las lluvias y de las avenidas de agua, sino también hay animales ponzoñosos", además de las condiciones climáticas en las que el calor también causa estragos en las personas.

El llamado que Llausás consideró pertinente hacer es pedir a los funcionarios de gobierno de la reforma agraria que faciliten el uso de todos estos recursos naturales, puesto que todo el andamiaje y laberintos legales al final paralizan todo proyecto. "Es la verdadera razón de por qué en San Antonio no se ha podido hacer todo eso que tú y que yo quisiéramos", afirmó.

Pese a estos riesgos, para acceder a las cascadas se debe pagar un precio simbólico. En este sentido, el ecologista destacó que es una acción derivada de la falta de cultura al no considerar que el hecho de hacerlo un parque en forma podría ser una derrama económica importante al cobrar una cantidad de dinero adecuada para disfrutar de lo que ofrece el lugar.

  • estragos por las lluvias
  • dos muertos
  • cascadas de san antonio
  • parque

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo