Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Malova evade hablar y deja a patronato tema del Pediátrico

CULIACÁN

Con un poco de paciencia, en la sala de urgencias del nosocomio se puede obtener mucha información.

Culiacán, Sin.- Los principales problemas del Hospital Pediátrico, en buena medida derivados de la falta de suministros médicos y administrativos, podría tener su origen en una mala planeación y administración, lo cual tuvo como consecuencia que el gobernador del estado solicitara una auditoría desde mediados de 2013, además de que se le negaran recursos económicos.

La situación. Poca gente se atreve a confirmar lo que sucede en el Hospital Pediátrico de Sinaloa. A lo más que se puede aspirar es, y con un mucho de paciencia, escuchar las quejas de los padres de familia, quienes consternados salen por la sala de urgencias para surtir una receta en alguna farmacia de los alrededores.

Pero para poder conocer la "punta del iceberg", basta con saber el nombre de un paciente e introducirse al nosocomio para platicar "en corto" con alguna de las enfermeras, con algún médico o una de las afanadoras, incluso hasta con las secretarias, que son quienes conocen lo que realmente sucede.

El origen del problema. En el almacén de medicamentos, el personal se jacta de hacer uso de materiales médicos, de curación y hasta de medicinas controladas, y no existe un proceso de altas y bajas que permita tener un control pormenorizado de existencias e inventarios.

Molesto porque "no pudo sacar" un medicamento que le "encargaron", un enfermero "se queja" con una empleada porque otros compañeros "simplemente se meten y sacan lo que ocupan, y no requieren de la orden de salida; y todo se cubre al fin de mes".

Otro personal, "en confianza" recuerda cómo se iniciaron los problemas del Hospital Pediátrico.

Precisa que desde el inicio de la presente administración, cuando el secretario de Administración y Finanzas pidió conocer el estado contable y administrativo del nosocomio, argumentando que se le rendían cuentas directamente al sistema DIF y que la Secretaría de Salud "conocía" los manejos y la operación del nosocomio, la administración "al parecer omitió" la información de los estados contables.

Pero "la situación hizo crisis" cuando el secretario hizo valer "su peso" en la administración y dejó de fluir el recurso para el gasto corriente a mediados de 2013.

Fue entonces, reconoció la fuente consultada, que el gobernador Mario López Valdez "tomó cartas" y pidió a un empresario "asomarse" al manejo del Hospital Pediátrico de Sinaloa, y "seguramente lo que encontró no le gustó porque ordenó una auditoría".

El empresario al que el gobernador involucró fue JuanManuel Kuroda, quien es propietario de un hospital de prestigio en Mazatlán y, por ende, "conoce los manejos de operación, manejo de proveedores, inventarios y todo lo relacionado con una administración hospitalaria".

Confirma Malova intervención en el Pediátrico pero omite detalles. El gobernador del estado, Mario López Valdez, confirmó que el empresario Juan Manuel Kuroda se hizo cargo del Patronato del Hospital Pediátrico de Sinaloa, aunque no precisó la fecha a partir de cuándo tiene tal responsabilidad.

Al ser cuestionado respecto a la situación en la que se encuentra el nosocomio, conocido popularmente como "El Hospitalito", Mario López Valdez reconoció que es una institución "orgullo de Sinaloa" porque, ante el encarecimiento de la medicina privada, brinda servicio no sólo a la infancia sinaloense, sino también de Baja California y del estado de Sonora, pero de la problemática administrativa y de abasto de insumos del mismo, el mandatario simplemente omitió opinión.

"Eso no será pretexto —el atender a pacientes de diferentes entidades— para que de alguna manera no busquemos mejorar nuestros parámetros de atención, de equipamiento, de abasto de medicina, de capacitación médica. Aparte de que estamos buscando de alguna manera conseguir el apoyo y el respaldo de la federación para poder tener acceso al presupuesto federal".

Y agregó: "Hemos renovado el patronato. Hoy Juan Manuel Kuroda, que es un empresario muy entusiasta, ha tomado las riendas y ha podido lograr cambios. Creo que sí hubo algún recrudecimiento de falta de abasto de medicina, fue temporal, pero eso se debe de resolver. Esa es la instrucción y el Hospital Pediátrico no debe ser problema cuando es un orgullo de Sinaloa cuidar a nuestros niños", señaló.