Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Culiacán

‘Mi hijo está sufriendo a causa de una negligencia’

 La madre relata que el menor tenía tono de piel morada y no era atendido por los médicos

Por: María Elizalde

Área de cuneros para bebés prematuros del IMSS. Foto: EL DEBATE

Área de cuneros para bebés prematuros del IMSS. Foto: EL DEBATE

Culiacán, Sinaloa.-El pequeño Diego, de apenas un mes y medio de haber nacido, ha tenido que luchar por su vida ante diferentes procedimientos médicos, y la pérdida de un dedo de su mano. 

Esta situación ha generado el desespero de sus padres, quienes en repetidas ocasiones han hablado con el subdirector del Hospital Regional número 1 del IMSS en Culiacán,  donde aseguran que han sido recibidos de manera prepotente, solo por el hecho de haberle exigido que pongan atención al estado de salud del menor.

Situación

Todo inició cuando el pasado 23 de noviembre Diego nació, y de inmediato fue llevado a la incubadora. Una semana después, su madre, de nombre Isairis Flores, se percató de que el tono de piel del menor era de color morado, motivo por el que se acercó al pediatra en turno, quien le dijo que era normal. Por la tarde, el color del menor era más fuerte, volviéndose a excusar los médicos de que el bebé se encontraba en buen estado de salud.

Fue en la madrugada del viernes 1 de diciembre  cuando Isairis recibió una llamada del hospital para informarle que era necesario que se presentaran.

“En ese momento me imaginé lo peor. Iba toda desesperada camino al hospital” explicó.
A su llegada, la pediatra le informó que Diego requirió ser entubado, ya que un pulmón le había colapsado. La madre relató que fue en ese momento cuando enfrentó al médico, ya que ella durante el día les estuvo avisando que su color de piel y respiración no eran normales.
Días después, el menor fue inducido al coma, del cual no ha podido despertar.

La joven madre relata que ha vivido días de desespero al ver cómo existe la apatía de médicos y enfermeros para brindar una mejor atención, y denunció que se han percatado de personal que entra a áreas delicadas, como la Unidad Neonatal de Cuidados Intensivos, sin cubrebocas, con celulares y hasta quienes venden alimentos dentro de las instalaciones del nosocomio.

“Solo quiero que mi hijo pueda recuperarse. Hace días se percataron de que el catéter que tenía para drenarse líquidos estaba mal puesto”.

Prematuro

Por su parte, el médico pediatra y coordinador de los hospitales de la  Delegación Sinaloa, Ariel Gutiérrez Iribe, explicó que el menor nació prematuro,  con 28 semanas de gestación, debido a complicaciones en la salud de la madre.

Señaló que un menor  corre el riesgo de que se le presenten complicaciones y la adquisición de bacterias, ya que está bajo en defensas y sus órganos no adquieren la madurez suficiente que debe tener un recién nacido.

El galeno dijo que están al pendiente del estado de salud del menor, en espera de que pronto tenga una mejoría.

En esta nota: