Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Mi único proyecto es seguir cambiando a Sinaloa"

ENTREVISTA

Culiacán, Sin.- Un efecto directo y concreto a favor de la ciudadanía con la red del gasoducto en Sinaloa, será la introducción de autobuses del transporte público en una primera fase en Mazatlán, que operarán con gas natural comprimido.

El coordinador general de Proyectos Estratégicos del gobierno de Sinaloa, Francisco Labastida Gómez de la Torre, asevera que el beneficio final será conseguir una tarifa dos pesos más baja, ante la reducción de costos para los concesionarios.

En una entrevista con editores de EL DEBATE, el hijo del exgobernador Francisco Labastida Ochoa acepta que el gasoducto tendrá vulnerabilidades para la delincuencia, pero estas serán de alto riesgo.

De sus aspiraciones en la política, aunque no se descartó por completo, insistió en que seguirá con la responsabilidad conferida por su jefe, el gobernador Mario López Valdez.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/hdzq3Wnf2Ww?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En el tendido del gasoducto, ¿qué avance lleva?

—Bueno, hay 60 kilómetros del gasoducto. Digamos, primero quisiera aclarar que el sistema norte-noroeste son cinco tramos. Esos cinco tramos equivalen a alrededor de 2 mil 300 kilómetros de distancia. El primer tramo, que va de Ciudad Juárez al Encino, que en realidad es la ciudad de Chihuahua, ese tramo ya está terminado y en operación desde del año pasado.

¿Por qué menciono esto como dato importante?

Bueno, porque las empresas, dentro del contrato que tienen firmado, si se retrasan un solo día tienen que pagar 250 mil dólares de multa por cada día de retraso, entonces el primer tramo ya está en operación.

Para ponerlo en contexto, hay un gasoducto que se llama Morelos en el centro del país. Ese gasoducto tiene menos de 200 kilómetros de distancia y tiene más de cinco años que empezaron a comprar los derechos. Tienen más de 500 millones de pesos gastados, y hasta el momento no llevan más que un avance del 20 por ciento después de 5 años y 500 millones de pesos gastados.

¿Se mantiene la misma fecha de conclusión?

—Sí, seguimos con lo mismo. La fecha legal bajo contrato para llegar hasta Mazatlán es para el 1 de octubre de 2016 o 1 de noviembre.

En Topolobampo, el gas tiene que estar el 1 de septiembre de 2015, y estamos trabajando y creo que lo vamos a lograr, y quizá la fecha se pueda adelantar dos o tres meses, esto, en gran medida porque los contratos cuando se diseñaron se quedaron abiertos, la fecha, es decir, lo que CFE contrató no fue una obra, sino que lo que contrató fue un servicio de 25 años de movimiento de gas del punto "A" al punto "B", y lo que licitó fue quién me cobra menos renta por moverme esta cantidad de gas, en este gasoducto, con estas condiciones o características, y denme 300 pagos de 25 años por 12 meses.

¿Cuándo se verá la aplicación de manera directa con los consumidores de este gas?

—Bueno, tenemos un trabajo arduo, porque obviamente el principal beneficio que vamos a percibir en Sinaloa, la sociedad, es el cambio del transporte público, básicamente por dos razones: porque cuesta la mitad el gas natural comprimido contra el diesel, esto va a permitir que los transportistas nos bajen las tarifas. Segundo, porque va a obligar para que se compren o se cambien a camiones nuevos y eso, pues obviamente nos va dar un mejor servicio. Y tercero, no contamina, el gas natural comprimido, solamente produce CO2.

El CO2 es incoloro e inoloro, entonces no vamos a ver más humo, no vamos a oler más a diesel en el centro de las ciudades, y estamos trabajando arduamente para que, yo espero, en unos tres meses, en Mazatlán podamos echar a andar el programa piloto de camiones ya con gas natural comprimido.

¿Por qué empezar por el sur?

—¿Por qué Mazatlán primero? Bueno, porque el gas natural comprimido lo vamos a traer de Durango, que es donde hay gas natural disponible, ahorita es el lugar más cercano en cuanto a flete, es un tema que sale muy caro por el tipo de flete de remolques que se ocupan. Todos los concesionarios de todas las ciudades que hemos platicado, que ya ha habido un trabajo con ellos en Culiacán, en Mazatlán, en Guamúchil, en Guasave, en Los Mochis, todos están interesados, todos quieren. Obviamente quieren, quién no se quiere ahorrar el 50 por ciento de su principal costo de operación.

El costo de operación del diesel llega a representar casi el 55 por ciento del costo total diario de operación del camión, entonces esto lo reduces a la mitad. Estás hablando de un costo, de un beneficio del 25 por ciento que se van ahorrar.

Hay camiones aquí en Culiacán que ya se arman en este momento, y están a punto de empezar a traer ya los motores y la tecnología de gas natural.

¿Cuánto cuesta un camión de diesel o un camión de gas?

—No recuerdo el precio de los diesel, pero el precio de un camión de gas natural, si mal no recuerdo, anda como en un millón 150 mil pesos, para 35 pasajeros, si no me falla la memoria, y estás hablando de 35 pasajeros. Va ser financiado directamente a ellos, y pues la verdad que esto es un gran avance.

Nosotros queríamos empezar con la ciudad de Guamúchil, pero Guamúchil, digamos por la distancia que tiene con Durango, no es factible en este momento, entonces lo vamos a tener que empezar en Mazatlán.

¿El proyecto tiene un estimado de inversión para el tema de transporte público de Mazatlán?

—Son alrededor de 400 camiones, entonces, para cambiar la flota, estarías hablando de por lo menos 440 millones de pesos, por si quisieras cambiar toda la flota, y en cuanto al costo de la inversión de la estación para cargar, estás hablando alrededor de millón y medio de dólares, como unos 18, 19 millones de pesos, y sobre todo, este es por el costo de donde comprimes el gas.

¿Esto va a tener algún reflejo concreto en el precio del pasaje que ha sido un tema de discusión en Culiacán?

—Sí, claro, se tiene que ver reflejado, porque si tú le quitas el 25 por ciento del costo de operación y si la tarifa ahorita es de seis pesos, pues estás hablando de que pudieras hablar pues de dos pesos, casi de un ahorro, este, no dos pesos, pero 1.75, un ahorro del costo, podríamos estar hablando de una rebaja a la tarifa que, a final de cuentas esa es la intención y lo que queremos lograr es que las tarifas se bajen.

¿No hay riesgo para la población con el gasoducto? Ha habido reportajes, y en otros países están prohibiendo esta práctica por los riesgos.

—No, donde hay países que, digamos, traen temas que autorizan o no, no es en el uso del gas ni del transporte, es en la producción, y esto refiriéndose en específico a la producción del gas Shale, pero el país que más regula ecológicamente y que más ha bajado sus niveles de producción de CO2, con base en el acuerdo de Kyoto, no sé si recuerden, hace ya 10 años se firmó ese acuerdo, 11 años, se enfocó a que todos los países hicieran ese acuerdo para bajar la producción de CO2, que es el problema del calentamiento global que se genera.

Estados Unidos es el país, de los industrializados grandes que más ha bajado su producción de CO2, y esto lo ha hecho precisamente y gracias al 'switcheo' que está haciendo al consumo del gas natural.

Las líneas de Pemex las cuida el Ejército, ¿pero este gas quién lo va a vigilar?

—Bueno, es muy sencillo, las líneas de Pemex transportan gas, transportan gasolina que, pues es lo que van y roban estas bandas de gente, pero un tubo de Pemex va a 20 o 30 libras de presión, el tubo de gas natural está diseñado para tener mil 400 libras de presión y además, suponiendo que tú lograras hacer un hoyo, cosa que ahorita no es factible, no hay equipo para que tú puedas hacer un hoyo a mil 400 libras y no perder la presión y no tener un accidente, eso en sí genera que no haya las posibles 'ordeñas', pero suponiendo que lo hicieran, no es económicamente viable, porque tú ocupas comprimir el gas para poder usar los camiones, hasta como un tanque de buceo que va hasta 3 mil libras de presión, para que sea económicamente rentable, tú ocuparías tener un compresor al gasoducto para poder mover ese gas, entonces yo no visualizo problemas o riesgos con ese tema, porque no hay la tecnología y no es posible perforar un tubo a mil 400 libras de presión.

Si insistieran en tratar de robar el gas, ¿qué pasaría?

—Lo único que va a pasar es que el día que lo intenten va haber un accidente, va haber un fuego como lo ha habido ya muchas veces, y pues la gente va a aprender que no se puede perforar el tubo.

¿Van aprender a través de un accidente?

—Si llega a darse el caso, yo creo que es lo que va a pasar.

¿Trae algún proyecto político en este momento?

—En este momento no pienso en él. No sé si se vaya a dar o no La política es un tema de circunstancias, y yo ahorita estoy muy enfocado en, pues, en mi trabajo como coordinador de estos proyectos estratégicos, y todavía falta mucho tiempo para eso.

Mi proyecto personal, bueno, yo ahorita lo único que tengo como proyecto personal es seguir dando, pues, este esfuerzo, este impulso para seguir logrando estos proyectos que nos vengan a cambiar la vida en el estado, además, es el encargo que tengo por el gobernador Mario López Valdez.

Si la circunstancia en la política le llega, ¿aceptaría?

—Bueno… si la circunstancia cambiara, tuvieran que pasar varias cosas. Sí pudiera aceptar, a lo mejor, pero es una cosa…

¿Aceptaría una diputación plurinominal?

—No, primero no me han ofertado nada. Segundo, no es un tema que tenga información en este momento, pero como todo es circunstancial, pues no se sabe, y no sabemos qué va a pasar.

¿No piensa políticamente en 2015 o en 2016?

—Sí, pero yo soy de la idea que el trabajar y el conseguir los éxitos es el mejor trabajo político que uno puede hacer, resultando y entregando cosas.

¿Será su carta de presentación el gasoducto?

—Pues creo, creo que así lo es. Si han visto, el gobernador está muy agradecido con el trabajo que hemos hecho, por los éxitos que le hemos logrado.

El tema político, desde el punto de vista de sus aspiraciones, ¿es un tema de usted con su padre, que es un político muy experimentado y con muchos cargos?

—No te diría que es un tema aspiracional, es un tema de sentirse orgulloso con uno mismo. ¿Por qué razón? Porque a final de cuentas yo no entré al servicio público antes, porque mi papá estaba en él, y yo me dediqué pues a los negocios, era empresario, pero llega un momento en el que en la vida ya no tienes, digamos necesidades, o ya tus necesidades primarias, básicas, las tienes logradas, y es cuando empiezas a pensar en otras cosas, de beneficiar y de entrar al servicio público como lo hice. ¿Y para qué? Pues para otorgarle y conseguirle cosas de beneficio a la gente.