Selecciona tu región
Culiacán

Muere Doña Martha Murillo de Gaxiola, pionera en la lucha de desaparecidos en Sinaloa

Fallece a los 95 años, Martha Murillo Araujo, pionera deste los años setenta en la lucha de desaparecidos a nivel nacional y en Sinaloa

Por Carmen Leticia Villegas Moreno

-

Sinaloa.- A la edad de 95 años murió Martha Murillo Araujo, quien desde los años setenta se convirtió en una de las pioneras en la lucha de desaparecidos a nivel nacional, luego de que su hijo Oscar César Gaxiola, líder estudiantil y preso político en Sinaloa, fue privado de la libertad y pese a buscarlo de la mano de Rosario Ibarra de Piedra, fundadora del Comité ¡Eureka!, este domingo 18 de julio partió de este mundo con el dolor profundo de una madre que no supo qué sucedió con su hijo y que a pesar del paso de los años, siguió esperando justicia tras más de 45 años de los hechos.

Sus últimos días, Doña Martha como la conocían a nivel nacional por ser una mujer guerrera y luchadora, que unidas al grupo de familiares con Ibarra de Piedra, Chuyita Barrón, Doña Cata, Margarita y más madres que iniciaron esta lucha por sus hijos con plantones y huelgas de hambre en el país.

Los últimos recuerdos que tienen del joven Oscar César, estudiante de la carrera de veterinaria, fue detenido y luego liberado, que obtuvo su libertad por una ley de amnistía que el gobernador en turno otorgó, que primero viajó a Hermosillo y después a Morelia, Michoacán, para continuar con sus estudios, pero lo último que se sabe es que hasta allá fueron por él y finalmente desapareció el 9 de marzo de 1978, narró Martha Camacho, sobreviviente de desaparición forzada.

Leer más: ¡Próxima semana! Iniciará vacunación contra Covid-19 de jóvenes de 18 a 29 años en Sinaloa

A pesar de la edad Doña Martha siempre estuvo en pie de lucha, pero en los últimos meses presentó un deterioro en su salud, y su última aparición fue hace dos años, en un plantón que se realizó en la plazuela de Catedral de Culiacán, acudió acompañada de su hija en una silla de ruedas, debido a ya no podía sostenerse de pie, pero insistía en quitarse de la manifestación, a pesar del sol y cansancio.

“Ella siempre espero la justicia y que había pasado con su hijo, y formó el grupo de madres con hijos desaparecidos, que repetían sin cansarse ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, ese era su lema recuerda su hija María Luisa Gaxiola.

Comentó que Doña Martha con demencia senil y Alzheimer se le mostró las últimas fotografías de Oscar César, y comenzó a decir “es mío, es mi hijo y se puso a llorar”, porque dentro de ella quedó guardado un profundo dolor muy profundo, que nunca descanso para encontrar a uno de sus doce hijos que jamás volvió a ver.

María Luisa cuenta que su mamá se levantaba muy temprano para realizar las labores domésticas y prepararlos para la escuela y sus alimentos, y posteriormente salir a las calles, viajar al entonces Distrito Federal (Ciudad de México) en búsqueda de que fueran escuchadas por los Presidentes de México y a Morelia, Michoacán.

Siempre Doña Martha será recordada como una mujer muy fuerte, nunca se enfermó, siempre ayudaba y tenía palabras para toda la gente que necesitaba, que se caracterizaba por hablar muy bien.

 “Mi madre boteó en Catedral para ayudar a las mamás de escasos recursos económicos con hijos desaparecidos, y con cartelones y agachaban sus cabezas ante los insultos que recibían de las personas tan poco solidaria”, agregó.

Este lunes, Doña Martha ya descansa en su tumba, en compañía de su esposo, quien murió hace 16 años, y que ambos sufrieron unidos el dolor de buscar a su hijo desaparecido, que en los años setenta, narra su hija, no se podía decir que eran estudiantes.

Síguenos en

Temas

Últimas noticias