Culiacán

Odile obstruye el inicio de la captura de camarón

SINALOA
Avatar del

Por: Luis Enrique Moreno

Navolato, Sin.-La presencia del huracán Odile cercano a las costas de Sinaloa, obligó a barcos camaroneros que estaban pescando en altamar refugiarse en la Bahía de Altata.

Al menos una decena de barcos anclaron en el puerto pues el mal clima impidió la pesca del crustáceo. Todas las embarcaciones procedían de Mazatlán.

Las pangas ribereñas también buscaron refugio pues se corre el riesgo de que con las olas y las fuertes rachas de viento pudieran voltearlas.

Aunque la veda para la captura de camarón en alta mar concluyó ayer a las 06:00 horas, el mal tiempo sólo permitió que las embarcaciones pudieran por algunas horas permanecer en el agua y para la pesca.

En recorrido hecho por reporteros de EL DEBATE, en compañía de empresarios de Altata, en alta mar, se observó que tanto pangas como barcos camaroneros comenzaron la labor de la zafra de camaronera.

Ante el mal clima que se empezó a registrar, debido al oleaje y amenazas de fuertes vientos, el puerto de Altata cerró operaciones a las 12:00 horas, prohibiendo la navegación a embarcaciones menores y barcos pesqueros hasta nuevo aviso, dijo José Mendoza Sauceda, capitán de puerto.

Mal clima.

La mañana transcurrió entre soleada y por momentos medio nublada, por lo que los pescadores ribereños salieron con la esperanza de cosechar una cantidad suficiente de camarón.

Algunos otros se quedaron en la bahía, por lo que apenas y lograron un poco de camarón, como fue el caso de Quirino Rodríguez, del campo pesquero Las Arenitas, quien dijo "salimos a las 05:00 horas para esperar a salir a trabajar, pero apenas sacamos 4 camarones en un arrastre de una hora".

A medida que se entraba a mar abierto, las olas comenzaban a sentirse más fuertes y Carlos Torres, empresario y pescador de Altata, manifestó "el aire se siente sofocado, las olas están muy fuertes y no corre viento, hay mar de fondo, esto es señal de huracán".

Poca pesca. Ya en mar abierto, el aire se sentía en momentos con intensidad y después con calma. Sin embargo, fue ahí donde se observaron un sinnúmero de pangas pescando. Algunas de ellas contaban con GPS, el cual estaba montado en un mástil de PVC o de madera, pero otras no. También se pudieron observar los barcos camaroneros que arrojaban las redes al mar y poco a poco extraían peces, camarones, jaibas y moluscos.

En esta nota: