Culiacán

Operativo militar fallido en Culiacán: SSPF y Sedena

 El secretario de la Defensa Nacional informó que las acciones para la captura de Oviedo Guzmán se realizaron de manera precipitada y sin avisar al Gabinete de Seguridad

Por  El Debate

A unos metros de una camioneta del Ejercito quedaron dos hombres muertos.(Foto: El Debate)

A unos metros de una camioneta del Ejercito quedaron dos hombres muertos. | Foto: El Debate

Sinaloa.- El operativo que implementó la Secretaría de la Defensa Nacional, Policía Ministerial Militar de Investigación y la Guardia Nacional fue realizado de manera precipitada por los elementos que participaron, informó el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval.

En una rueda de prensa al término de la reunión del Gabinete de Seguridad federal, el funcionario reconoció que las tropas que se desplegaron llevaban la instrucción de capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín «Chapo» Guzmán, ya que se contaba con una orden de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos, la cual fue emitida por un juez federal. 

«Quienes encabezaron este operativo actuaron sin tener una planeación definida, así como sin medir las consecuencias una vez lograda la aprehensión, no tuvieron el consenso de sus mandos superiores», expresó en la reunión de seguridad. 

Al llegar al lugar donde tenían ubicado a Guzmán López, los 35 elementos que participaron en este despliegue fueron agredidos, lo que desencadenó el enfrentamiento de manera directa al interior del domicilio.

Estos hechos —de acuerdo con Sandoval— iniciaron a las 14:45 horas, y en lo que llegaba la orden de cateo del domicilio para hacer la detención formal donde se encontraba Ovidio junto a otras tres personas, se presentaron hechos violentos en diferentes puntos de la ciudad, y al verse superados en número el Gabinete de Seguridad tomó la decisión de cancelar la operación a alrededor de las 16:30 horas. 

Tanto el mando castrense como el secretario de seguridad del Gobierno federal, Alfonso Durazo Montaño, afirmaron que esta decisión fue tomada con el fin de salvaguardar la vida de cada uno los habitantes de Culiacán. 

Durazo Montaño precisó que debido a los acontecimientos violentos que se presentaron la tarde del jueves, los integrantes del Gabinete de Seguridad —sin la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador— decidieron, por unanimidad, abandonar la misión debido a la estrategia de esta nueva administración federal, que es recuperar la paz y evitar las masacres y daños colaterales.

«No buscamos enlutar hogares, sino resarcir el desgarrado tejido social de nuestra patria», dijo el funcionario.

En la conferencia de prensa, que se llevó a cabo en Salón Gobernadores del Palacio de Gobierno de Sinaloa, el secretario de seguridad aseguró que se enfrentaron a grupos delictivos despiadados y con una enorme capacidad para ejercer violencia sin límites; expuso que su objetivo no es envolver al país en un manto de sangre derramada, ni convertirlo en un cementerio, como ocurrió en años pasados.

«No podemos hablar por el retraso en un proceso burocrático de un Estado fallido, no se puede por más grave que sean las consecuencias. En la planeación de papel se estimaba que podría conseguirse prontamente una orden de aprehensión; sin embargo, no se logró en el tiempo establecido en el proceso de planeación. Esto tampoco nos lleva a hablar de un sistema fallido, pero sí nos lleva a hablar de que todo el aparato de administración, procuración de justicia ha sido históricamente deficiente y corrupto; no podemos negarlo y frente a esa realidad nos estamos enfrentando», expresó Durazo Montaño. 

No hubo detención formal

Ante el insistente cuestionamiento sobre si Ovidio Guzmán fue detenido por los elementos militares, el secretario de la Defensa Nacional aclaró que no se presentó una detención formal, ya que nunca se salió del domicilio en donde estuvieron, y que ante el incremento de la violencia y la cancelación del operativo, de manera paulatina se restableció la tranquilidad en la ciudad.

Reunión del Gabinete de Seguridad. Foto: El Debate

«Con la acción, el grupo delincuencial suspendió las agresiones y liberó al personal militar que había sido retenido», dijo el titular de la Sedena. En el domicilio donde se encontraba Guzmán López estaban otras personas sobre quienes no dieron a conocer sus identidades.

Los funcionarios federales admitieron que la «precipitación» de acatar la orden de aprehensión que tienen contra Ovidio Guzmán derivó que se registraran vehículos despojados, unidades incendiadas, de las cuales, tres fueron patrullas; se registraron catorce agresiones con armas de fuego contra el personal del Ejército y Guardia Nacional en distintos puntos de Culiacán; hubo un elemento fallecido y cinco más resultaron heridos.

Mientras que del Ejército y Fuerza Aérea fueron un total siete elementos de tropa heridos por arma de fuego, ocho retenidos por grupos delincuenciales y liberados minutos después sin lesiones, ocho vehículos militares y un helicóptero con impacto de bala. Solo una persona civil fue víctima de los enfrentamientos y perdió la vida. 

De acuerdo con el informe, de las fuerzas locales resultaron heridos un policía estatal y dos municipales. Además, se atacó a las instalaciones del cuartel general de la Novena Zona Militar, el edificio del Centro de Control Comando, Comunicación y Cómputo (C4), así como el puesto de vigilancia de la sindicatura de El Limón de los Ramos, y la unidad habitacional de los familiares de la Sedena, en la colonia 21 de Marzo. 

Rastros del enfrentamiento frente al Estadio de Los Dorados. Foto: El Debate

Sin coordinación 

El general Sandoval dijo que el error que se cometió al no preverse todas las consecuencias que esta captura generó, será investigada para que se puedan proceder a emitir las sanciones correspondientes. 

«Normalmente, en las Fuerzas Armadas cuando sucede algo que no está conforme a lo que se planeó se investiga, y si de esa investigación resulta que hay necesidad de turnar a las autoridades correspondientes para que se incremente el nivel de la investigación o se llegue a un proceso, se tendrá que hacer, pero lo vamos a investigar». 

La Secretaría Nacional de Seguridad aceptó toda responsabilidad de las decisiones que se tomaron por la cancelación del operativo donde pretendían capturar al presunto narcotraficante. «El Gabinete de Seguridad sesionó la tarde del jueves, nosotros asumimos las decisiones, cualquiera que sea la responsabilidad», asentó.

Ante la incertidumbre de la ciudadanía que estos enfrentamientos se vuelvan a presentar en la ciudad, las autoridades federales y estatales señalaron que la seguridad en el municipio y el estado está garantizada, se pudo regresar a realizar sus actividades cotidianas, considerando el secretario de Seguridad Pública Federal, que habrá quienes sientan temor y es entendible, pero se comprometió a que sigan reforzando las tareas de seguridad de manera coordinada.

Yo no pacté con nadie: Quirino

Al término de la rueda de prensa, el gobernador Quirino Ordaz Coppel respondió con voz fuerte no haber pactado con el crimen organizado para que la calma regresara a Sinaloa; esto luego de los cuestionamientos que se le hicieron referente al tema. Cuando los enfrentamientos ocurrieron, el mandatario estatal dijo que se encontraba en su despacho, y no salió de ahí hasta ya avanzada la madrugada, cuando se logró tener el control de la seguridad, dijo. 

Ordaz Coppel aseguró que la calma regresará poco a poco, y que se reforzó la presencia policial en el estado.

Asimismo, dijo que los comercios estarán reanudando labores poco a poco y miró como un acierto la suspensión de clases por lluvias, lo cual ayudó a que no hubieran jóvenes estudiantes por la zona, ya que la situación pudiera haber sido otra, comentó.

No vale más una captura que la vida de personas

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que estuvo de acuerdo con la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del Chapo, tras ataques del crimen organizado en Culiacán. «El secretario de la Defensa, Marina, Seguridad, se concentraron, se reunieron, y le dieron seguimiento al problema, y tomaron decisiones que yo respaldo, que yo avalo, porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos, muchas personas», indicó, durante su conferencia de prensa en Oaxaca.

El mandatario comentó que la decisión fue tomada para proteger la vida de los ciudadanos: «No se puede apagar el fuego con el fuego, esta es la diferencia de esta estrategia que se estaba aplicando, terminó convirtiendo al país en un cementerio». 

Contrario a lo que dijo el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, el presidente dijo que se trató de un operativo del Ejército para cumplimentar una orden de aprehensión. 

El jueves, Durazo informó que en un patrullaje dispararon a un convoy de fuerzas federales, repelieron la agresión y fueron tras agresores a un domicilio donde hallaron al hijo del Chapo.

Tres Ríos.- La detención de Ovidio Guzmán López se llevó a cabo en un domicilio particular en el sector Tres Ríos, según Alfonso Durazo. En este lugar fue donde se iniciaron los primeros enfrentamientos, para después desplazarse por diferentes puntos de la ciudad. No se especificó lugar.

Fuerzas.- La acción en contra de Ovidio Guzmán se llevó a cabo con elementos de la Policía Ministerial, militar y de la Guardia Nacional, quienes al llegar al domicilio fueron recibidos con ráfagas de fuego, según informó la Sedena.

Sin reporte.- La mañana de ayer circuló información en redes sociales de detonaciones por arma de fuego en algunos sectores, como Las Quintas y Miguel Hidalgo, información que fue desmentida por el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, durante la reunión del Gabinete de Seguridad.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo