Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Pánico en el parque Revolución

CULIACÁN

Culiacán, Sin. Minutos de terror vivieron decenas de familias que disfrutaban el fin de semana en el Parque Revolución, cuando elementos policiacos dispararon al aire para impedir la marcha que se realizaba a favor de "El Chapo", Guzmán.

Para el colmo de los males, un fotógrafo fue agredido por los agentes, cuando estos se disponían a tomar imágenes de la escena violenta que se vivía en Culiacán.

Terror. Mientras miles de personas y decenas de patrullas desfilaban por la Avenida Álvaro Obregón, María disfrutaba de una hermosa tarde-noche con su esposo e hijos. Observaban como un par de chiquitines no desaprovecharon de la ocasión para bañarse en las fuentes que se ubican a un lado del reloj en el sitio turístico.

Alrededor de las 19:25 de ayer, disparos de arma de fuego interrumpieron la convivencia de las personas que pasaban un momento agradable con sus seres queridos en parque recién remodelado.

"Corran, pecho tierra, pónganse a salvo", eran los gritos en una sola voz, mientras las personas adultas corrían con sus hijos de la mano y otros en brazos, todos con el mismo objetivo de ponerse a salvo de ser víctimas de una bala perdida.

La gente se escondía tras los maseteros del lugar en su mayoría en la zona conocida como las paraguas para ser más exacto donde están los baños. Con cara de asombro, no se explicaban lo que ocurría, hasta algunos llegaron pensar que la sangre corría por la avenida Obregón porque fueron seguidos y fuertes los estruendos de balas por la avenida principal de la ciudad entre las calles Francisco Villa y Bulevar Madero.

"Dios mío, no más esto nos faltaba, que ocurriera", lamentaba María al no saber qué era lo que realmente sucedía mientras su mano derecha la subía a su rostro y formaba una cruz.

"Cuántos no habrán muertos, porque ese lugar esta lleno de gente", argumentaba un señor, quien sabía que en la zona donde se habían registrado los balazos era un punto donde había cientos de personas que se manifestaban por la no extradición de líder del cártel de Sinaloa, quien fue detenido el pasado 22 de febrero.

Pero afortunadamente sólo se trató de disparos al aire que pusieron en peligro la vida de las decenas de personas a las que les "amargaron" el rato de convivencia con sus seres queridos. En cuestión de minutos el espacio turístico quedó solitario, sólo patrullas se paseaban por toda la Obregón impidiendo que la gente se siguiera manifestando por la rúa.

Agresión a la prensa. Pero seguía el abuso de autoridad policial, un fotógrafo del Periódico Noroeste, que se acercaba a tomar imágenes de los casquillos que cayeron a raíz de los disparos, fue víctima de los elementos policiacos que los atacaron, lo esposaron y los golpearon brutalmente. Y además los elementos le quitaron la cámara, el celular y al parecer otras pertenencias personales.

De inmediato un grupo de periodistas de otros medios que cubrían la nota de la marcha se acercaron al lugar de los lamentables hechos. Y mientras entrevistaban al colega afectado los mismos policías les echaron la patrulla encima.

Mientras decenas de personas seguían con su manifestación frente a Catedral, otros reprobaban el suceso realizado por los agentes policiacos.