publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Patrimonio histórico de Culiacán es dañado en su interior

CULIACÁN

Culiacán, Sinaloa.- Un inmueble ubicado por la calle Antonio Rosales, contiguo a la antigua casa donde viviera el arquitecto Luis F. Molina, sufrió modificaciones en su interior, a pesar de existir un convenio con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los antecedentes. A principios de 2014, la delegación del INAH en Sinaloa recibió denuncias sobre supuestos daños a una casa de estilo antiguo que forma parte del patrimonio histórico de la ciudad.

El personal de la dependencia se presentó en el lugar y descubrió que se hicieron modificaciones a la fachada, por lo cual se suspendió dicha obra y se citó a los dueños a una audiencia constitucional en febrero.

En el encuentro, los propietarios del inmueble fueron enterados de que no podían realizar ese tipo de modificaciones a la casa, ya que formaba parte del patrimonio de la nación, y para realizar cualquier tipo de intervención, de ese día en adelante necesitaban previa autorización del INAH.

Durante los meses consecuentes el instituto llevó a cabo recorridos de inspección por el inmueble en cuestión para verificar que no se violara la determinación acordada en febrero.

Los resultados de este operativo fueron negativos hasta el pasado mes de junio, cuando ante la insistencia de los vecinos, que escuchaban ruidos en el lugar, el personal hizo una inspección desde el techo con apoyo de una escalera, y descubrió que el interior de la casa estaba derrumbado en su totalidad.

Las consecuencias. Ante esta situación, el INAH interpuso una denuncia ante el Ministerio Público federal, informó Francisco Ríos Avendaño, delegado en Sinaloa.

Además del proceso penal, se concertó una segunda audiencia constitucional con los indiciados, en donde se llegó al acuerdo de que estos presentarán un proyecto de reconstrucción de lo demolido, con las mismas características arquitectónicas y estilísticas que estaban.

Sin embargo, a pesar de este convenio, la averiguación previa por daño a la nación sigue su curso.