publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Penan familias tras las desapariciones en Sinaloa

CULIACÁN

Culiacán, Sinalo.- Trae consigo tres carpetas, todas llenas de papeles. Adentro, actas, oficios, cartas y documentos entregados al y por el Ministerio Público. Entre estos papeles está lo que la mantiene en la lucha: la foto de su hijo.

En una pose sonriente aparece Jesús Ignacio Caseus Sarabia. La fotografía fue tomada no hace mucho y es parte de los documentos esenciales que entregó a la procuraduría desde el día en que su hijo, de 28 años, fue desaparecido.

Desde entonces, Luz María Sarabia García ha conocido lo que es peregrinar de agencia en agencia, con la esperanza de encontrar a su hijo, desaparecido en El Rosario el 18 de abril de 2012, hace 22 meses.

Luz María, quien tiene la incertidumbre de conocer el paradero de su hijo, recuerda muy bien el último día en que vio a su vástago salir de casa.

"Ya me voy mamá, al rato vengo", dijo el joven, palabras que se fueron con Jesús Ignacio. Las horas y los días transcurrieron lentos.

Trajinar. Desde aquel 18 de abril y durante casi dos años, la mamá de Jesús Ignacio ha recorrido cuanta oficina puede, hasta llegar a Culiacán, sin que nadie le dé razones del paradero de su hijo. "Yo quiero encontrar a mi hijo, que me den a mi hijo como sea ", exige.

Las sospechas no eran buenas desde el principio. Aquel día, las llamadas al celular de Jesús no cesaron. Pasó lo que nunca hasta entonces: el celular de Ignacio estaba apagado a las horas.

El joven de 27 años dejó a una pequeña niña que hoy ya tiene 7 años, quien constantemente pregunta tratando de entender lo que pasa: "Abuelita, ¿y mi papi?", inquiere la pequeña.

Durante meses no paró de sufrir. Lloraba y no quería ir a la escuela, y después no salir a la calle, ante lo cual sicólogos de la procuraduría intervinieron para ayudarla.

Desde que a Jesús lo desaparecieron, su esposa estaba embarazada, y hoy el niño tiene 1 año 5 meses.

Para la familia la tragedia continúo, cuatro meses de la desaparición, el 17 de agosto de 2012, asesinaron a un primo de nombre César Omar López Sarabia, y después, el 2 de febrero de 2014, también en El Rosario, personas desconocidas 'levantaron' a un primo de César Omar cuando viajaba con su mamá, sin que se sepa de su paradero.

Pero esta triste situación no atenuado las esperanzas. Luz María ha soportado tener que someterse a pruebas de ADN de cadáveres localizados, con resultados negativos.

De entre las tristes historia se encuentra la de Eva Luz Llanes, cuyo hijo, Martín Camacho Llanes, fue 'levantado' el 6 de junio de 2013 por supuestos policías a bordo de patrullas. Junto con él, fueron privados de la libertad los jóvenes Luis Armando Corvera Miranda y Saúl Morales Domínguez.

Al hacerla de investigadora, la información que obtuvo revela que quienes presenciaron este hecho aportaron que los responsables portaban uniformes color azul oscuro —como de policías—, con la bandera de México impregnada en la manga, pasamontañas, botas tácticas y cascos.

Avance legislativo. La reforma aprobada por el Congreso del Estado en julio de 2013, tras la presión de grupos sociales, representa un pequeño avance frente a la impunidad.

La inclusión del delito de desaparición forzada de personas en el Artículo 172 Bis, contempla penas de 25 a 40 años de prisión y de 500 a 2 mil días de multa para los individuos que cometan desaparición forzada contra otra persona. El problema al que ahora se enfrentan las familias es la insensibilidad de los servidores para tratar cada uno de los casos.

El temor, en muchos de los casos, genera que algunas familias no exijan justicia por quienes ya no están.

La Procuraduría General de Justicia del Estado cuenta con estadísticas oficiales del número de personas, pero no proporcionó el dato.

De acuerdo al registro disponible en el portal www.pgjesin.gob.mx, en la base de datos aparecen 516 casos de personas no localizadas.

La Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa tiene un registro de 232 casos de personas desparecidas desde el inicio de la llamada "guerra contra el narcotráfico", declarada por el expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.