Culiacán

Personal de Salud en Sinaloa se percibe vulnerable y en peligro ante la Covid-19

Sin compensación de pagos por su labor durante la pandemia, un alto porcentaje de trabajadores de la salud siente que su vida y la de su familia corre peligro por atender la emergencia sanitaria

Por  María Sánchez

Aspectos de las instalaciones del Hospital Regional #1 del IMSS en Culiacán.(Foto temática El Debate / Cristina Félix)

Aspectos de las instalaciones del Hospital Regional #1 del IMSS en Culiacán. | Foto temática El Debate / Cristina Félix

México.- Casi el noventa por ciento de los trabajadores de la salud que respondieron recientemente un sondeo siente que su vida corre peligro por exponerse durante sus labores al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (Covid-19)

El sondeo realizado por EL DEBATE entre el primero y el 2 de julio del presente año a través de grupos de mensajería instantánea y redes sociales, como Facebook, constó de diez preguntas que recabaron el sentir de cien personas del gremio de la salud en los sectores público y privado.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Oswaldo Arturo Lagunas Uriarte, vicepresidente del Colegio Médico de Sinaloa, comentó a este medio que el sondeo refleja la preocupación de un personal del sector salubridad desprotegido durante la pandemia. 

En Sinaloa, del total de casos registrados en el informe de la Secretaría de Salud de de Sinaloa hasta el jueves 16 de julio del presente año, 2633 correspondieron a personal de la salud (23.87 por ciento del total de casos positivos), y hasta esa fecha fueron reportadas 32 personas fallecidas de dicho sector. 

Características de los participantes 

El total de quienes respondieron el sondeo fue personal sanitario de Sinaloa. La mayoría de los participantes en el sondeo de EL DEBATE [pregunta 2] estaba integrado por enfermeras, con un porcentaje cercano al 34 por ciento; le siguen los doctores y las doctoras, con un 32.54 por ciento; en tercer lugar personal administrativo, con poco más del siete por ciento de participaciones; y el resto son radiólogos, químicos, nutriólogos, personal de farmacia, trabajadores sociales, promotores de salud, dentistas, paramédicos, auxiliares de higiene y limpieza, y auxiliares de almacén. 

Para Lagunas Uriarte, quien forma parte de Caames y del Comité de Salud de Culiacán, la respuesta se debe al interés del personal de salud más involucrado en atender a los pacientes directamente, que son también los que tienen más riesgos de contagio debido a que están más expuestos directamente a los aerosoles del paciente, pero esto no excluye al resto del personal, quien —de acuerdo con el galeno— puede contagiarse incluso porque el virus se esparce a través de los ductos del aire acondicionado de los hospitales, donde hay poco mantenimiento y estructuras viejas. 

El sentir de que su vida está en peligro

Respecto al sentir que tiene el personal de salud de poner en riesgo su vida por exposición al virus [pregunta 3], casi el 97 por ciento del total de participantes respondió que sí. Esta respuesta es muy obvia para el doctor Lagunas, médico cardiólogo especialista en cuidados coronarios críticos, quien expresa que todos se sienten vulnerables, expuestos y desprotegidos frente al coronavirus.

La pregunta cuatro está muy ligada a la tres: se les preguntó si sentían que su familia corría riesgo por su labor, y nueve de cada diez de los consultados dijo que sí; el 8.3 por ciento que tal vez; y el resto, 2.1 por ciento, mencionó que no. «Tememos, primero, contagiar a nuestros hijos, nuestras parejas, nuestra familia, nuestros amigos y todos los seres amados, y por último pensamos en nuestro propio riesgo», mencionó. Sin embargo, asume que la tarea no ha dejado de hacerse debido al compromiso que tiene el personal de salud con su vocación. 

Perciben alto riesgo de contraer el virus

Para profundizar en los niveles de la percepción del riesgo de contagio que se tiene al enfrentar el virus, se les preguntó a los participantes cómo se sentían al respecto, utilizando una escala del cero al diez, donde cero se consideró como nada expuesto al contagio durante sus labores, y diez con mucho riesgo. El total de participaciones promedió un 8.61 por ciento.

El especialista valida dicho valor en la escala como cercano al real, pero además comentó que ya en el trabajo muchos médicos y personal de salud subestiman ese riesgo: «Pensamos que donde estamos no hay riesgo, bajamos la guardia, bajamos el cubrebocas, no extremamos precauciones, y nos contagiamos y nos morimos», lamentó. 

El contacto con pacientes COVID-19

En la primera pregunta del sondeo se indaga si el personal que respondió el ejercicio de opinión percibió tener contacto con pacientes contagiados, lo cual fue respondido con un rotundo sí del 83.3 por ciento de los participantes.

En palabras del doctor Oswaldo Arturo Lagunas, este es un porcentaje muy alto, que también se pudiera relacionar con el hecho de que el personal de salud en un principio de la pandemia atendió a muchos pacientes con COVID-19, pero se desconocían en muchos aspectos los síntomas característicos que ahora se conocen, y por ello estuvo expuesto: «En este momento de la pandemia, todo paciente que llega a un hospital o consultorio puede ser o es un COVID, aun cuando acuda por una diarrea, un catarro en verano, un sarpullido o sin oler ni que le sepan las comidas», mencionó. 

Carencia de protección

Al indagar sobre si les otorgaron el equipo suficiente para evitar los contagios por el nuevo coronavirus [pregunta 7], 57 de cada cien respondieron que sí, y casi el 43 por ciento respondió que no.

En esta pregunta la respuesta pudo variar por la percepción actual de los equipos que se ofrecen, comentó Lagunas, ya que al inicio de la pandemia en México no se les dio lo necesario: «Fue como mandarnos a la guerra medieval sin nuestro escudo ni espada ni casco. Fuimos masacrados. ¿Por qué? Porque muy pocos hospitales de Culiacán, Sinaloa, y de todo México, incluso Latinoamérica y muchos países del mundo, no contaban en ese momento en forma rutinaria o diaria con los equipos de bioseguridad de protección personal», lamentó el médico, pues no les proporcionaban cubrebocas N95, gafas ni alguna otra cosa, solo cubrebocas quirúrgicos, que, aunado a las medidas estrictas de higiene, habría bastado para contener otros virus e incluso bacterias como la de la tuberculosis, pero no para el coronavirus, que aunque se usaran trajes estériles, guantes y sustancias para la higiene, no se podía contener, ya que además de que no se tenían defensas para combatirlo, el virus no es retenido por un cubrebocas normal.

Nunca se le había dado al personal de salud el equipo necesario, pues de haberlo tenido, muchos contagios por otras enfermedades se habrían evitado, dijo. 

Equipo que se les brinda 

En cuanto al tipo de protección personal que recibieron [pregunta 8], el personal de salud respondió lo siguiente: más del 86 por ciento dijo que hasta el momento del sondeo se les otorgaba guantes; ocho de cada diez recibieron el cubrebocas básico; 73 por ciento del total recibió careta protectora; y seis de cada diez cubrebocas N95. En cuanto a proveerles de gel desinfectante, 74 de cada cien dijeron que sí se les daba.

Los materiales que no usaban en los hospitales y unidades de salud donde laboran los participantes del sondeo fueron tapetes y toallas desinfectantes. Al respecto, Lagunas Uriarte dijo que había y se contaba con guantes, cubrebocas no eficaces para COVID-19 y ropa estéril: «No había ropa impermeable ni gafas ni caretas ni mascaras N95 de uso médico, que es lo mas eficaz. Recibimos un poco de todo, pero faltó un poco de todo», ilustró. «El personal se sabe expuesto, pero no se “raja”», reiteró. 

Reportan tener síntomas 

Sobre si los encuestados experimentaron hasta el momento del sondeo un síntoma COVID-19 [pregunta 9], dijeron lo siguiente: 58 personas de cada cien dijo que sí; mientras que poco más del 38 por ciento dijo que no; y solo tres de cada diez contestaron que no sabían o no creían haberlos tenido.

Por otra parte, de total de los que sintieron síntomas [pregunta 10], casi el 26 por ciento reportó dolor de cabeza, y alrededor del 24 por ciento reportó cansancio; en la tercera posición se ubicó la tos seca, en más del 14 por ciento de los casos, tres de los síntomas característicos de coronavirus reportados por investigadores alrededor del mundo.

En cuarto lugar los participantes anotaron sentir dolor de garganta, casi con el once por ciento; le siguió la fiebre, con un puntaje aportado por poco más del diez por ciento de los sondeados; conjuntivitis y rinorrea reportaron solo en 1.57 por ciento; el dolor de pecho, dificultad para hablar o moverse, la pérdida del olfato y del gusto, cerca del uno por ciento.

Según Lagunas Uriarte, estas respuestas se deben a que la mayoría de los que respondieron la encuesta fueron personas relativamente jóvenes, entre 30 y 49 años (72.9 % de los participantes).

«Los médicos y personal sanitario joven y de demostrada buena salud tuvieron hasta hoy mejor evolución con síntomas leves y ambulatorios, los que tenían obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, así como sedentarismo y estrés, tuvieron mayores síntomas, complicaciones, y murieron más», informó Lagunas. 

Más contagios en México que en China 

En este sondeo realizado por EL DEBATE se obtuvieron respuestas que reflejan la inseguridad que siente el personal por laborar muchas veces sin garantías de tener siempre el equipo adecuado, una necesidad real más allá de una simple percepción. 

De acuerdo con la organización no gubernamental Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, la pandemia ha sobrepasado los límites de las capacidades operacionales de las unidades de salud mexicanas, y esto se refleja en el número de contagios de la comunidad en los servicios médicos y sanitarios, una comunidad con mucha carencia de equipos de salud, cuyos nuevos integrantes en incremento, necesarios para atender la emergencia sanitaria, no son capacitados adecuadamente para evitar contagios. 

Hasta el 11 de mayo del presente año, la tasa de contagios reportada por la Secretaría de Salud entre los integrantes del sector salubridad era del 23 por ciento, y cuarenta días después se mantuvo en 21 por ciento.

Según Mexicanos contra la Corrupción, en la clasificación mundial, el porcentaje del personal de Salud que aparece contagiado es de alrededor del 21 por ciento, un porcentaje alto si se compara con Italia y China, que se mantenían alrededor del nueve y del cuatro por ciento, respectivamente, en semanas recientes.

Desinformación: Detectan falso oficio de bono para trabajadores de la salud 

En días recientes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público detectó la circulación de un oficio apócrifo con fecha del 4 de junio del 2020 donde la SHCP supuestamente aprueba el otorgamiento de un bono económico a personal de la salud que labora durante la actual emergencia sanitaria por COVID-19.

Dicho documento apócrifo contiene el asunto «Bono económico SARS COVID 19», y se emite en atención a «base trabajadora de los servicios de salud de Durango». Además, ahí se señala que el estímulo económico SARS COVID 19 ascenderá a 38 mil pesos, «pagaderos en una sola exhibición a todos los trabajadores de la Secretaría de Salud a partir del día 15 de junio del 2020». 

La SHCP reitera la falsedad de este documento y señala que no ha aprobado la gratificación de ningún bono económico al personal de la salud en los términos descritos por el oficio apócrifo descrito (Segob, 2020).

  • 3 millones es la cantidad necesaria de cubrebocas N95 para proteger al personal sanitario de terapia intensiva (uso diario, 92 días x 32 mil médicos y enfermeras).

1 millón 

El 12 de mayo, el titular de la SSA, Jorge Alcocer, anunció que entre marzo y mayo distribuirían un millón de mascarillas N95 solamente (Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad). 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo