Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Piden penalizar el "acoso cibernético"

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Un principio elemental del derecho penal es que "no hay pena sin penalidad previa", es decir, que una conducta no puede ser considerada como delito, si no existe el marco jurídico que la regule.

A pesar de que se han presentado algunos casos de "acoso cibernético", y en el que incluso algunos menores de edad han resultado involucrados como víctimas, dicha conducta, según personal de la Procuraduría de Justicia del Estado no puede ser considerada como delito, porque no existe en el Código Penal.

Las dificultades. Personal de diferentes unidades especiales de investigación del delito, de la Procuraduría de Justicia del Estado (PGJE), coinciden que una de sus principales herramientas de investigación es precisamente el uso de las tecnologías, particularmente internet, para dar seguimiento a diferentes denuncias que se presentan ante el Ministerio Público.

Pero, aun cuando algunos ciudadanos han manifestado ser víctimas de lo que definen como "acoso cibernético" al recibir diferentes mensajes en sus cuentas de correo, Facebook, Twitter y otras redes sociales, pero al acudir ante el Ministerio Público a presentar la denuncia correspondiente de los hechos, "resulta que no existe un delito como tal, sino que el MP recibe la denuncia como amenazas o cualquier otra figura delictiva...", cuestionó Rosendo N, trabajador de una empresa de comunicación que ahora, aseguró, teme abrir su correo electrónico ante la posibilidad de encontrarse "cada sorpresa".

Y es que en el Código Penal, precisó un funcionario de la Procuraduría, las conductas tipificadas que se asemejan al tipo penal son las de amenazas.

Existe el delito informático, el cual, según el Código Penal del Estado de Sinaloa, castiga a quien haga uso irresponsable y de manera dolosa de una computadora, y que utilice indebidamente la información que esta contenga con fines de lucro, imponiendo sanción penal de seis a dos años de prisión y de 90 a 300 días de multa; pero no es la conducta de lo que se quejan algunos usuarios de internet y redes sociales.

Las afectaciones. Entre las afectaciones más comunes, explica el sicólogo Benjamín Rodríguez de la Universidad Autónoma de Sinaloa, destaca que quienes son víctimas de una conducta delictiva por lo regular tienden al aislamiento y, dependiendo de la gravedad del delito que los afectó, pudieran llegar al suicidio.

Lo más grave de las afectaciones de personas por conducto de las redes sociales, es que buscan, por lo regular, el refugio en el mismo espacio en el que han sido víctimas, siendo presas fáciles de nuevos "depredadores", requiriendo tratamiento especializado, pero al que difícilmente van a acudir por la dificultad para darlo a conocer, o bien, porque sienten que no hay quien puede brindarles el auxilio.

Un caso especial que merece atención, precisó el profesional de la conducta, radica entre los jóvenes adolescentes que experimentan sus "primeros pasos en la sociedad abierta", como lo son las redes sociales.

Ante su inexperiencia, la facilidad para ser víctimas de delincuentes cibernéticos de cualesquier tipo, tienden al aislamiento e incluso a considerar que el trato es "normal", de ahí la importancia de que los padres mantengan una constante comunicación con sus hijos.

Así como han venido a generar beneficios y a convertirse en opciones de socialización planteando un nuevo paradigma en cuanto a comportamiento social, las redes sociales, dada su apertura y facilidad de acceso, también se han convertido en un espacio óptimo para la delincuencia y así es como las han visualizado algunas dependencias de investigación.

La Secretaría de Gobernación (Segob) y en lo particular la Policía Federal, cuenta con una unidad de seguimiento e investigación.

Dicha unidad de investigación tiene la finalidad de revisar los contenidos de las páginas de internet, mensajes que circulan en las redes sociales, y que por la facilidad de su transmisión, o bien, por convertirse en lo que se ha denominado "mensajes virales" por el altísimo interés generado, suelen ser de interés de la propia ciudadanía y en ocasiones ser en realidad "ganchos" de las organizaciones delictivas para la comisión de diferentes delitos.

Sin embargo, en caso de detectar alguna conducta que pudiera considerarse constitutiva de delito, el procedimiento es darlo a conocer a alguna de las unidades especiales de la PGR que, por lo general, se enfocan en la investigación de delincuencia organi-zada, trata de personas o de órganos.