Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Poco efectiva comparecencia de Guerra Ochoa

CULIACÁN

Culiacán, Sin.-Luego de tres horas de "análisis" y "discusión", el único acuerdo concreto al que llegaron autoridades del sector agropecuario, legisladores y productores de granos reunidos en el Congreso del Estado para encontrarle una solución a los problemas de comercialización del frijol y del precio del garbanzo fue el volver a reunirse el próximo miércoles; pero a esta nueva reunión se invitará a los dueños de los diferentes centros de acopio.

Al iniciar la reunión, el productor Francisco Avilés puso en claro que la única razón de la reunión era el encontrar los mecanismos necesarios para concretar la propuesta planteada desde el pasado martes, a saber, lograr los 11 mil pesos que actualmente tiene de valor la tonelada de garbanzo. La propuesta es que el acopiador aporte un peso, Sagarpa aporte 500 pesos y el gobierno estatal dé 500 pesos para, de esta manera, alcanzar la diferencia, ya que el acopiador lo está pagando a 9 mil pesos por tonelada.

El secretario de Agricultura, Pesca y Ganadería, Juan Guerra Ochoa, dijo que la causa de las recurrentes crisis en el campo se deben a dos factores principales: las prácticas monopólicas que realizan los acopiadores y que les son permitidas desde las autoridades; y el desdén de la autoridad, que no toma las medidas para ofrecer reales opciones de apoyo a los productores mediante la aplicación de un programa real y objetivo de la producción con visión de estado y a largo plazo.

Frente a esta situación, el delegado de Sagarpa, Rolando Zubía, consideró prudente un mecanismo de regulación en el que se involucren tanto el Congreso del Estado como el gobierno y los mismos productores, para demandar de los legisladores federales esquemas de certidumbre en la producción.

Por su parte, Guadalupe Carrizoza, exdelegado de Sagarpa y actual diputado local, consideró prudente demandar de la autoridad federal que se elimine de los esquemas de apoyo a los acopiadores que no cumplan con los actuales pagos de cosechas, como ya se hizo en años anteriores, con lo que se logró resolver problemas de comercialización.

Finalmente, la reunión concluyó con un señalamiento de Ricardo Armenta, productor de Guasave, quien llamó a sentar en la misma mesa a los propietarios de las bodegas y que estos expliquen sus razones para no pagar las cosechas a los precios convenidos.