Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Policía Estatal y de Tránsito son las menos confiables

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- La Secretaría de Marina-Armada de México es hoy la institución de seguridad de mayor confianza para la ciudadanía.

La misma dependencia del gobierno federal a la que se le atribuye la planeación, ubicación y detención de Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, uno de los hombres más buscados del mundo.

Para los sinaloenses esta institución goza de un nivel de confiabilidad muy por encima de otras Fuerzas Armadas, como el Ejército Mexicano, que históricamente había obtenido los más altos grados de confianza en el combate contra los cárteles de la droga.

De acuerdo a la última encuesta en temas de seguridad hecha por

EL DEBATE, 4 de cada 10 ciudadanos depositan su confianza en el personal de la Marina.

En un muestreo levantado en las cinco ciudades más grandes del estado, el Ejército se coloca en segundo lugar.

Altibajos. Mientras que la Marina ha ganado adeptos, en contraparte aparecen, como de las más bajas, las corporaciones estatales, entre ellas la Estatal Preventiva y la Policía de la Unidad de Vialidad y Tránsito de los ayuntamientos, con 1.20 y 1.40 por ciento, respectivamente.

En esta medición de percepción, el 10 por ciento de ciudadanos no confía en ningún cuerpo de seguridad, más que, por ejemplo, la Policía Federal.

Fue el 22 de febrero cuando un grupo de marinos, en lo que es considerado uno de los mayores golpes a la delincuencia, logró detener a Joaquín "El Chapo" Guzmán mientras dormía en un condominio de Mazatlán, en la operación, denominada Gárgola, tras semanas de planeación.

De la Policía Municipal, que es el primer contacto con la población, la corrupción aparece como una de las mayores preocupaciones del ciudadano.

Exámenes. La realidad de las corporaciones en la entidad parece no ser tan promisoria. Hoy por hoy, 3 mil 798 de los 9 mil policías que contribuyen a la seguridad no están acreditados con los exámenes de control de confianza que ordena la federación a través de los centros de control.

Casi la mitad del estado de fuerza no ha cumplido con alguna de las cinco pruebas que se han establecido con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, desde su creación en 2009.

El secretario ejecutivo del sistema estatal de Seguridad Pública, Genaro García Castro, declaró que en el más reciente balance que fue enviado al sistema nacional, el panorama no era el mejor, pues el 42 por ciento del personal no está apto para continuar en las filas.

De las pruebas que establece la ley, el polígrafo o detector de mentiras ha sido el que ha metido en más problemas a los gobiernos en las entidades, pero en las nuevas valoraciones se ha dado más peso al de contexto social.

García Castro señaló que despedir a los policías no aptos por el sistema, implicará la erogación al estado o a la federación de al menos 280 millones de pesos.

Penalidad. Hasta fines de 2013 se evidenciaba que el 90 por ciento de los reclusos en el módulo destinado a funcionarios públicos en el penal de Culiacán eran policías, esencialmente del estado y el municipio.

Diferentes casos en los que 14 elementos policiales fueron detenidos y acusados por la autoridad investigadora de cometer el delito de homicidio doloso contra civiles, ya sea de manera intencional, con ventaja o por error, en las diversas operaciones.