Culiacán

Policías municipales, los héroes de Semana Santa

 Dos integrantes del Escuadrón de Rescate ayudaron a dos menores que eran arrastrados por el río de Ayuné

Por  Angelina Corral

Los agentes, siempre vigilantes.(Foto: El Debate)

Los agentes, siempre vigilantes. | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Al ver que dos menores de edad eran arrastrados por la fuerte corriente del río de Ayuné, la adrenalina invadió a los policías Delfino Félix Cervantes y Luis Gilberto Bobadilla Medina, quienes, exponiendo su integridad, se metieron al agua para rescatarlos.

En esos momentos su única misión era poner al niño y al adolescente a salvo.

La preocupación de los agentes pertenecientes al Escuadrón de Rescate de la Policía Municipal era que a unos cuantos metros estaba la zona de dragado, y allí la profundidad es de hasta 20 metros, además de que hay peligrosos remolinos.

En años anteriores esos remolinos robaron la vida de  visitantes. Además, si los menores llegaban a esa zona, sus vidas estarían en grave peligro y era más difícil rescatarlos.

Al preguntarles qué habrían hecho si los menores se hubieran ido a la zona dragada, sin pensarlo, ambos respondieron que se hubieran ido tras ellos hasta ponerlos a salvo.

Aspecto de cuando ponen a salvo al niño. Foto: El Debate

Apoyo

Por fortuna, los agentes  pudieron agarrar de la mano a los menores  frente al módulo de rescate y les fue de gran ayuda una cuerda que Delfino ponía todos los días para poder cruzar de forma más segura la corriente.

Este hecho ocurrió el pasado sábado a las 14:00 horas. Los padres de los menores fueron a darles las gracias a los policías al saber de su acto de valentía y entrega al prójimo.

Estos héroes se dijeron satisfechos de haber evitado una tragedia.

Delfino es policía segundo y tiene 20 años en el escuadrón de rescate, siempre le había tocado estar en la Playa de Ponce, y está fue su primera vez en Ayuné. Por su parte, Luis Gilberto,  de 25 años de edad y cuatro en la corporación, es la primera vez que presta su servicio en este escuadrón.

Los agentes llamaron a los padres de familias a que, al estar en este río, no descuiden a los niños. Dijeron que, pese a los anuncios en donde alertaban del peligro de algunas zonas, veían cómo niños y adolescentes se aproximaban a las zonas dragadas, pero ellos los regresaban.

Pertenecer al Escuadrón Acuático no es cosa fácil, para ello se debe dar un esfuerzo extra.

Los integrantes empiezan a ejercitarse y nadar, tanto en alberca, como en las playas, un mes antes de Semana Santa. 

Al estar en los módulos en los que son asignados, tienen que estar siempre alerta, ya que de un momento a otro una persona puede sufrir un percance. 

Ellos siempre traen los pies mojados, no pueden comer a sus horas y tienen que estar todo el tiempo al servicio de la población.

Hasta ayer, en Ayuné, además de los menores rescatados, también el módulo de atención de la Policía Municipal había atendido a personas con heridas pequeñas, quemaduras, alergias, entre otros servicios.