Culiacán

¿Por qué el desinterés para buscar a los desaparecidos?

SINALOA
Avatar del

Por: Luis Enrique Moreno

Culiacán, Sinaloa.- El clima sentía la desesperación de la madre de familia que tiene 10 meses sin conocer el paradero de su hijo. El viento dejó de correr y el calor era insoportable, tan húmedo que la piel estaba empapada con diminutas gotas sudor. Además, su voz a la medida que recordaba cómo era Pedro Ventura Medina Quevedo, se quebraba y sus ojos se llenaban de lágrimas.

"La única pregunta que le haría a las autoridades es: ¿por qué no hacen nada para encontrar a los desaparecidos?". Es tanto su desespero que su cuerpo lo reciente, su postura era de una persona cansada, pero su corazón permanece con esa fuerza y esa fe que sólo una madre de familia tiene por sus hijos.

Los hechos. El domingo 20 de octubre, Pedro Medina salió temprano de su casa para trabajar, pues era repartidor de tortillas en El Ranchito, situado apenas pasando "La Costerita". Eran las 06:00 horas cuando Pedro se despidió de su madre como todos los días lo hacía. "Él era un muchacho trabajador, siempre ha luchado para darle algo a su hijo. Lo que ganaba lo compraba de pañales y leche", comentó su madre, quien tenía dibujada una sonrisa cuando recordaba la meta en la vida que tenía. "Me decía que con el dinero que juntaría haría una casita para nosotros".

A las 08:00 horas, Pedro pasó por su casa y la llamó para preguntarle si quería tortillas. En ese momento no le encargó el alimento pidiéndole que lo trajera cuando fuera a desayunar.

20 minutos más tarde "levantaron" a su hijo.

Horas antes de que vieran por última vez a Pedro, que fue "levantado" a las afueras de la tortillería donde trabajaba, su mamá recordó que habían asesinado a sus suegros.

<img src="http://suzaku-zerver.net/temporal/desaparecidos.jpg"/>

Angustia. Después de que una vecina le comentara del "levantón" de Pedro, su madre acudió al Ministerio Público para denunciar la desaparición de su hijo, y 10 meses después no ha tenido respuesta de las autoridades.

Amenazas. La mamá de Pedro comentó que debido al desinterés de las autoridades, tuvo que iniciar las investigaciones para dar con el paradero de su hijo. "Imagine, apenas 10 meses después y los investigadores van a llamar al testigo de la tortillería. Son 10 meses después. Sólo pido que me digan dónde está mi hijo".

Aunque tuvo que invertir dinero, esfuerzo y tiempo en buscar pistas para encontrar a su hijo, la madre de Pedro ya no participa en manifestaciones, pues ha recibido amenazas y llamadas intimidantes.

Buen hijo. Pedro Medina era una persona tierna, cariñosa y un poco corajuda, como todos los hijos, señaló su mamá. Comentó que era una persona que no tenía vicios, por lo que no tomaba, ni fumaba. Su única prioridad era su hijo y su mamá, por lo que trabajaba todos los días para salir adelante.

Recordó que los días especiales, como el Día de las Madres, el día de Navidad y su cumpleaños, era el primero en que felicitaba a su mamá: "llegaba siempre y era el primero en felicitarme, luego eran sus hermanas, pero siempre era él el primero".

La mamá de Pedro conserva la esperanza de encontrarlo. Pidió que las autoridades investiguen el caso y le digan dónde está. "Quiero saber dónde está. Si ya no está con nosotros, quiero darle cristiana sepultura. Si está vivo quiero abrazarlo nuevamente", comentó.

En esta nota:
  • DESAPARECIDOS
  • CULIACÁN
  • DESAPARICIÓN FORZADA
  • LEVANTONES