Culiacán

Reapertura en Sinaloa corre riesgo de más casos de COVID-19

La Secretaría de Salud informa que la transición a la nueva normalidad en pleno semáforo epidémico en rojo se debe a la necesidad que tienen muchos de los ciudadanos que viven al día, no porque haya terminado la pandemia

Por  David Ortega

La población ha regresado a actividades económicas en la capital del estado.(Foto: El Debate)

La población ha regresado a actividades económicas en la capital del estado. | Foto: El Debate

Sinaloa.- Luego de la reapertura de actividades comerciales y turísticas en Culiacán y en Mazatlán en pleno semáforo rojo, no se descarta que esto provoque de nueva cuenta más casos positivos a COVID-19 en Sinaloa, afirmó el secretario de Salud, Efrén Encinas Torres

Al transitar a esta nueva normalidad, en la que el uso de cubrebocas, la sana distancia y el lavado de manos constante no terminan, la reapertura de estas actividades desafortunadamente no garantiza que ya no haya más contagios, pues la movilidad de la entidad, el salir de casa de nueva cuenta, sigue siendo de riesgo, afirmó el secretario en su conferencia de prensa diaria sobre el virus SARS-CoV-2 en el estado: «La medición estricta en relación a la movilidad en dato duro no lo tenemos, pero desde luego que sí se ha visto más movilidad, eso indudablemente, en el marco de la reapertura, siguiendo los esquemas del semáforo epidemiológico, sobre todo el regionalizado», mencionó. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Aunque el secretario de Salud desconoce en número el incremento en la movilidad, explicó que esta decisión de reapertura se hizo pensando en la búsqueda de un equilibrio entre lo socioeconómico y la salud, sobre todo por las personas que viven al día. «Se tuvo que reaperturar [sic]», dijo.

Riesgo latente

Encinas detalló que, previo a tomar esta decisión, se hizo un consenso en el que la Secretaría de Salud acompañó a la Secretaría de Economía con los diversos sectores económicos y productivos, haciendo todo el análisis de la capacitación y la inspección sanitaria a través de Coepris y Protección Civil: «Lógicamente, ante ello, la movilidad es mayor. ¿Puede esto traer incremento de número de casos? Desde luego que sí, es precisamente una de las circunstancias que tenemos que estar muy atentos y siempre vigilantes para evaluar y ponderar, en un momento dado, las circunstancias de qué modificación pudiera realizarse en el sentido de privilegiar la salud», destacó. 

Además, indicó que Mazatlán es el principal destino turístico que cuenta con una ventaja: los visitantes, el turista, fundamentalmente arriban vía terrestre, y muchos de ellos son locales: «Eso viene a facilitar también en cierta medida los controles», mencionó el secretario. Por ello, explicó que han estado trabajando muy de la mano con los presidentes municipales de estos municipios y de los circunvecinos. Puso de ejemplo que, en la reapertura, el gobernador Quirino Ordaz Coppel; el presidente municipal de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez —quien padeció COVID-19—; y el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, analizaron los esquemas que mejor resultados deben dar para «tener la menor posibilidad de repunte de casos», respondió Encinas. «Sin embargo, no tenemos por qué bajar la guardia en este sentido. La pandemia no se ha ido, va a durar fácilmente hasta octubre», por lo cual destacó que «tendremos que aprender a vivir con esto, esto va para años en tanto no haya una vacuna que sea eficaz», advirtió.

Diversión amenazada

En el caso de la reapertura de los balnearios, reiteró que en el mismo consenso entre las Secretarías de Salud y de Economía y Protección Civil, así como los dueños de estos lugares, fueron capacitados y se aplicaron los protocolos de higiene y sanitarios que deben llevar a cabo, con los aforos en los controles y los límites de los mismos.

Dijo que al agua en sí no es dañina, no es un vehículo de transmisión de riesgo, pero sí la conglomeración: «Evitar las conglomeraciones en cualquiera de las estructuras es muy importante, y en este caso de los balnearios se está cuidando el comportamiento debido con los protocolos correspondientes», informó. 

Riesgo latente

El subsecretario explicó que el comportamiento que tiene Sinaloa respecto al número de casos de COVID-19 es de una tendencia a la estabilización: «Ahorita el que se observa discretamente, iba muy estable, es Navolato. Ahí se ve un impacto, precisamente de los días previos cuando se aperturaron [sic] parte de las playas, que rápidamente el presidente municipal actuó, haciendo las correcciones sanitarias que en ese sentido se tienen que hacer», mencionó. 

Encinas afirmó que en Sinaloa el comportamiento de esta semana ha sido estable, por lo que espera que en las próximas dos semanas, al terminar julio, también se tenga esta estabilización: «Mucho de esto ha sido por el comportamiento de la sociedad, y tenemos que apostarle mucho al empoderamiento de la población, de nosotros, todos juntos, sociedad y Gobierno, va a depender que siga así, tendiente a la estabilización y luego al descenso, para llegar a una cola epidémica en la que no haya mayor impacto», finalizó.

Descenso

Desde el 16 de junio, en Sinaloa hay un descenso progresivo de la epidemia por COVID-19, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, este 12 de julio.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo