Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Se entregan apoyos a familias pepenadoras de la bicentenario

CULIACÁN

Diversos artículos, calzado y ropa para su familia.

Culiacán, Sin.- Tras publicar hace un par de días la historia de Rocío y sus dos hijos: Josué ("Cheché") y Jesús, quienes sufren las difíciles condiciones de supervivencia en la colonia Bicentenario, donde día a día luchan por lograr salir adelante, a la redacción de EL DEBATE llegan los primeros apoyos para ellos.

Apoyos. A esta casa editora llegaron las primeras señales de ayuda para estas familias en condiciones extremas, la ayuda que consistía en abrigos, ropa de niño, calzado, calcetines, gorras y demás artículos personales, fue entregada en las manos de quienes seguro disfrutarán su uso y les ayudarán a mitigar un poco las condiciones difíciles en las que se encuentran.

Con una evidente alegría y tranquilidad, en cierta forma por saberse escuchados en sus peticiones, Rocío agradeció el apoyo recibido y dijo que les venía muy bien.

"Gracias por todo esto, la verdad hay muchas cosas bien bonitas, hay cosas que le sirven también a otras personas de aquí", dice pensando siempre en el resto de familias que sufren su misma condición.

Al preguntarle si hasta el momento algún organismo u asociación se ha acercado a brindarles algún apoyo, confiesa que nadie les ha brindado ayuda.

"Nadie ha venido a ayudarnos, es más, el problema de la beca con el Jesús, sigue todavía", sentenció.

Siguen las dificultades. Aunque de momento el apoyo recibido viene a satisfacer algunas de sus muchas necesidades, continúan las penurias, pues aún no se le soluciona el problema de la beca con Jesús, a quien le fue retirado este beneficio por faltar a clases cuando ella se encontraba delicada de salud.

"Todavía no nos arreglan ese problema, de hecho, con la directora los tenemos, porque en el comedor de los niños hay varias irregularidades", expresó.

Agregó que una de las complicaciones es que a los niños no se les da la alimentación necesaria, pues la comida que ahí se elabora por personas cercanas a la directora no es reglamentada por un nutriólogo, ya que el menú en muchas ocasiones es poco saludable, como el pozole o ceviche de salchicha que en ocasiones sirven.

"La comida la hacen en la casa, y cuando los niños comen, algunos no se llenan y ya no les dan nada. Y, aparte, la comida se la llevan a sus casas", afirmó María de Jesús, una de las madres afectadas.

Comentaron que Verónica, directora de la primaria Bicentenario, les exige una cuota de 25 pesos por niño, y que en ocasiones, a los pequeños que no presentan su plato para comer, son despachados a su casa sin alimentarse.

Por tal motivo, una comitiva de madres de familia exige que las autoridades intervengan y que regulen, tanto la cuota como el comedor, los menús a la hora de alimentar sanamente a sus niños y las irregularidades en el manejo de las becas dentro del plantel.

Aseguran que, incluso, han llegado a convenios con la directora, esos sólo son en el momento porque después las cosas siguen igual.