Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sectores dividen opiniones en el Día contra la Homofobia

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- Al conmemorarse ayer el Día Nacional contra la Homofobia, sectores ciudadanos y de diversas expresiones religiosas fijaron su postura, en medio del clamor de grupos homosexuales por recibir nuevos derechos y un trato digno.

No hay cura. Para la presidenta de la Asociación Sinaloense de Universitarias, el centro del debate no debería ser cuestionar si la homosexualidad es susceptible de cura, como algunos grupos sociales y la propia Iglesia ha sostenido, sino que se debe buscar mejorar el marco legal que proteja a este grupo. "Lo que sí podemos hacer en términos educativos es atender el marco legal de los derechos humanos, donde todas las personas tenemos todos los derechos y no se pueda discriminar a una persona por su orientación sexual", exhortó.

La activista lamentó que el Congreso local no esté en sintonía con lo que sucede en otras entidades de la República, después de los fallos de la Suprema Corte, en el sentido de convalidar los matrimonios entre personas del mismo sexo. "El Congreso de Sinaloa no dio el paso que esperábamos se diera a partir de los pronunciamientos que ha tenido la Suprema Corte, aunque en otros estados se está resolviendo a favor de matrimonios igualitarios". Aseguró que esta inercia debe de permear en Sinaloa, lo que significaría un avance claro en materia de derechos ciudadanos.

Condiciones. Por su parte, el vocero del obispado, Esteban Robles, expresó que celebra que se busque luchar contra el flagelo de la homofobia e indicó que si bien en las bases teológicas de la Iglesia Católica está el aceptar y el amar, sin que esto equivalga a aceptar o justificar las conductas homosexuales, "la Iglesia acepta como una mamá acepta a todos sus hijos, siempre y cuando estos busquen el camino de cómo ser agradables a Dios".

"El alejamiento de la palabra de Dios constituye una razón del estado de cosas en este tema", dijo Miguel Montoya, ministro de la Iglesia de Jesucristo. "Ciertamente, nosotros sabemos que Dios ama al pecador, más allá de las inclinaciones que tenga a desobedecer sus lineamientos". Manifestó que la misión de la Iglesia Cristiana es mostrarle al mundo lo que Dios opina al respecto, con un sentido de amor hacia los homosexuales, lo que los deja fuera de cualquier calificación homofóbica hacia este grupo minoritario. "Él (Dios) no creó eso, al hombre lo creó como lo que es, un hombre, lo mismo que en el caso de la mujer". Finalizó que la palabra de Dios no ha hallado cabida en el grueso de la gente.