Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Siloé: Historia de una maternidad marginada

FOTOREPORTAJE

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Siloé: Historia de una maternidad marginada

Culiacán, Sin.- A sus 75 años, Casimira Osuna es una madre de carácter ejemplar. Pese a perder la vista en su séptima década y las adversidades derivadas de la pobreza y abandono, mantiene un vínculo maternal poco común con su hija Josefina.

Apodada como "La Chepa", Josefina Vizcarra de 45 años, padece de cuadriplejia espástica, enfermedad que le ha afectado desde su nacimiento y se agravó a los nueve años, cuando dejó de caminar. Conforme a su crecimiento y complicaciones recibió terapia física en las instalaciones de DIF del estado de Sinaloa por algunos meses, dos sesiones por semana; sesiones que por enfermedades o dificultad de apoyo familiar se vieron interrumpidas y cesadas de manera definitiva.

José Luis Osuna Noriega acompaña a la familia desde su infancia. Cuando niño vivió la pérdida de su padre, su madrastra le apartó de los bienes materiales y desde los 15 años asumió junto a su tío Isidro Osuna los cuidados y atenciones de Casimira y Josefina; tía y prima respectivamente actualmente tiene 19 años.

Con la necesidad de aportar el sustento económico, José Luis se ha desempeñado en oficios como: albañilería, herrería, aluminiero, repartición y jardinería; esté último otorgado por DIF estatal a manera de apoyar sus ingresos. Lamentablemente los mil setecientos cincuenta pesos, ($130.00us) que obtiene quincenalmente, resultan insuficientes para solventar los gastos de la casa. La situación económica le imposibilitó continuar estudiando y dado que el tío Isidro, hermano de la señora Casimira, no tiene ingresos le ha cedido el apoyo a la familia.

Pese a sus constantes dolores de espalda y piernas, que la albañilería y otros oficios le causaron, Isidro dedica el tiempo para cuidados del hogar preparando la comida, labores de limpieza, así como pequeñas contingencias médicas de una manera entregada, luego de que madre e hija, fuesen dejadas en el abandono desde el año de 1984.

Todo esfuerzo y deseo por parte de José Luis e Isidro es contar con unas rodilleras para "La Chepina", tras haber conseguido ya un aparato auditivo que beneficiara a la madre Casimira.

Vender la casa que habitan, con el fin hacerse de un patrimonio nuevo para una mejor calidad de vida, se mantiene dentro de las opciones futuras, tras considerar si alguna institución, casa hogar o sociedad en general pudieran brindar el apoyo de trasladarlas a un lugar mejor.

"Me siento orgulloso de estarlas sacando adelante, de darles dinero, de ayudar a mi tío, todo eso, pero así no se puede ¿cómo?, me tratan como si yo fuera la oveja negra, yo soy el único que le ayudo y me siento mal que me traten así, no tengo ni jefe ni jefa, no conocí nada, ni un cariño de esos y pa´ estar con esto, que eso me atormenta bien cuál.. que veo a los que tienen mamá y yo me agüito. Por eso tomé la decisión… No es porque que yo las quiera dejar, es que ya no puedo controlarlas a ellas".

Para conocer su vida, acompáñanos en el siguiente reportaje fotográfico que narra la vida cotidiana desde junio del 2013, cuando la familia Osuna Vizcarra nos permitió entrar en su humilde hogar.

Si deseas ayudar a esta familia, puedes comunicarte al número 6672- 07-76-12 con José Luis o bien puedes acudir a su domicilio ubicado por bulevar de las Minas número 152 en la colonia CNOP.