Culiacán

Sobrevivimos en un clima hostil: Adela Navarro

La directora general del semanario Zeta de Tijuana comenta los riesgos de ejercer 
el periodismo y pide que no se deje de exigir justicia para periodistas asesinados

Por  América Armenta

Adela Navarro Bello, directora general del semanario Zeta, participó en la jornada Malayerba para recordar al periodistas sinaloense Javier Valdez Cárdenas.(Foto: El Debate)

Adela Navarro Bello, directora general del semanario Zeta, participó en la jornada Malayerba para recordar al periodistas sinaloense Javier Valdez Cárdenas. | Foto: El Debate

Sinaloa.- Adela Navarro, directora general del semanario Zeta, de la ciudad de Tijuana, destacó la importancia y la necesidad del periodismo de investigación en México y de la responsabilidad de las y los periodistas para que haya rendición de cuentas.

En su visita a la capital sinaloense por la segunda jornada de actividades en memoria de Javier Valdez, la periodista cuestionó el papel del nuevo Gobierno y la necesidad de que las agresiones a periodistas se detengan y haya justicia para quienes fueron asesinados: «Lo que sucede en la Feadle (Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión) es terrible», dijo Navarro, quien levantó la exigencia de justicia por Héctor Félix, codirector del semanario Zeta, asesinado en 1988; Francisco Ortiz Franco, editor de este mismo medio asesinado en el 2004; y Jesús Blanco Ornelas, quien sufrió un atentado en 1997, pues todos estos casos siguen en la impunidad, y junto a ellos se encuentra ahora el periodista y escritor sinaloense Javier Valdez.

Impunidad que perdura

«Hace 31 años asesinaron a Héctor Félix, y en el semanario Zeta no dejamos de denunciar y de exigir que haya una investigación que detenga al autor intelectual de ese asesinato. La autoridad ya ha estado volteando hacia otro lado. Nuestra parte es tenerlos en la mira y decir “esto es lo que está sucediendo”», señaló la periodista del semanario Zeta, que resaltó la necesidad de tener certeza jurídica y que se ejerza el Estado de derecho para que haya seguridad para periodistas.

«Nos da la razón el actual fiscal de decir que no estaban haciendo investigación porque no tenían personal, porque no había compromiso, porque no había recurso, porque no había los elementos necesarios para una indagación ministerial adecuada, entonces ¿qué nos corresponde a nosotros? Pues seguirlo denunciando», enfatizó.

Trabajo periodístico

En entrevista con periódico EL DEBATE, Navarro hizo hincapié en que el periodismo de investigación abona a la justicia y a la rendición de cuentas, sobre todo el que se ha hecho a partir del sexenio pasado, resaltando los casos de Odebrecht y de la estafa maestra, ambos productos de investigación periodística y que ahora el Gobierno federal asegura que investiga: «Son investigaciones que en su momento la Procuraduría General de la República debió haber hecho, pero no las hizo de manera correcta, entonces los periodistas lo investigaron, lo publicaron, y eso se convirtió en una denuncia», indicó, no solo en casos de corrupción, sino que destacó los niveles de impunidad de algunos estados, poniendo el ejemplo de Sinaloa en crimen organizado y narcotráfico, los cuales considera que se deben exponer por el daños que se hace a las y los periodistas, daño que repercute en la sociedad.

«Cada vez es más grande y más importante la labor de las y los periodistas de investigación», concluyó.

Acompañamiento

Navarro lamentó el clima de inseguridad en el que el gremio periodístico se encuentra. Sin embargo, resaltó el acompañamiento de ciertas organizaciones de protección a periodistas y la libertad de expresión, como Artículo 19, Reporteros sin Fronteras, el Comité para Protección de Periodistas, entre otros, que han dado acompañamiento a casos de agresiones a quienes tienen la labor de informar, que les ha ayudado para formar un grupo de autoprotección y exigencia de condiciones de seguridad para poder ejercer un periodismo de investigación.

«La labor de Gobierno y la Fiscalía General —dice Navarro— es acabar con la impunidad que le permite a algunos funcionarios de Gobierno amenazar a periodistas. A medida de que se encarcele a las personas que cometen actos indebidos, no solo el gremio periodístico estará más seguro, sino también la sociedad en general», sostuvo la periodista.

El periodismo y la Cuarta Transformación

Para la directora de semanario Zeta, la responsabilidad de cambiar la situación actual —en la que el promedio de asesinatos de periodistas es de uno al mes— recae en varias instancias: en la Fiscalía, en la Secretaría de Seguridad y ahora también de la Guardia Nacional: «Yo en algún momento en el sexenio pasado le comentaba a un secretario de Gobernación que a la medida que ellos hicieran su trabajo nosotros no correríamos riesgos. Si ellos están denunciando la corrupción y la colusión de criminales, los deben perseguir a ellos, no a nosotros», resaltó.