Culiacán

Suicidio ¿cobardía o valentía?

SINALOA
Avatar del

Por: Martín Gastélum Zepeda

Culiacán, Sin.- Se le ha llamado "la puerta falsa" o "falsa expectativa", entre otras maneras, pero siempre termina de la misma forma: con la vida.

Clínicamente, los sicólogos han llegado a determinar que quienes se suicidan no tuvieron otra alternativa para solucionar sus problemas.

El suicidio es un fenómeno social de salud pública que en 10 años ha crecido 185 por ciento en Sinaloa.

La explicación. Para el analista de la conducta humana, Tomás Guevara, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Sinaloa, las mujeres son las que más intentan suicidarse, como una opción de llamar la atención, mientras que los varones asumen la conducta como una única alternativa para solucionar sus problemas.

Características de un suicida. Una de las principales características sicológicas de una persona con tendencias suicidas, señala el académico, es que se trata de individuos sumamente emocionales, con poca capacidad racional y alta dependencia del grupo primario, es decir, del grupo de personas, sean familiares o amigos, que le rodean.

"Hay personas que se guían mucho por los sentimientos, entonces estaríamos hablando de personas que tendrían problemas para ser más reflexivos... serían muy pragmáticos", acotó.

<img src="http://i.imgur.com/0NMEcwF.jpg" title="debate.com.mx" />

Factores externos que influyen. Para el especialista en el comportamiento humano, si bien el suicida tiene como peculiaridad la emotividad, cuando deciden privarse de la vida ante los problemas que enfrenta no lo hacen de manera impulsiva, sino que esto le lleva un proceso por el que va planeando la conducta y sus mecanismos hasta que los consuma.

"Siempre hay alguien que está en esa carga negativa afectiva, en esas emociones encontradas, alguien que nos desilusiona o al que desilusionamos de manera extrema, y ante una pérdida, dependiendo del peso y lugar de ese otro que tenga en la vida, encontraremos las razones".

Quiénes lo intentan y quiénes lo logran. El intento de suicidio es una manera de llamar la atención, dijo el académico universitario.

"Es una última oportunidad que se da (el suicida) para poder solucionar el conflicto que tiene, entonces lo intenta y eso es como un aviso para todo su grupo primario de que tiene un problema y ocupa el apoyo, la solidaridad, el acompañamiento. Esta situación se da más entre las mujeres que entre los hombres".

En cambio, cuando alguien logra su objetivo, es que ya no pretendió darle esa última oportunidad a la vida ni a sus familiares, sino que ya es, definitivamente, la opción final para resolver sus problemas.

Frente a este escenario, hay quienes presumen que se requiere "valor" para lograr el objetivo de privarse de la vida, pero no es así, sino que las circunstancias son las que determinan la decisión que puede estar influenciada por el condicionamiento del medio social o por las características individuales.

El especialista señaló que son los varones los que más logran consumar el suicidio, lo que pudiera derivarse de un factor cultural, donde son precisamente los hombres los que toman las decisiones importantes, o los que, se presume, debieran hacerlo.

Pero al asumir las mujeres roles tradicionalmente masculinos, particularmente en el rol laboral, esta tendencia pudiera cambiar en algunos años, al "emparejarse" el número de mujeres que no sólo lo intenten como una opción para llamar la atención, sino que busquen consumarlo como alternativa posible de solución de conflictos personales.

Las estadísticas.

De acuerdo a cifras proporcionadas por la Procuraduría General de Justicia, el suicidio ha mantenido una tendencia al alza desde el año 2002 a la fecha.

Y como es de esperarse, es en los centros con mayor población donde se registran las mayores cifras numéricas, pero es en los centros rurales donde la cantidad representa preocupación.

La incidencia. En Sinaloa, de acuerdo a las cifras proporcionadas por la Procuraduría General de Justicia del Estado, en 2002 se registraban 1.95 suicidios por cada 100 mil habitantes; a la fecha, la incidencia se ha incrementado significativamente, porque actualmente registra que se están suicidando 5.56 sinaloenses por cada 100 mil habitantes.

Pero los municipios que presentan un alarmante crecimiento proporcional a su número de habitantes son: Concordia, donde la tasa de suicidios es de 14.04 por cada 100 mil habitantes; y Choix, con una tasa de 12.12 por cada 100 mil habitantes. El municipio de Badiraguato llegó a tener una tasa de 20.06 suicidios por cada 100 mil habitantes en 2008.

La característica que los une es que son comunidades rurales y con alta tasa de marginación social.

En contraparte, los municipios con menor tasa de suicidios son Salvador Alvarado, con 1.26 por cada 100 mil habitantes, y Sinaloa, con 2.27 casos.

En esta nota:
  • suicidio
  • sinaloa
  • estadísticas
  • muertos
  • psicología