Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Telégrafo servicio que sigue vigente

SINALOA

Culiacán, Sinaloa.- El centro de la ciudad es un hervidero de gente y las calles principales acusan recibo del ritmo de vida. La sombra de dos grandes árboles enmarca los escalones de un edificio de arquitectura sobria y neorromana: Telecomm Telégrafos. Al entrar a la oficina, dos personas esperaban en línea para ser atendidas. El espacio dentro del inmueble es funcional: un aire acondicionado que refresca una sala que termina frente a un mostrador en mármol.

Una tradición. Detrás de gruesos cristales se encuentra Sara Bastidas, la telegrafista que despacha a los dos usuarios casi de inmediato. Ella lleva trabajando en Telégrafos desde 1990, cuando había largas filas de personas esperando mandar un telegrama a sus seres queridos, en su mayoría. "En ese entonces atendía yo sola como a 100 personas; ahora, en todo el día, puede que sean unas 50 o 60 en total", comentó. Tan sólo dos años después de que ella ingresara, precisamente el 22 de diciembre de 1992, el último mensaje en clave Morse fue enviado por Zeferino Sánchez Bautista, diciendo: "Adiós, mi Morse querido, adiós". Eran los años en que el Sistema Satelital Morelos, y poco después los satélites Solidaridad 1 y 2, hicieron obsoleta la tecnología alámbrica y radioalámbrica con la que hasta ese momento se habían transmitido los telegramas.

http://www.debate.com.mx/eldebate/imagenes/telegramas/TELEGRAFO-01.jpg

Evolución. La gente llegaba a intervalos regulares a Telecomm, en su mayoría a cobrar giros telegráficos. Jorge Miguel Guerrero Carrasco, jefe de oficina de Telecomm Telégrafos Culiacán, comenta: "El flujo de gente que acude a la oficina es de un 70 por ciento para cobrar o enviar dinero a través de giro; 25 por ciento, a realizar pagos de algún servicio financiero o pagos a terceros; y si acaso el 5 por ciento sobrante, a poner un telegrama". Al indagar acerca de estos otros servicios, responde: "Telégrafos tuvo que evolucionar, sobre todo en el ambiente urbano, porque ahora nosotros tenemos muchas maneras de comunicarnos: llamadas por teléfono, mensajitos de texto, Whatsapp, por la computadora, teléfonos celulares, y muchas otras cosas. El uso del telegrama como tal es sólo uno de los muchos servicios que puedes obtener en una de las casi mil 600 oficinas en todo el país". En la actualidad, uno puede usar a Telecomm Telégrafos como una sucursal de los bancos más grandes del país, para hacer retiros, depósitos, movimientos y consultas.

http://www.debate.com.mx/eldebate/imagenes/telegramas/TELEGRAFO-02.jpg

Nuevas estrategias. No sólo las instituciones financieras tienen acuerdos con ellos, también el gobierno aprovecha esta red de oficinas para hacer entrega de beneficios de distintos programas de asistencia social: 65 y Más (para adultos mayores), PAJA (para jornaleros agrícolas), jóvenes con Oportunidades y muchos otros que se entregan en ciertas fechas, durante las cuales "sí hay bastante gente y se hacen colas". Jorge aclara que "el telegrama sigue existiendo y se usa mucho, pero no por la gente que viene a la oficina. Dentro del mismo gobierno, el sistema judicial lo usa para entregar causas penales y juicios de amparo a otros tribunales en el país. Según Carmen Medrano, actuaria judicial del tribunal de distrito, quien acudió a entregar estas diligencias, "son asuntos en que se requiere que se informe a las autoridades a la brevedad". Ella entregó asuntos para Hermosillo, el Distrito Federal y Los Mochis.

Las compañías grandes lo usan como una manera de comunicarse con sus clientes. Ellos llaman a un número 01 800 y mandan un archivo con 200 o 300 destinatarios, y de ese modo se mantienen en contacto con ellos. Además de estos servicios, cuentan con la fonotelegrafía, que implica marcar desde un teléfono fijo al 7160698 o 71 38 54 (en Culiacán), y dictarles el mensaje, con lo que las personas se ahorran la salida bajo el Sol y se les hace el cargo a su recibo telefónico.

Los comentarios de la gente, al preguntarle sobre su experiencia, eran muy parecidos: "Vengo a cobrar un giro", decían algunos. Varios jóvenes llegaron a cobrar su beca "por terminar la preparatoria", y Sara apuntó: "Tienen un año desde la fecha en que egresan para cobrar, pero casi todos lo cobran antes del mes en que salen. Con los giros pasa algo parecido, tienen hasta un mes para cobrarlo, pero casi todos lo cobran en cuanto les llega", dijo mientras sonreía.

Los telegramas pueden ser cosa del pasado, pero, innovando y haciéndose cargo de aspectos fundamentales en las comunicaciones del país, Telecomm Telégrafos se ha mantenido como el centro comunicacional de México, aunque a veces la gente no se dé cuenta, o no sepa dónde queda su oficina más cercana. La oficina en Culiacán se encuentra en la esquina de calle Rafael Buelna y Juan Carrasco.

Lista de servicios

Telegramas

Urgente: Sale al momento en que se recibe.

Ordinario: Sale cuando sale en la ruta del mensajero (en menos de 24 horas).

Contestación pagada: Puede contestar sin pagar.

Acuse de recibo: El que lo manda recibe un mensaje confirmando la recepción.

Fonotelegrafía: Poner el telegrama a través del teléfono y con cargo al mismo.

Giro

Tradicional: Tú lo esperas.

Domiciliado: Te envían mensaje para que pases a recogerlo.

Otros servicios

Pago de servicios: Sin comisión, luz, teléfono, cable, empresas privadas con convenio, incluidas líneas aéreas.

Movimientos financieros: Con los principales bancos.

Recepción de donativos.

Pagos a gobiernos estatales con convenio.

Pagos a aseguradoras.

Cobro de programas sociales: 65 y Más, PAJA, INEA.

Comunicación nacional

Servicios satelitales a estaciones fijas y móviles. Opera la banda "L" del satélite Solidaridad 2, servicios de telepuertos, servicios ocasionales, permanentes de televisión, voz y datos a vehículos terrestres, aéreos y marítimos, datos y voz a 11 mil centros comunitarios digitales, provee servicios de hospedaje y aplicaciones en red (Nube), opera los telepuertos, servicios de telefonía móvil, proporciona servicios de radio y radio telefonía marinos dentro de las 200 millas del mar patrimonial mexicano.