Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Trabajan en el 'infierno' para evitar las inundaciones

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- En medio de un calor sofocante, con escasa iluminación y poca ventilación, decenas de hombres trabajan bajo tierra, con el objetivo de evitar inundaciones en la ciudad.

Con palas, carretillas, cubetas y mecates, estos trabajadores sacan toneladas de tierra, arena y basura de los drenajes pluviales.

Las cuadrillas de trabajadores del Ayuntamiento de Culiacán están divididas por tramos y mientras dos hombres remueven basura y tierra, con una carretilla otro se la lleva caminando entre agua sucia hasta llegar a la alcantarilla destapada.

Ahí, otros compañeros están a la espera de que llenen las cubetas con todos los desechos y luego, empleando la fuerza del cuerpo, las suben a la superficie.

Riesgos. Para mitigar el intenso calor, casi todos los trabajadores laboran sin camisa, pero se exponen a los piquetes de moscos, arañas y demás insectos que abundan en estos sitios.

Para evitar una deshidratación, de manera constante los hombres del interior del drenaje toman agua y cuando se sienten, como dicen ellos, "muy sofocados" le cambian de lugar a los compañeros que están afuera o bien, descansan por algunos minutos.

Sus jornadas son de 06:30 hasta las 14:00 horas, y para que el tiempo pase más rápido, platican, hacen bromas y se tratan como una familia.

Experiencia. En un recorrido realizado por el sistema de drenaje pluvial que cruza por debajo de la colonia Francisco Villa, se pudo constatar que basta estar sólo cinco minutos en el interior de estos colectores para tener el cuerpo "bañado" en sudor, sentir que falta el aire para respirar y querer salir corriendo. El olor a humedad está impregnado por todos los rincones y el agua que corre por el lugar empeora más la situación.

Y mientras a algunos ciudadanos se les hace fácil tirar basura en las calles, la cual se cuela por las rejillas, hay hombres que realizan una ardua labor para evitar accidentes e inundaciones, que en muchos casos es producto del taponamiento de los drenajes.

Abajo de la ciudad existe un mundo que pocos conocen, ahí, el personal del Ayuntamiento puede sentir cómo se cimbra el techo cada vez que pasa un vehículo, y los ruidos y voces parecen ser más estruendosas.

Problemas. Uno de los túneles lucía tan limpio que era muy fácil desplazarse en él. En otro, todavía faltaban varias horas de trabajo para sacar toda la arena.

De acuerdo a los trabajadores, en muchas ocasiones tardan más en limpiar toneladas de basura, que la población en volver a ensuciar los drenes. Entre los desechos encontrados había botellas de plástico, cosméticos, platos desechables y hojarasca.

Pendientes. En el municipio de Culiacán existen 70 arroyos, de los cuales, una gran cantidad se encuentran en la zona urbana. A estos afluentes se les tiene que dar mantenimiento de limpieza y desazolve de manera constante para prevenir inundaciones, informó Carlos Sánchez Osuna, gerente de Servicios y Obras Públicas del Ayuntamiento.

Aunque está proyectado concluir con la limpieza en los últimos días de este mes, se les ha dado prioridad a los canales y arroyos que provocaron inundaciones tras el paso del huracán "Manuel".

Para este año, las autoridades municipales buscan que las familias que habitan en los sectores de Acueducto, Valle Alto y Bacurimí, no vuelvan a perder de nuevo sus pertenencias por las inundaciones, por lo que los arroyos que cruzan por estos sectores ya se les hizo dragado de hasta un metro y medio más de profundidad o se están ensanchando hasta tres veces más.

El funcionario municipal aseguró que para que vuelva ocurrir otra inundación tendría que llover más que con "Manuel".

Además, se derribó un puente que afectaba la corriente del arroyo que pasa por los fraccionamientos Acueductos, con lo que esperan terminar el problema de desbordamientos.

En lo que se refiere al canal que cruza por el sector Humaya, se va a invertir alrededor de diez millones de pesos.

"La semana entrante estaremos terminando todo el dren de Bacurimí", explicó.

Llama a la conciencia. Sánchez Osuna hizo una invitación a la ciudadanía para que no tire basura en las calles, ya que esto provoca taponamientos en los drenajes pluviales y alcantarillas, lo que ocasiona las inundaciones.

"El arroyo San Juan se dragó y a la semana, ya tenía un refrigerador y basura y esto no debe ser, estamos limpiando los afluentes con la finalidad de evitarles daños a las familias que viven cerca". El funcionario aseguró que debido a la falta de cultura de la ciudadanía tienen que dedicar una gran cantidad de recursos económicos y de personal para la limpieza de las coladeras.

La semana entrante se destinarán alrededor de cien personas para que vayan a todos los arroyos y drenajes a retirar de forma manual la basura.

El gobierno municipal invita a la población a denunciar al 070, a quienes tiren basura o escombro en los arroyos.