Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Tránsitos violan derechos humanos de conductores

CULIACÁN

Culiacán, Sin.-La Comisión Estatal de los Derechos Humanos advirtió de actos violatorios a los derechos humanos de los que son víctimas los conductores, tanto por parte de bandos de policía como por reglamentos de tránsito, que se contrarían y provocan duplicidades.

Juan José Ríos Estavillo, presidente de la CEDH, expuso los casos que hoy se han aumentado, como pasarse un semáforo en luz roja, castigado por el Artículo 63 del Bando de Policía con una detención, cuando hay un reglamento de tránsito que la amonesta con una sanción monetaria.

Ríos Estavillo advirtió que el "principio general" es que al cometer una falta de un bando, debe de comprender una sanción de multa económica y no ser detenido y tratado como si fueran delincuente.

Sostuvo que los automovilistas no pueden ser detenidos bajo los supuestos de un policía que piense que con ello se pone en riesgo, sino actuar conforme lo marca la normatividad.

Reveló que en los últimos días se han recibido al menos seis quejas referentes a arrestos por pasarse un semáforo.

"Esto es juzgar dos veces por una misma sanción a una misma persona, lo que contraviene la disposición constitucional", consideró.

El Artículo 63 del Bando de Policía contempla sanciones que van de 10 hasta 30 salarios mínimos vigentes para quienes pongan en riesgo la integridad y tranquilidad de las personas, pero no habla expresamente de arrestos.

"Por eso insistimos en que la aplicación de normas jurídicas no queda sujeta a una condicionante, a una expectativa o un supuesto, de ahí que el acto de discrecional no se fundamenta en el servidor público", insistió.

Detección. Advirtió que un problema detectado desde 2009 y que no se ha corregido por los ayuntamientos, es la duplicación de faltas en lo establecido por la Ley de Tránsito y del Bando de Policía y Gobierno, los cuales castigan algunas mismas conductas.

En esta recomendación número uno se señaló que en la totalidad de los 18 municipios del estado se advertía de la regulación que hacía un bando de algo que sólo las leyes deben de regular.

"Planteamos que los cabildos están sustituyendo su competencia al pretender regular, en documentos administrativos verdaderos, actos administrativos. En nuestro país, el único órgano autorizado para calificar los delitos es el Congreso del Estado", acotó.

Ríos Estavillo condenó que, a casi seis años de distancia, los cabildos no hayan revisado a fondo y modificado estos documentos.

La estadística de la CEDH revela que, de 2008 a mayo de 2014, se han emitido 364 recomendaciones a autoridades locales, de las cuales 158 han sido dirigidas a corporaciones policiales, es decir el 47.3 por ciento. De estas, 13 son contra policías de tránsito.

Los municipios de Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave acaparan la mayoría de las quejas.

Castigo por el riesgo. El coordinador de barandilla, Gabriel Peña González, quien defendió el actuar de los agentes policiales, sostuvo que estos proceden con base al Artículo 63 del Bando de Policía y Gobierno, bajo el supuesto de poner en riesgo a terceras personas.

El funcionario insistió que el supuesto principal de la detención es poner en riesgo a peatones y al resto de los conductores.

"No es tanto cruzarse en rojo, sino poner en peligro la integridad de los peatones y de las personas que por ese lugar circulen en un vehículo y que tengan que maniobrar el contacto", señaló.

Sostuvo que las condiciones que se toman en cuenta para el arresto es que sea una zona muy transitada, como el cruce de bulevares o avenidas, y que haya peatones cerca de la zona.

Explicó que pasarse un semáforo sin reunir las condiciones de riesgo, sólo merece una infracción económica.

Peña González reconoció que sí se han cometido abusos, aunque los menos, pues sólo en 3 de 70 casos se han dejado en libertad a los arrestados por no comprobarse el supuesto de haber puesto en riesgo a una persona. "No le aplicamos nada porque no hay elementos", añadió.

El abogado precisó que el castigo son 16 horas de arresto o pagar 638 pesos de multa.

Rechazó que sea subjetiva la apreciación de un policía para arrestar a una persona que violenta la ley de tránsito.

"No es lo mismo que te cruces el semáforo en rojo a las 12 del día en Obregón y Leyva Solano, a que te cruces una calle donde no hay muchos vehículos ni semáforo peatonal", dijo.

De acuerdo a lo dicho por el jefe del Tribunal de Barandilla, una vez detenida la persona, se toma en cuenta la versión del imputado y se hacen otras valoraciones de tiempo, ocasión y lugar, para poder determinar si se arresta o se amonesta.

Numeralia. De los datos de la autoridad municipal, el 73 por ciento de las infracciones son cometidas por personas cuya edad oscila entre 18 y 40 años.

La información de la autoridad señala que las horas con mayor incidencia son de las 23:00 a las 02:00 horas.

Entre las faltas más comunes, están ingerir alcohol en la vía pública, conducir en estado alcohólico y generar molestias a terceros.

De las faltas cometidas sólo este mes, 652 fueron realizadas por varones y 47 por mujeres.