Culiacán

Transporte urbano, viejo y caro

SINALOA

Por: Angelina Corral

Transporte urbano, viejo y caro

Transporte urbano, viejo y caro

Culiacán, Sin.- Camiones urbanos con hasta 50 años de antigüedad circulan por las calles de Sinaloa, y en estos también se realizó el aumento de 50 centavos al pasaje, aprobado por el Consejo de Vialidad y Transportes del estado.

En un documento que EL DEBATE tiene en su poder, se puede apreciar que en el estado existen 167 unidades de segunda clase, 10 de ellas estarían casi en clasificación 'chatarra', debido a que los modelos son de 1964 a 1979.

En el municipio de Culiacán existe una de estas unidades.

El grueso de los camiones considerados de segunda por la Unidad de Vialidad y Transportes son modelos 1992 y 1993, y en Culiacán hay 18 de ellos.

En lo que corresponde a las unidades clasificadas en el rango de primera clase, tanto con aire acondicionado como sin él, se comprenden algunas con hasta 20 años de antigüedad.

En la estadística figura el municipio de Culiacán, con 63 camiones modelo 1994. Luego le siguen 22 modelo 2000, y a partir de ahí hasta 2012 se observa que los transportistas empezaron a invertir, pero en 2007 fue cuando se compraron más unidades nuevas, siendo un total de 118.

Calvario. Todos los días, para poder llegar a la ruta del camión 5 de Febrero, Angelita Corrales y decenas de personas de la colonia La Cascada se ven obligados a caminar 15 cuadras. Por esta razón consideran injusto y les enoja pagar 50 centavos más por el servicio de transporte.

Refieren que el incremento es un fuerte golpe a sus bolsillos, también denunciaron que los camiones tardan mucho tiempo en pasar y algunos están en malas condiciones.

Las unidades de transporte público no transitan por este sector porque consideran que las calles están en mal estado. Los vecinos expresan su molestia porque aseguran que, pese a no prestar el servicio, no permiten que otra ruta llegue.

"Dicen que no entran por el mal estado de las calles, pero eso solo es pretexto porque se han raspado y de todas maneras no llegan hasta acá", dijo Angelita.

Esta misma inconformidad la viven en la colonia Bicentenario, donde la ruta Loma de Rodriguera deja a los pasajeros a un kilómetro de distancia, pese a que los usuarios pagan servicio de primera.

Opiniones. El aumento a la tarifa del transporte urbano es un problema muy complejo y ni transportistas ni usuarios están contentos, por lo que se debe cambiar el modelo, indicó Gerardo López Cervantes, catedrático de la UAS. Agregó que el Gobierno del Estado debe tomar con seriedad el tema y buscar opciones factibles que atiendan la necesidad de los usuarios y apoyar también a los concesionarios.

"Debe generarse un nuevo modelo que deje de generar quejas por las ineficiencias y porque ya no es una actividad rentable, es tiempo de que el estado asuma su responsabilidad", dijo.

Para él, un buen esquema sería gestionar con capital del Gobierno del Estado para reducir la mala calidad del servicio y los costos, dejando a un lado los intereses, tomando en cuenta ideas de otros países para mejoras.

Rechazo. Líderes empresariales coincidieron en que el aumento de 50 centavos a las unidades con aire acondicionado afecta a la economía de las familias que menos tienen, pero también justificaron que los transportistas deben tener ganancias para hacer redituable su negocio.

Lauro Meléndrez Parra, presidente de Canaco, señaló que el tema debe analizarse desde el punto de vista social, económico y legal. "Si se liberara el transporte, de acuerdo a la oferta y a la demanda, la tendencia sería a la mejora y el cliente sería el que tuviera la última decisión, esto sería el aspecto legal", apuntó.

Sobre la arista económica, el líder manifestó que las inversiones para tener un transporte adecuado son altas "y ahí es donde entra el tema social. Para que el empresario recupere la inversión tiene que tener una tarifa que le permita cubrir el gasto operativo, el mantenimiento de su camión y recuperar la inversión no mayor a cinco años, porque un camión hay que reponerlo en ese lapso, pues el desgaste es alto".

Pide apertura. Por su parte, Mariano Gómez Aguirre, presidente de Coparmex, manifestó que es una tristeza que el gobierno siga sin abrir el transporte para que el mercado sea quien determine los precios. "Es bueno que se tenga la apertura, pues los choferes pueden ser dueños de un camión y volverse empresarios".

Explicó que de darse esta situación habría mayor competencia, la cual se verá reflejada en mejoras en el transporte, una reducción en las tarifas y mayor cantidad de usuarios beneficiados.

En esta nota:
  • transporte urbano
  • camiones
  • gastos
  • incremento a camiones
  • camiones sinaloa