Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un café con... Nizthaly Manjarrez

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- • Nombre completo: Nizthaly Lizbeth Manjarrez Fausto.

• Estudios: Cuarto año de la lincenciatura de enfermería en la UAS.

• Música favorita: Ninguna en particular, desde rock, hip hop, rap, reggae, pop, de todo.

• Película favorita: 'A él no le gustas tanto'.

• Libro: 'La princesa que creía en los cuentos de hadas'.

El gusto por ayudar a los demás llevó a Nizthaly Manjarrez a inclinarse por la enfermería. Desde hace cuatro años ha pasado por diferentes pruebas y experiencias que, sin duda, la han marcado y llevado a apasionarse por esta profesión. Cuenta que entre las mejores experiencias que ha vivido es el conocer a niños que no se dejan perder la batalla contra cualquier enfermedad.

¿Por qué decidiste estudiar enfermería?

—Porque es un carrera humanista que procura ayudar a las personas y que requiere de humildad y para la que tienes que tener vocación. Es muy bonito tratar a la gente y saber que le estas ayudando a mejorar su salud.

¿Cómo calificarías a las instituciones de salud públicas que hay en el estado?

—Los programas de prevención que manejan están bien. Creo que lo que está mejor es el primer nivel de atención, que se refiere a la prevención y detección oportuna de las enfermedades.

¿Qué ha hecho falta por parte de las autoridades de salud?

—El fomento a la salud. Que sean más creativos, que atraigan a las personas, porque mucho se habla, mucho se promueve, pero hasta el momento la gente no le da la importancia. Por eso, las autoridades deben buscar la manera de hacer mayor conciencia y que la gente empiece a ocuparse de su salud.

¿Cuál ha sido tu mayor experiencia?

—Una de las experiencias más satisfactorias que he tenido fue en Hospital Pediátrico. Ahí conocí a una pequeña que tenía insuficiencia renal, y que a pesar de que apenas tenía tres años, nunca se dejó ver decaída, el tiempo que yo conviví con ella me gustó, pero el mayor gusto fue saber que la dieron de alta y que tuve la oportunidad de ayudarla.

¿Qué ha sido lo más difícil?

—Los horarios. A veces suele ser pesado, porque se necesita cumplir en la escuela y con las prácticas, a veces no alcanza el tiempo o bien, andas corriendo de un lado para otro.

¿Con quién te gustaría tomarte un café?

—Con cualquier persona que tenga algo bueno que contar, que tenga una plática llevadera y que me pueda aportar algo interesante.