Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Violenta derechos humanos omitir candidatos independientes

CULIACÁN

Culiacán, Sin.- El de las candidaturas independientes es uno de los temas que debe ser reconocido por la reforma política no sólo como un derecho del ciudadano, sino que es parte de los derechos humanos, señaló Manuel Clouthier Carrillo, en conferencia dictada a socios de la Coparmex.

Añadió que la democracia mexicana no está consolidada, precisamente porque le falta la participación libre del ciudadano, lo que hace al modelo político mexicano un sistema democrático imperfecto.

Señaló que participar en la toma de decisiones es uno de los derechos ciudadanos consagrado por la Constitución, pero una simple ley, la del Cofipe, que se supone no está por encima de la Carta Magna, no lo permite, con la cual se violenta no sólo el derecho de la participación política, sino que se violentan los derechos humanos del ciudadano, y, "sin embargo, no pasa nada".

El excandidato presidencial, que participó de manera independiente en el pasado proceso electoral de 2012 y que las autoridades, si bien le reconocieron el derecho a participar, se lo negaron porque, aunque la ley electoral "no las prohibía, tampoco las permitía", dijo que, a la fecha, a pesar de que el tema de la necesidad de promover candidaturas independientes a los partidos políticos, sigue siendo un tema desconocido para la ciudadanía.

"Mucha gente cree que las candidaturas independientes son una realidad ya en el país, y prevalece en esta desinformación".

Manuel Clouthier Carrillo señaló que, al haber demandado la protección de la justicia, cuando las autoridades electorales le negaron el derecho a participar en las elecciones de 2012, le hicieron saber que, efectivamente, el "derecho a participar en política es un derecho humano".

Por lo que no se concibe, precisó, que una ley como el Cofipe violente un derecho consagrado por la propia Constitución y los tratados internacionales.

El empresario recordó que las candidaturas independientes estuvieron presentes desde 1918 hasta 1946, pero la necesidad de mantener el control absoluto llevó a quienes detentaban el poder en el país, a paulatinamente eliminar la participación de la ciudadanía y premiar, mediante controles como el de la participación en los partidos, las lealtades y con ello, durante más de 50 años, violentar los derechos de la ciudadanía.